A la caza del planeta nueve: Los estudiantes de posgrado usan una novedosa técnica de búsqueda

En 2016, los investigadores de Caltech Michael Brown y Konstantin Batygin propusieron la evidencia de la existencia de un nuevo planeta, y una búsqueda delPlaneta Nueve siguió. En febrero, los estudiantes de postgrado del campus Michael Medford y Danny Goldstein introdujeron una nueva técnica de búsqueda. (Publicado endailycal.org)

El Planeta Nueve tiene poco en común con Plutón, el planeta al que Brown es a menudo acusado de “matar”, porque su investigación llevó a su desclasificación.

Según Batygin, el planeta nueve es 10 veces más “masivo” que la Tierra, tarda de 10.000 a 20.000 años en orbitar el sol y – a diferencia de otros planetas en el sistema solar – tiene una órbita elíptica más que circular.

“No hemos visto el Planeta Nueve directamente. … Sin embargo, sabemos que está allí basado en la influencia gravitacional que ejerce sobre el campo de escombros más allá de Neptuno, llamado el cinturón de Kuiper “, dijo Batygin.

Los objetos en nuestro sistema solar con órbitas distantes -más de 400 años- aparecen agrupados en el espacio, dijo Batygin. La única “explicación viable” para esta agrupación física “anómala” es la existencia de un planeta distante, según Batygin.

El problema para los investigadores ahora radica en localizar el Planeta Nueve.

“Es mucho, mucho más difícil que encontrar una aguja en un pajar, es como encontrar una aguja en mil millones de pajares, pero con la ventaja de que se te permite usar ordenadores para ayudarte a buscar”, dijo Greg Laughlin, profesor de astronomía de Yale. Con la estudiante de posgrado Sarah Millholland usó simulaciones para definir aún más los parámetros orbitales del noveno planeta.

Brown, Batygin y la búsqueda de otros astrónomos para el Planeta Nueve a menudo implica escanear meticulosamente el cielo nocturno con un telescopio, el método directo utilizado para localizar a Urano y Neptuno.

En lugar de capturar nuevas imágenes, Medford y Goldstein están reutilizando los datos pasados ​​a través de un nuevo software desarrollado con su consejero de facultad, el profesor adjunto de astronomía Peter Nugent.

Mirando alrededor de un millón de imágenes previamente recolectadas de un telescopio basado en San Diego, el software se superpone a las imágenes y resta objetos conocidos como estrellas: localizar objetos que cambian de noche a noche en una sección específica del cielo.

Su sistema entonces adivina la dirección de la órbita del planeta, cambia los millones de imágenes a lo largo de las elipses posibles y las agrega.

“Al hacerlo, esperas sacar de las señales de fondo o planetas que de otra manera serían invisibles en una sola imagen”, dijo Medford.

Según Medford, existen alrededor de 10 mil millones de formas de combinar las imágenes. Incluso si la metodología no localiza al nuevo planeta, podría reducir el área de búsqueda o ayudar a localizar nuevos objetos.

“Creo que sería la mejor manera de descubrirlo, porque están buscando datos existentes”, dijo Batygin.

Laughlin coloca las probabilidades de encontrar el Planeta Nueve alrededor de cincuenta y cincuenta. Él cree que es posible localizarlo, “un descubrimiento que sería casi lo más grande que podría suceder en la astronomía, y tal vez toda la ciencia en el corto plazo” – puede estar en la combinación de la teoría de los diferentes investigadores.

Según Medford, encontrar al planeta nueve podría indicar que el sistema solar es “mucho más grande de lo que pensamos”.

“Si algo tan grande se formó tan lejos, entonces en nuestra idea de las primeras condiciones del sistema solar temprano tal vez falten algunas piezas”, dijo Goldstein.

Te puede interesar: https://goo.gl/Vujz7M

el planeta nibiru hoy

Asesinatos en nombre de extraterrestres

Hace unos meses, una mujer baleó a su hija para evitar que estos seres se la llevaran

Yohanan Díaz Vargas
12/08/2017 – 11:42

En ocasiones la mezcla de drogas, deseos reprimidos e historias fantásticas de extraterrestres no llega a un buen desenlace, como ocurrió en Estados Unidos el 6 de febrero cuando Darla Hise, de 27 años, llamó en repetidas ocasiones al 911 para reportar que su hija Abigail, de 6 años, había recibido un disparo.

Según las autoridades, en ninguna de las llamadas proporcionó la dirección y su nombre, por lo que se dieron a la tarea de identificar su ubicación. La policía llegó a Hot Springs, en Virginia, donde encontraron sin vida a la menor.

Tras ser interrogada Hise confesó —según versiones periodísticas— que “su hija y su hijo corrían peligro por culpa de los alienígenas y que pensaba salvar a su hija enviándola al cielo”.

También mencionó que tenía extraterrestres en su estómago que deseaba quitarse.

Los cargos imputados son asesinato en primer grado, posesión y uso de arma de fuego, posesión de metanfetaminas y drogas.

Un caso que ha conmocionado a su comunidad.

También ha puesto en alerta a los grupos y asociaciones de Ovni, ya que este caso no es el primero que se registra en el mundo con tintes mesiánico-heroicos por tratar de salvar a la gente que se encuentra alrededor de ellos.

LOS REPTILIANOS

Actualmente, seguidores en redes sociales de las “conspiraciones” afirman que es culpa de los seres reptiloides (extraterrestres que estarían entre nosotros para quedarse con la Tierra), los terremotos, un huracán, los problemas sociales o económicos.

En ese contexto, en abril se registró en Tobyhanna, Pennsylvania, el asesinato de Steven Mineo por parte de su novia Barbara H. Rogers, quien le disparó en la frente.

¿El motivo? Consideraba que él era un reptil extraterrestre por comer carne cruda y hacerlo público en Facebook. Ambos pertenecían a un grupo de fanáticos seguidores de Sherry Shriner, autoproclamada nieta del Rey David.

Ella predica sobre el “nuevo orden mundial”, teniendo como idea que los extraterrestres y demonios quieren quedarse con el mundo y que los reptilianos se hacen pasar por humanos para robarse las almas de las personas. Barbara se entregó a las autoridades.

PARAÍSO EXTRATERRESTRE

El caso que marcó un antecedente muy importante en Estados Unidos es, sin lugar a dudas, el ocurrido en marzo de 1997 en California.

En esa ocasión, 39 miembros del grupo Puerta del Cielo (Heaven’s Gate) se suicidaron de manera escalonada a lo largo de tres días con una mezcla de jugos con fenobarbital y vodka y luego ajustarse bolsas de plástico a sus cabezas para provocarse asfixia.

En ese momento, en el cielo brillaba intensamente el cometa Hale Bopp que fue interpretado por los miembros del grupo como la oportunidad de dejar sus cuerpos en la Tierra, para irse en una gran nave extraterrestre que venía detrás del cometa.

El antecedente lo encontramos con el líder del grupo, Marshall Applewhite, quien a mediados de los setenta viajó por toda la Unión Americana para congregar a personas que deseaban conocer a los aliens y llegar al siguiente nivel evolutivo superior.

La filosofía de este grupo afirmaba que una persona dispone de varias vías para abandonar la Tierra y el cuerpo humano es tan sólo un vehículo pensado para ayudar a realizar la travesía.

Por ello, estas personas tomaron la decisión de ir tras la búsqueda de una mejor vida, pero en otro plano de existencia en una nave que los llevaría por fin a un paraíso lejos de tantos problemas terrenales.

NIBIRU Y EL FIN DEL MUNDO

El sábado 23 de septiembre es la nueva fecha para “fin del mundo”, la única diferencia que ahora hay dos versiones que se desprenden de mensajes en redes sociales sobre las Conspiraciones.

Una de ellos es sobre ese innato temor por las cuestiones astronómicas y, más aún, que a plena luz del día se oscurezca por dos minutos con 40 segundos el próximo lunes 21 de agosto en 14 estados de la Unión Americana, zona donde más durará la penumbra del eclipse de Sol.

Dicho eclipse es considerado el más importante del siglo y se prevé que sea visto por más de 20 millones de personas; además, se dice que es el inicio de lo que se finiquitará prácticamente un mes después.

El sábado 23 de septiembre será la fecha en que todos los temores de los conspiranoicos tendrán su verificativo, ya que según afirman, el planeta Nibiru —conocido como el mensajero de los Dioses, donde habita la raza Annunaki, que se afirma creo a los humanos hace 475 mil años para que hiciera labores de explotación de minerales en nuestro mundo— desea aniquilar a la especie humana, pues sus habitantes no quieren que estemos más aquí.

Son historias fantásticas que no tienen ningún sustento, pero que están preocupando a miles de personas en redes sociales.

Por su parte, los científicos afirman que no hay ningún sustento para ratificar la existencia de ese planeta.

En los últimos meses personas que canalizan mensajes de seres de luz y extraterrestres aseguran que de ocurrir ese supuesto acercamiento de Nibiru estarían al pendiente para ayudar a la humanidad. Además, dicen, se provocaría una gran guerra entre razas extraterrestres, algo que suena a ciencia ficción.

El fin del mundo desde hace varios siglos se viene anunciando y a la fecha simplemente no llega.

+ ENIGMAS

yohanandiaz.com

youtube.com/yohanandiaz

+ GLOSARIO

Cometa: Cuerpo celeste del sistema solar que cuando se acerca al Sol, deja tras de sí una cola luminosa.

Hale Bopp: Considerado uno de los cometas más ampliamente observados del siglo XX y de los más brillantes.

MAS INFORMACIÓN EN LA CONSPIRACIÓN REPTILIANA

 

Esta mujer “tetracromática” puede ver 99 millones de colores más que tú

Por RT

Un proyecto de la Universidad de Newcastle ha propiciado el descubrimiento de una persona con una visión privilegiada

Un equipo de neurólogos conducido por la doctora Gabriele Jordan, de la Universidad de Newcastle, ha anunciado un hallazgo singular y relevante para la ciencia: se trata una mujer que tiene una visión “tetracromática”, es decir, una persona con capacidad para ver con mucha mayor profundidad de color que el resto de personas, lo cual le permite identificar nada menos que 99 millones de tonalidades que no están al alcance de la visión de las demás personas.

El ser humano es “tricromático”, lo cual significa que puede percibir tres colores primarios (verde, azul y rojo) y las múltiples combinaciones entre ellos, gracias a unas células fotorreceptoras llamadas conos, de las que tenemos tres tipos. Cada tipo está diseñado para procesar uno de los tres colores principales. Una persona normal puede percibir, aproximadamente y sin dificultad, hasta un millón de matices diferentes en los colores.

Los científicos nunca han descartado, sin embargo, la existencia de personas con cuatro conos, capaces por lo tanto de ver una amplia gama de colores que la mayoría no puede detectar. Hasta ahora no habían encontrado individuos con esta supuesta visión “tetracromática”…hasta ahora: tras más de 20 años de investigación, la doctora Jordan y sus ayudantes han localizado a una persona. Más exactamente, encontraron varias personas que poseían 4 tipos de conos, pero sólo una con verdadera visión tetracromática. Se trata de una mujer del norte de Inglaterra, a la que han identificado como sujeto cDa29 en su estudio.

Un artículo publicado en la revista digital ‘Discover’ recoge las declaraciones de la doctora Jordan, que explica que saltó de alegría cuando por fin encontró a una persona con visión tetracromática. “Ahora sabemos que existe la visión tetracromática en humanos. Lo que no sabemos es la razón por la que existe gente con cuatro conos que no puede desempeñar este tipo de visión”, explica.

Es difícil hacerse una idea de cómo ve el mundo una persona con visión tetracromática. La propia Gabriele Jordan señala que la mujer “era incapaz de comunicarnos su experiencia, ya que es imposible describirlos matices de los colores que ella misma percibía”.

Ollantaytambo: ¿Evidencia de avanzada tecnología para cortar piedra en la antigüedad?

Ubicado cerca de Cuzco, del Perú de hoy en día, se puede encontrar uno de los más misteriosos y magníficos sitios antiguos del planeta: Ollantaytambo. En dicho lugar podemos encontrar evidencia de tecnología extremadamente avanzada usada por culturas antiguas hace miles de años. ¿Qué clase de tecnología antigua podría haber dejado tras de si patrones tan intrincados en roca andesita?

Situado en el llamado «Valle Sagrado de los Incas», se cree que esta antigua maravilla de la ingeniería fue construida aproximadamente en el año 1440 por el Inca Pachacuti (Pachacútec). Sin embargo, muchos investigadores creen que esta antigua «fortaleza» se remonta mucho más del tiempo de lo que podemos imaginar.

Ollantaytambo se puede comparar en grandeza a otros sitios como Puma Punku, Teotihuacán e incluso las Pirámides de Giza.

Miles de años después de la construcción de Ollantaytambo, los arqueólogos y los investigadores todavía no logran explicarse cómo exactamente la humanidad antigua fue capaz de explotar canteras y transportar gigantescos bloques de piedra de más de 50 toneladas cada uno.

Algunos de los trabajos de piedra presentes en Ollantaytambo incluso exhiben lo que muchos llaman evidencia de «tecnología extremadamente avanzada» que se ha perdido durante miles de años.

¿Qué hemos perdido en Ollantaytambo? ¿Es posible que este sitio antiguo fuera construido únicamente con el uso de herramientas de madera y cobre? ¿Cómo lograron los antiguos cortar gigantescas rocas extraídas de la montaña, transportarlas a través de las llanuras, trasladarlas a través de los ríos y elevarlas y ubicarlas donde se encuentran actualmente?

Ollantaytambo es una maravilla de la ingeniería y la arquitectura, es tanto una fortaleza y ciudad compleja, y muchas preguntas se han planteado a lo largo de la historia con respecto a la construcción de este antiguo sitio.

Mirando a Ollantaytambo encontramos un lugar particular de extremo interés, en especial por los enigmáticos gigantescos bloques de piedra que presentan patrones de cortes precisos.

Estos patrones -según muchos- parecen como si hubieran sido realizados por algún tipo de maquinaria luego de ser removidas. ¿Qué tipo de tecnología podría haber permitido realizar tales patrones hace miles de años?

Algunos incluso se han aventurado y han dicho que estos fascinantes patrones de entrecruzamiento son, de hecho, marcas que podrían haber sido creadas por algún tipo de aparato láser o máquina de sierra, apuntando a la posibilidad de que miles de años atrás, antiguos constructores de sitios, tales como Ollantaytambo, Tiahuanaco, y Puma Punku tenían en su posesión tecnología hoy perdida, y que les permitió a explotar con facilidad la cantera, y extraer los colosales bloques de andesita.

La superficie de la roca parece áspera, pero al tocarla se siente tan suave como un espejo de baño, lo que significa que se utilizó algún tipo de proceso de vitrificación. En el fondo de donde se ha cortado este hueco, podemos ver un patrón cruzado, en mi opinión, en realidad se ven marcas. Para mí este patrón es una prueba irrefutable de tecnología avanzada en la antigüedad”, Giorgio A. Tsoukalos.

Vean las siguiente foto:

¿Es posible que todo esto se haya logrado hace miles de años con herramientas de bronce y cobre?

Mucha gente cree firmemente que para realizar tales maravillas arquitectónicas en la actualidad, debió utilizarse tecnología avanzada en la antigüedad.

¿Qué clase de tecnología antigua podría haber permitido realizar tales patrones cruzados intrincados?

Publicado en : Codigo Oculto

¿Ocurrió una batalla entre humanos y extraterrestres en 1978? Este testimonio lo probaría

De acuerdo a las declaraciones de Thomas Castello un ex empleado del área 51, ubicada en el desierto de Nevada, la humanidad estuvo a punto de presenciar una guerra con seres extraterrestres, pero por fortuna este conflicto armado no se extendió más allá del área donde los humanos realizaban experimentos en conjunto con los alienígenas.

Thomas, afirma haber sido un profesional de la fotografía y haber trabajado para el ejército de EEUU luego de haber firmado una licencia y una cláusula de confidencialidad, debido al manejo de información extremadamente sensible y prohibida.

La parte más espectacular de sus declaraciones es que afirma haber presenciado a científicos que no eran humanos sino seres de origen extraterrestres. Que aparentemente, se encontraban ejecutando experimentos vinculados a la hibridación y clonación de humanos y alienígenas.

Algo realmente escalofriante, es que además afirma que logro identificar a uno de los secuestrados o abducidos, cuando logro escucharlo balbucear a causa de algún tipo de sedante que les suministraban. Dijo que fue tomando consciencia de lo que estaba ocurriendo cuando pudo descubrir que esta persona había sido declarada perdida en su pueblo de origen, indicando que no había explicación racional para su desaparición.

Fue entones que el conflicto bélico con los extraterrestres se desarrolló dentro de las instalaciones, siendo denominado «La batalla dulce», esta guerra habría sido provocada tas una escalada de tensión producida a raíz del intento de un sabotaje interno a las investigaciones genéticas por parte de los humanos.

Todo esto porque, los alienígenas estaban firmes en continuar utilizando a los humanos para expandir sus investigaciones. Hoy nadie conoce el paradero de Thomas Castello, solo existe el conocimiento de que logró huir es esta base secreta realizando un complejo plan de escape.

Visto en : Codigo Oculto

Un petroglifo hallado en EE.UU. podría representar un eclipse solar total visto hace 1000 años

Por RT

El dibujo encontrado en una roca del cañón del Chaco, EE.UU., sería la representación de un fenómeno espacial observado por los indios pueblo en 1097, estiman científicos.

Mientras en EE.UU. esperan el eclipse solar total del 21 de agosto, resulta que un petroglifo encontrado en el parque histórico nacional de la Cultura Chaco en el estado de Nuevo México (EE.UU.) revela un evento similar observado por los indios pueblo hace 1000 años.

De acuerdo con el profesor Emeritus J. McKim ‘Kim’ Malville, de la Universidad de Colorado en Boulder, citado por la página del centro educativo, el dibujo tallado en la roca conocida como Piedra del Sol representa un círculo semejante a la corona solar, con protuberancias enredadas que salen de los bordes. El investigador afirma que el petroglifo podría ser la representación de un eclipse solar total que se produjo en la región el 11 de julio de 1097.

La roca, descubierta por primera vez en 1992, también lleva un gran petroglifo espiral en su lado este que marca los amaneceres unos 15 días antes del solsticio de junio. Una sombra triangular proyectada por una gran roca en el horizonte cruza el centro de la espiral en ese momento. Malville sostiene que el mismo podría haber sido utilizado para iniciar una cuenta atrás para el solsticio de verano y las festividades relacionadas al mismo. Ese lado de la roca también contiene un hoyo en forma de una taza donde la gente probablemente dejaba ofrendas.

“Este posible petroglifo del eclipse en la Piedra del Sol es el único que conocemos en el cañón del Chaco”, comentó Malville. “Creo que es muy posible que el pueblo chacoano se haya congregado alrededor de Piedra del Sol en ciertas épocas del año para ver cómo el sol se alejaba del solsticio de verano, cuando ocurrió el eclipse”.

Te puede interesar: Paleocontacto «con tacto»

antiguos astronautas
El códice ovni: toda la verdad sobre los alienígenas ancestrales o antiguos astronautas y la hipótesis de paleocontacto

Planeta Nueve: Un mundo ERRANTE Extraterrestre de OTRO Sistema Solar

Según los investigadores, el planeta Nueve podría ser un “MUNDO ERRANTE” capturado por nuestro sistema solar. Los científicos creen que el planeta enigmático está interrumpiendo substancialmente las órbitas de los objetos helados situados en los extremos más alejados de nuestro sistema solar. Por otra parte, el mundo extraterrestre puede ser tambien responsable por el titulo del planeta de nuestro sistema solar.

Resulta que el Planeta Nueve, conocido como el Planeta X, a veces llamado Nibiru (por aquellos que creen que el planeta mítico es real) es real. Este enigmático mundo alienígena ha capturado el interés y la imaginación de los astrónomos y los fans de ciencia ficción durante décadas.

El extraño mundo alienígena se cree que es responsable de las órbitas de formas extrañas de algunos cuerpos celestes ubicados en los extremos más alejados de nuestro sistema solar.

Curiosamente, mientras que los investigadores creen firmemente que el planeta está allí; Todavía no lo hemos visto en ninguna parte.

Los expertos han propuesto varias posibilidades, pero una nueva teoría, más bizarra que todas las demás, sugiere que el mundo evasivo puede de hecho ser un “planeta errante, y puede haber sido capturado por nuestro sistema solar.

“Es muy plausible” que Planeta Nueve sea un errante capturado, un mundo que cruza a través del espacio sin unirse a una estrella, James Vesper, estudiante de la Universidad del Estado de Nuevo México (NMSU), dijo durante una conferencia de prensa en la 229ª reunión de la Sociedad Astronómica Americana en Grapevine, Texas.

Según informó space.com, James Vesper matematico de NMSU, y el profesor de ciencias físicas Paul Mason, pasaron por simulaciones de 156 encuentros entre nuestro sistema solar y planetas errantes de varios tamaños y trayectorias.

“Errante, o flotantando libremente, los planetas pueden ser abundantes en la galaxia, varios se han observado en el vecindario solar. Se ha predicho que incluso superan en número a las estrellas por una gran fracción, y pueden explicar parcialmente la materia oscura en el disco de la galaxia, como resultado de la formación circumbinaria del planeta. Especulamos que si los planetas errantes son abundantes como se predijo, entonces, el Planeta 9 puede ser un errante capturado ‘, escribieron los científicos en un documento que acompaña a la charla.

Según los informes, las simulaciones mostraron que en el 60 por ciento de los encuentros, el mundo alienígena sería expulsado del sistema solar. Los expertos dicen que en el 10 por ciento de todos los casos, el mundo extraterrestre “robaría” al menos uno de nuestro planeta del sistema solar como si se hubiera ido.

Además, en el 40 por ciento de todos los casos, el mundo alien acabaría siendo capturado por el sistema solar.

Los expertos afirman que podemos encontrar pruebas concluyentes de la existencia del planeta nueve para 2019.

Sin embargo, Mike Brown, uno de los expertos que propuso la existencia de Planet Nine, cree que el planeta misterioso no permanecerá oculto por mucho tiempo y podríamos revelar su existencia en los próximos 16 meses.

Hablando en una reunión de la División de Ciencias Planetarias (DPS) de la Sociedad Astronómica Americana en Pasadena, el Profesor Brown dijo:

“Creo que estoy seguro de que para el próximo invierno -no este invierno, el próximo invierno-, creo que habrá suficiente gente que lo busque … alguien va a rastrear esto”.

Se cree que el enigmático mundo alienígena sería alrededor de cuatro veces el tamaño de la Tierra, diez veces la masa y tomar alrededor de 10.000 y 20.000 años para orbitar nuestro sol.

Te puede interesar: Nuevo descubrimiento en la constelación del cisne confirma la órbita del Planeta X

el planeta nibiru hoy

NARCOSATANISMO Y SACRIFICIOS HUMANOS

El diablo al servicio del crimen organizado: terroristas y traficantes de drogas que adoran al príncipe del mal.
Manuel Carballal

Algún lugar de Trinidad (Cuba). Después de varios viajes a la isla, mi «madrina», Rosa Sánchez, por fin me permitió tomar fotografías en uno de los rituales de Palo Mayombe, la temida Regla Conga, que ella oficiaría como palera veterana. La única condición, me dijo, es que participase en la celebración como el resto de sus «ahijados». Anteriormente, ya había tenido la oportunidad de examinar las temibles Ngangas o calderos rituales: unos recipientes en los que se recrea el universo energético en el que se mueven los paleros, a través de elementos como vegetales, minerales, restos animales… y en muchos casos humanos, puesto que las Ngangas más poderosas contienen también cráneos humanos previamente robados en los cementerios locales.

A diferencia de las ceremonias oficiadas por otros personajes del mundo mágico afrocubano, como babalaos y santeros, los rituales de Palo Mayombe o Palo Monte son mucho más duros, puesto que incluyen el «rayado» de los aspirantes, rajando con un cuchillo sobre su piel las «marcas» del santo, y los sacrificios de animales para «dar de comer a los santos».

Tras horas de danza y música al ritmo de los tambores sagrados, los orishas (dioses) hacen su aparición, «cabalgando» (poseyendo) a varios de los presentes, que comienzan a moverse frenéticamente. Uno toma una tortuga y le arranca la cabeza de un mordisco para beber su sangre.

Otro agarra una cabra y la decapita de un certero golpe con un machete. Alguien derrama su líquido vital sobre un cuenco de madera y mi «madrina» lo acerca a mis labios. «Bebe, es la sangre del sacrificio», me dice… Su sabor es dulce.

El Palo Mayombe pierde sus raíces en la noche de los tiempos y en lo más profundo de África, el continente en el que nació la humanidad. Es una religión ancestral, dura, telúrica y primitiva, pero también vital y alegre. Sin embargo, el componente sanguinario de sus ceremonias inspira a criminales, psicópatas y charlatanes, que disfrazan su sadismo con las vestiduras del Palo Monte, en muchos casos sustituyendo las tortugas, chivos o gallinas por seres humanos. Y expulsando a los milenarios dioses del panteón Yoruba para ocuparlo con el mismo Diablo…

RITUALES CONTRA LAS BALAS
Siete de enero de 2016. Efectivos de la Policía Metropolitana de Cúcuta (Colombia) rodean una casa. Revisan sus chalecos antibalas, montan las armas y, tras una patada en la puerta, entran en el recinto gritando: «¡Policía!». Tumultos, empujones, más gritos… Los agentes han conseguido sorprender a los delincuentes, que no pueden evitar las detenciones.

Los demonios, espíritus y fuerzas sobrenaturales que, según creen, protegen su guarida, han sucumbido a los fusiles de asalto policiales. Según el agente Jaime Barrera, comandante de la MECUC (Policía Metropolitana de Cúcuta), los sospechosos pertenecían a la banda de La Machorra (Los Paisas), una organización dedicada al narcotráfico y al sicariato (asesinatos por encargo), responsable de las ejecuciones de Daisy Marcela Pineda Romero, Maritza Vera, Nelson de Jesús Chávez y muchos otros. Agentes de la MECUC apresaron a Erick Heller Rojas, alias «Tito», de 24 años, y a Jefferson Andrade, conocido como «Cocoy », de 18, a quienes consideraban los líderes de la organización, así como a varios integrantes de la misma.

En el registro se encontraron armas, drogas y lo que resultó más sorprendente: un altar de brujería.

Los presuntos asesinos a sueldo y narcotraficantes acudían a la magia para protegerse de la ley. Obviamente no les funcionó. En estos momentos, según una nota oficial publicada en la web de la Fiscalía, todos han sido trasladados al Centro Penitenciario de Cúcuta, en Santander, acusados de narcotráfico y asesinato.

A la mañana siguiente, la opinión pública colombiana se desayunaba con el siguiente titular: «Sicarios usaban la brujería para evitar a la Justicia». En las imágenes del altar que la MECUC nos filtró a los medios, distingo a «viejos conocidos»: santos y orishas como María Lionza, el Dr. J. Gregorio Hernández o el negro Felipe, entre otros. Hasta Buda había sido incorporado al altar sincrético de los sicarios. Algo que antes sólo había contemplado en mis viajes por Cuba y Haití. No era la primera vez que el crimen organizado utilizaba la brujería en Cúcuta. En esa misma ciudad y justo un año antes, en enero de 2015, varias jóvenes menores de edad fueron liberadas de una red de trata de blancas que reclutaba a niñas por todo el país, para después obligarlas a prostituirse en la frontera entre Colombia y Venezuela. También en esta ocasión los criminales utilizaban la brujería, tanto para aterrorizar a las menores –fidelizándolas con sus proxenetas– como para protegerse de la policía.

De nuevo no existió tal protección cuando las Fuerzas de Seguridad detuvieron a Fredy Fonseca, alias «el Gordo», y a Luis Sierra, alias «Pipe», líderes de la organización…

TERRORISTAS Y BRUJOS
El 25 de agosto de 2013 caía el jefe del Frente 57 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en la frontera entre Panamá y Colombia. Virgilio Antonio Vidal Mora, alias «Sílver», fallecía durante un bombardeo del Ejército de este último país al campamento del Frente 57. Silver había ingresado en las FARC 30 años antes. Su lucha, que empezó motivada por ideales bienintencionados, evolucionó hacia el narcotráfico, excusándose, como muchos comandantes de las guerrillas colombianas, en que la guerra revolucionaria requiere grandes cantidades de dinero para pagar armas, municiones y explosivos. Así, poco a poco, la ideología marxista del pasado fue desdibujándose, devorada por el verde de la selva, transformando a las FARC en una organización criminal, como las que se proponía combatir cuando nació.

Para los servicios de inteligencia colombianos, Silver terminó por convertirse en uno de los principales responsables del tráfico de armas y drogas de las FARC, vinculado directamente con el cártel mexicano de Sinaloa, con cuyos responsables compartía también una arraigada creencia: quela brujería podía protegerle de las balas. Solo tres meses antes, un grupo de once guerrilleros del Frente 57 de las FARC, encabezados por Alfredo Úsuga, alias «Marlon», abandonaron la lucha armada. Uno de ellos, Breiner, hombre de confianza de Sílver, relató al espionaje colombiano cómo había acompañado a su comandante a la consulta de Maritza Cerdeño, una conocida santera de Aparadó, pueblo natal del dirigente de las FARC, a quien habría introducido en las artes mágicas. Maritza Cerdeño ya había iniciado anteriormente a otros guerrilleros históricos, comoNoel Matta Matta (Efraín Gúzmán «el viejo»), uno de los fundadores de las FARC junto con «Tirofijo» y Miguel Pascuas. Según la confesión de Breiner, Silver «decía que las balas del enemigo no le entraban cuando estaba en combate. Andaba embambado con cadenas de las que le cuelgan unos amuletos. En las noches se retira a su cambuche, en el que nadie entra, hace unas invocaciones y se baña con unas pócimas de hierbas que carga en el morral. No entra ni siquiera Mery, su compañera sentimental (a la que reclutó para las FARC con 12 años). El que lo moleste lo manda fusilar».

Más aún, el arrepentido relató algunas de las historias que circulan entre los guerrilleros y que pretenden certificar los poderes mágicos del comandante Silver, como aquella ocasión en que echó un mal de ojo a «Rigo», otro guerrillero perteneciente al Bloque Iván Ríos de las FARC, con quien había discutido y al que auguró una muerte inminente en presencia de varios camaradas: «Rigo se enfermó; tenía fiebre y alucinaciones, decía que una sombra lo perseguía en las noches. Cierta mañana, unos compañeros lo encontraron muerto dentro de la tienda. Decían que Sílver le dijo a la bruja que se lo llevara».

HABLAN ANTIGUAS GUERRILLERAS
Erika Gabriel, reportera del programa colombiano Testigo Directo, consiguió entrevistar a dos guerrilleras desmovilizadas que vivieron en primera persona los rituales de brujería en los grupos armados de Colombia. Lliliana combatió durante 12 años en la Compañía Guerreros de Sindagua del Ejército de Liberación Nacional (ELN), y Nataly en el Frente 1º de las FARC. Ambas dieron testimonio de cómo algunos mandos de las guerrillas utilizaban a payés, brujos locales de la selva colombiana, para realizar rituales con diferentes objetivos: protegerse del Ejército en los enfrentamientos armados, solucionar problemas de salud que surgen en la selva o incluso obtener los favores sexuales de las camaradas de sus compañías.

El antropólogo Néstor Alejandro Pardo, de la Universidad Nacional de Colombia, ha estudiado a fondo el tema. Autor de varios trabajos sobre la brujería contemporánea en las guerrillas colombianas, recogió el caso de una combatiente que se había incrustado un crucifijo en el hombro y que supuestamente habría recibido treinta balazos antes de caer abatida. Según las investigaciones de Pardo, algunos guerrilleros «rezan al armamento para que sea más efectivo» y acuden a los payés para «hacerse invisibles o invulnerables a las balas de la policía y el ejército».

Antes de entrar en combate, acuden a un brujo local que realiza los rituales de protección, cuando no les enseña a los terroristas cómo hacerlos ellos mismos.

Y así, confiados en la brujería, en una tutela sobrenatural que los hace invulnerables, se lanzan con mayor aplomo y confianza a la lucha. Por ello, cuando sobreviven al combate –en el que sólo la confianza en sí mismos contribuye a su éxito–, refuerzan erróneamente la idea de que el poder de la magia los ha protegido. El problema es que con frecuencia sus asesores mágicos no son más que estafadores que intentan lucrarse de su ignorancia, aumentando el precio de los rituales y argumentando que los dioses requieren sacrificios más costosos. Más animales –algunos exóticos– e incluso seres humanos. Solo así los rituales serán más potentes y los éxitos estarán asegurados. El siguiente paso era predecible. Más allá de religiones lícitas y ancestrales, como la santería o la wicca, los criminales buscan el favor de dioses más poderosos o del mismo Satán.

El artículo completo fue publicado en el nº310 de la revista AÑO CERO

LOS GIGANTES DEL DILUVIO

Prácticamente todas las culturas se refieren a una misteriosa estirpe de gigantes que vivió justo antes de que una gran inundación cambiara la faz de la Tierra. Así lo atestiguan numerosas leyendas, muchas de las cuales relacionan a estos enigmáticos seres con una Edad de Oro del conocimiento, cuando no directamente con la creación de los seres humanos. Al contrario que la arqueología ortodoxa, que rechaza estos relatos tachándolos de míticos e improbables, no son pocos los investigadores que defienden la existencia de estas inquietantes criaturas. Por Josep Guijarro.

La presencia de gigantes en la antigüedad sigue siendo tabú para la arqueología oficial. En general, porque si una raza colosal pobló la Tierra en tiempos pretéritos, podría cuestionar la cronología convencional de la evolución humana o, en el mejor de los casos, pondría en evidencia la existencia de otra civilización avanzada anterior a la nuestra. Y, en ese caso: ¿Quiénes eran?
Pese a la cerrazón académica, hallaremos sin dificultad numerosas referencias históricas, mitos y leyendas que aluden a estos gigantes. En 1928, por ejemplo, un campesino de Ras Shamra, población costera del norte de Siria, encontró la entrada a una necrópolis que daría lugar al posterior descubrimiento de las ruinas de la antigua ciudad-estado de Ugarit. El encargado de llevar a cabo las investigaciones más importantes fue el arqueólogo francés Claude Schaeffer quien, en un edificio que pudo ser identificado como el Palacio Real, descubrió varios textos religiosos en lengua ugarítica. Este alfabeto que reemplazó a la escritura cuneiforme, de origen mesopotámico, emergió en torno al siglo XV a. C.
En tres tablillas de arcilla, destacaba La leyenda de Keret, una epopeya de la Edad del Bronce que se refiere al dios El (deidad principal de los cananeos) y en la cual el rey Keret promete que la gloria de su familia será restaurada y menciona el linaje de los ditanitas, del que era descendiente el monarca. Lo interesante es que los didanum o ditanitas son los precursores de los nefilim, es decir, el pueblo de gigantes o titanes que es mencionado en el Génesis 6:4 y en el Libro de los Números 13:33. ¿Existieron realmente los gigantes? ¿Cohabitaron la Tierra junto a los hombres? ¿Por qué desaparecieron?

A parte de este texto cananeo y los versículos de la Biblia antes mencionados, muchos otros escritos sagrados de la antigüedad refieren la existencia de seres gigantescos poblando la Tierra antes de un «diluvio» y, además, los relacionan directamente con la creación de los seres humanos.

En el Majabhárata se habla de ellos de manera clara y elocuente, igual que en los textos sagrados tailandeses, en los de Ceilán o en las tradiciones egipcias, las irlandesas y las vascas. Pero, si efectivamente existieron estos enigmáticos gigantes, ¿acaso no nos dejaron alguna evidencia de su paso por la Tierra?

NOTICIAS SIN CONFIRMAR
Si buscamos por Internet, hallaremos decenas de fotografías de presuntos restos óseos de gigantes en otras tantas dudosas excavaciones arqueológicas. En realidad, se trata de burdos fraudes promovidos, generalmente, por sectores creacionistas que quieren sembrar la duda sobre la Teoría de la Evolución de Darwin. Huesos y cráneos de tamaño colosal que han sido creados con programas informáticos de retoque fotográfico o que pertenecen a dinosaurios extintos. En consecuencia, para investigar sobre los gigantes que poblaron la Tierra; los nefilim y los refaim, tenemos que armarnos de espíritu crítico y contrastar debidamente todas las fuentes.
Viene a cuento porque, en 2014, una noticia corrió como la pólvora por la red de redes. Aludía a una sentencia de la Corte Suprema de EE UU que obligaba al Instituto Smithsoniano a liberar de sus archivos documentos clasificados de principios del siglo XX, informes que demostrarían la participación de esta prestigiosa organización académica en un encubrimiento histórico. Según denunciaba James Churward, portavoz de la Institución Americana de la Arqueología Alternativa (AIAA), el instituto habría destruido cientos de restos de gigantes descubiertos en EE UU por orden ejecutiva de funcionarios del Gobierno. La triste realidad, sin embargo, es que la noticia, copiada y pegada en miles de blogs en todos los idiomas, procedía del semanario World News Daily Report, una publicación de sátira política que advierte que todos los artículos que aparecen en su web son ficción, del mismo modo que lo serían las noticias que también publica.
Ni el «James Churward» citado en la información ha sido nunca portavoz de la AIAA, ni hay (o hubo) una conspiración para hacer desaparecer restos de gigantes por parte del Smithsonian, asunto que evidentemente jamás habría llegado a la Corte Suprema de EE UU. Con todo, la idea de la conspiración sigue vigente, y no sólo en Norteamérica.

HUMANOS COLOSALES A ORILLAS DEL DANUBIO
Si queremos encontrar «gigantes» de verdad, hay que depurar fuentes y/o hacer un seguimiento de las informaciones. En marzo de 2015, la Agencia de noticias Novinite, de Sofía (Bulgaría), se hizo eco del hallazgo de un esqueleto muy particular en los alrededores de Varna, la otrora ancestral ciudad de Odessus, una base de comercio establecida por los milesios a principios del siglo VI a. C. Según esta nota, Valeri Yotov, arqueólogo que formó parte del equipo de excavaciones, habría explicado que el tamaño de los huesos de este esqueleto eran «impresionantes», y que pertenecían a «un hombre muy alto», si bien no reveló su estatura exacta.

Dos años antes, en Santa Mare (Rumania), se había desenterrado el esqueleto de otro guerrero gigante datado en el 1600 a. C. Lo apodaron «Goliat» porque superaba los dos metros de altura, algo muy inusual para la época y el lugar del hallazgo, donde la media de sus antiguos habitantes era de metro y medio. El «Goliat» de Santa Mare fue enterrado, además, con una impresionante daga acorde con su estatura. Ignoro cuáles son las razones por la que estos «gigantones» neolíticos proliferan en Europa del Este, aunque yo mismo he tenido oportunidad de reunir evidencias arqueológicas de su posible existencia en países como Azerbaiyán y Serbia

Mientras recorría el Danubio entre los desfiladeros de la llamada Puerta de Hierro, que separan los Cárpatos de los Balcanes y crean la frontera natural entre Rumania y Serbia, encontré el sorprendente yacimiento de Lepenski Vir, cuya  antigüedad es de más de 8.000 años.

El profesor Dragoslav Srejovic visitó el lugar por primera vez en 1960, al frente de un grupo de expertos del Instituto Arqueológico de Belgrado. La campaña se prolongó durante años y determinó, entre otras cosas, que la dieta de los habitantes de este enclave estaba conformada por pájaros, pescados, uros, ciervos y naturalmente agua. Y era importante saber qué comían porque, entre los hallazgos más relevantes, se encontraron dos esqueletos gigantes de 2,30 metros de altura, que contrastaban con los apenas 1,60 de los individuos más altos de la comunidad.

Además, habían sido enterrados de forma peculiar. El primero de los esqueletos yacía junto al cráneo de un uro sobre el hombro derecho, sin que los expertos determinaran a qué obedecía esta yuxtaposición. El otro reposaba en una posición aún más llamativa, puesto que parecía estar meditando en la ¡posición del loto! En el yacimiento, además, se encontró la llamada «Dama de Lepenski Vir», una venus neolítica con el cráneo estirado que trajo a mi memoria las deformaciones típicas de las tribus mesoamericanas… En el libro La historia suprimida de América se describen los descubrimientos de la famosa expedición dirigida en 1804 por Lewis y Clark, a través de territorios que no habían sido aún saqueados por los euro peos y que, posteriormente, fueron parcialmente censurados porque evidenciaban la existencia en esa tierra de gigantes de civilizaciones avanzadas y de otros visitantes anteriores a los occidentales.

Y digo tierra de gigantes porque, enterrados en los montículos indígenas de los nativos americanos, como los de la cultura adena, que existió en el centro-noreste de EE UU entre los años 1000 a 200 a. C. y cuyo montículo más importante se ubica en Chillicothe (Ohio), se hallaron restos «humanos» con entre 2 y 3 metros de altura. ¡Gigantes!

Que los tabloides falseen que el Smithsonian oculta pruebas, no significa que esta institución esté libre de sospecha…

Hasta su muerte en 1999, el padre Carlos Miguel Vaca custodiaba varios huesos desenterrados de un sitio denominado Changaiminas, que significa «cementerio de dioses», en Loja, una localidad situada al sur del Ecuador, en la frontera con Perú. Según su testimonio, varios fragmentos fueron enviados al Instituto Smithsoniano para su estudio, pero jamás han trascendido sus resultados. Incluso Erich von Däniken creó una reproducción de este supuesto gigante para su parque de Interlaken (Suiza).

De acuerdo con un artículo publicado el 5 de abril de 1909 en The Arizona Gazette, también el célebre Cañón del Colorado fue el hogar de una civilización de individuos de grandes proporciones. El texto menciona el descubrimiento de una ciudadela subterránea por parte de un explorador llamado G. E. Kinkaid, quien tropezó con ella mientras hacía rafting en el río Colorado. Vale la pena mencionar que Kinkaid era arqueólogo y, curiosamente, tenía apoyo financiero del Instituto Smithsoniano. Uno de los pioneros en destapar este tipo de recortes y hallazgos arqueológicos ha sido Jim Vieira quien, tras visitar algunos montículos del norte de EE UU, documentó la presencia de esqueletos gigantes desde el siglo XIX.

Los escépticos contraatacaron diciendo que se trataba no de gigantes, sino de gigantismo, una enfermedad hormonal causada por la excesiva secreción de la hipófisis que da lugar al crecimiento desmesurado de brazos y piernas, así como del cráneo. Eso podría explicar la altura de algunos cuerpos entre los 2 a 3,3 metros, peno no sus características anatómicas peculiares; frente prominente, cráneos alargados y, eventualmente, con más de una hilera de dientes. Algunos genetistas aseguran que la raíz de estos cambios está en su ADN y no en una patología como el malfuncionamiento hormonal.

TAMBIÉN EN LA PENÍNSULA IBÉRICA
El historiador Juan Bautista Binimelis aseguraba que las famosas Taulas menorquinas habían sido fabricadas forzosamente por o para los gigantes, e incluso documentaba el hallazgo de restos óseos en algunas cuevas de las Islas Baleares. Se me  objetará que las creencias científicas han evolucionado desde el siglo XVI, tiempo que le tocó vivir en suerte a Binimelis. Por esa razón, resultaba de gran importancia verificar el hallazgo referenciado por el cartógrafo Fernando Ledesma Rubio en un trabajo titulado Cerdaña, esmeralda de los Pirineos. En él se alude al descubrimiento, en 1915, de un cráneo y varios fémures en la cueva de Anés, cerca del llamado sepulcro o dolmen de Orén, en los Pirineos catalanes. Estos huesos poseerían entre setenta y noventa centímetros de longitud, lo que situaría al individuo en la «NBA del neolítico», con cerca de ¡tres metros de altura!

Mi buen amigo Miguel G. Aracil trató de localizar en vano los huesos de este gigante en el Museo Arqueológico de Barcelona, donde, presuntamente, fueron trasladados para su estudio. Sin embargo, el doctor Domènec Campillo, un reputado especialista en antropología forense, restó importancia al hallaz go, primeramente aduciendo que el individuo padecía hidrocefalia para, más tarde, negar que los restos estuvieran siquiera catalogados en el museo… Hasta que dimos con ellos en el laboratorio de antropología forense. Etiquetados como una rareza, pude fotografiar (junto a un cráneo de tamaño convencional) a este «gigante» que oficialmente «no existía». La «enfermedad» que presuntamente padecía este indivi duo de la Edad del Bronce no explica por qué las herramientas halladas junto al cráneo eran proporcionales, ni la longitud del fémur, más propio de una acromegalia, un desajuste hormonal que provoca el crecimiento anormal de las extremidades (brazos, piernas, dedos, barbilla, etc.), que de una hidrocefalia. También el investigador catalán Joan Obiols relata el descubrimiento en el ábside de la iglesia de Garós, en el Valle de Arán, de otro gigante de tres metros. En este caso, el cráneo estaba trepanado con un antiquísimo clavo de hierro. El hallazgo fue objeto de estudio por parte de Mossen Jaquet, el antiguo párroco de la localidad, pero, desgraciadamente, el esqueleto se halla en paradero desconocido. «Lo más probable –asegura la paleontóloga Meave G. Leakey– es que aún no hayamos encontrado nuestros primeros auténticos antecesores, porque en el registro fósil que conocemos no están presentes cada uno de los fósiles correspondientes a todas las especies que han existido. Así que es muy probable que todavía no hayamos encontrado el correcto. Tenemos que seguir buscando»… Cabe preguntarse entonces: ¿Es casual que el Génesis bíblico sitúe en el paraíso, entre los ríos Tigris y Éufrates, a los «padres» de la Humanidad? Naturalmente que no. Entre las planicies aluviales de estos ríos prosperó la primera y más antigua civilización del mundo, la Sumeria, escenario –entre otros– de dos de los descubrimientos fundamentales de la Historia: la rueda, que aparece en torno al 3500 a. C., y la escritura, en el 3300 a. C., además de las primeras estructuras sociales, las primeras ciudades…

LA CLAVE: ARTEFACTOS COLOSALES
Y es en la antigua Sumeria donde hallamos otra clave del enigma. A 25 Kms. al sur de Al-Hina (la antigua Lagash), en el actual Irak, se excavó el primer yacimiento sumerio. Todo cuanto queda hoy de la histórica Girsu son montículos que cubren una superficie de más de 100 hectáreas, pero su importancia es vital para estudiar los orígenes de nuestra civilización.

Las excavaciones fueron capitaneadas por el vicecónsul francés en Basora, Ernest de Sarzec, quien trabajó en Tel Telloh, nombre actual del enclave, entre los años 1877 y 1900. Hizo hallazgos espectaculares que, en su mayoría, se conservan en el Museo Británico. Pero hay un artefacto, cuyo paradero se desconoce, que nos invita a dejar volar nuestra imaginación. Se trata de una curiosa vara de cobre, de 3,35 metros de longitud, que fue encontrada junto al santuario de Abzú. Construida con un núcleo de madera tubular, recubierta de cobre y sellada con betún, este extraño báculo está coronado por una esfera. Poco antes de llegar a ella, es visible un semicírculo del mismo material. Completaba el misterioso hallazgo una tira metálica, probablemente de cobre, que debía estar en el interior. La pregunta es: ¿Para qué servía?

En realidad, lo desconocemos. Sólo sabemos que el objeto está representado en cientos de tablillas sumerias, generalmente siendo portado por Lahmu, el guardián del Abzú, y en otras por Ningishzida, el dios del Inframundo con cuerpo de serpiente (otro de los mitos persistentes en todas las civilizaciones) custodio de Anu, las puertas del cielo.

Ahora bien, si la vara tenía más de tres metros y las tablillas representan a su portador con idéntica altura… ¿Será que tenían la misma? ¿Eran gigantes?

Aunque la idea de una raza misteriosa de seres colosales está rodeada por un aura de sensacionalismo, basta con investigar un poco para darse cuenta de que hay piezas que no encajan, restos óseos que piden a gritos un examen nuevo. Tal vez entonces constatemos lo que ya sabemos: que toda leyenda, todo mito, tiene un poso de verdad que nos invita a reescribir nuestra historia.

Este reportaje fue publicado por Josep Guijarro en el n´mero 307 de la revista AÑO/CERO 

LAS 10 VERDADES DEL CASO ROSWELL

Del caso roswell se han dicho muchas cosas. De entre toda la maraña de información presentamos 10 verdades contrastadas del caso. José Rafael Gómez.
Las 10 verdades del Caso Roswell

El Caso Roswell no tuvo fama alguna hasta que en 1980 se publicó un trabajo de investigación periodística que marcaría precedentes en el fenómeno OVNI: The Roswell Incident. Desde ese momento se desató la locura. Todos querían aportar datos, todos querían dar testimonios. Con ello el caso fue desmereciendo su verdad. Pero la realidad es que algo sucedió en Roswell, el equipo de Enigmas ha sacado a la luz 10 verdades que, en tanto que hechos, sucedieron realmente.

 

1.- La base aérea de Roswell emitió el día 8 de julio de 1947 una nota de prensa en la que afirmaba haber encontrado los restos accidentados de un “platillo volante”.

 

2Al día siguiente, en Fort Worth, Texas, sede de la Octava Fuerza Aérea, su general en jefe Roger Ramey, acompañado por el coronel Thomas J. DuBose, y del mayor Jesse Marcel, convoca a la prensa para mostrar el material supuestamente recuperado e informar de que la nota de prensa del día anterior había sido un error. La nueva versión dice que, en realidad, los materiales encontrados pertenecían a un globo aerostático de meteorología. La prensa fotografió los restos y la opinión pública olvidó el caso.

 

3También es una verdad objetiva que el militar encargado de recuperar los restos, Jesse Marcel, siendo ya un teniente coronel retirado, declaró en varias entrevistas hechas entre 1978 y 1980 –año en que falleció– que lo que se mostró a la prensa no fue lo que él recuperó en el rancho de Roswell. Asimismo, afirmó que recibió órdenes directas del general Ramey para mantener cerrada la boca.

 

4Existen varias entrevistas en vídeo en las que Marcel explica que entre los restos encontrados había trozos de mayor tamaño de algo parecido al metal, que “eran tan finos como el envoltorio de un paquete de cigarrillos”, y que cuando los levantaron, “nos pareció como si no hubiese nada en nuestras manos” de tan livianos que se sentían. Afirma que, aunque eran muy finos, no se partían. Tomó uno de ellos e intentó hacerle una muesca, pero no pudo doblarlo ni marcarlo, así que lo puso en el suelo y lo golpeó con un martillo, pero… ¡el martillo rebotó sin afectar al metal! También había trozos de una especie de vigas pequeñas y ligeras que tenían dibujados extraños símbolos que a Marcel le recordaron a jeroglíficos. Asimismo, cuenta que había algo similar a papel grueso que también era de una extraordinaria fortaleza y ligereza: “Conozco bien la aeronáutica y de una cosa estoy seguro: no se trataba de un globo sonda, de un avión, ni de un misil. Estoy completamente seguro de que aquello no era de este mundo porque, como oficial de los Servicios de Información, estaba familiarizado con todos los materiales que se usaban en los aviones y en los viajes aéreos”.

 

5Nunca habló de que encontraran restos biológicos de ningún tipo.

 

6El ranchero Willian Mac Brazel murió en 1963, pero otros testigos que vieron directamente los restos, como Bill Brazel, hijo del ranchero Mac Brazel, o el hijo del Teniente Coronel retirado Jesse Marcel, el Comandante y médico de vuelo Jessel Marcel Jr., hicieron declaraciones grabadas en vídeo que apoyan lo dicho por Marcel.

 

7 Desde que las declaraciones de Marcel se hacen públicas, otros militares directamente involucrados en los hechos, como el general retirado Thomas J. DuBose, que aparece en las fotos del 9 de julio de 1947, no desmienten las declaraciones de Marcel sino que apoyan y corroboran una importante parte de ellas. Por ejemplo, existe una entrevista en vídeo en la que DuBose afirma que la versión del globo fue una tapadera usada para “persuadir la curiosidad de la prensa”. Asimismo, en una declaración jurada ante notario –firmada el 09/16/91 ante Linda R. Split, Notario Público del Estado de Florida–, DuBose, además de lo anterior, refiere que el mayor general Clements McMullen, segundo jefe del Comando Aéreo Estratégico en Washington DC, ordenó que se le enviasen los restos y le dijo que los iba a reenviar en su avión personal al comandante general Benjamin Chidlaw, del Comando de Material Aéreo en Wright Field. Afirmó que toda la operación se llevó a cabo bajo el más estricto secreto.

 

8En 2012, Chase Brandon, un agente jubilado de la CIA con más de 35 años de servicio activo, declaró que durante la última etapa de su carrera en la agencia, tuvo acceso a una sección especial en la sede de la CIA en Langley, Virginia, donde vio una caja que contenía documentos que dejaban claro que lo que se estrelló en Roswell en 1947 fue una nave de procedencia extraterrestre. Brandon señaló que por su compromiso de confidencialidad, no puede especificar más.

 

9A lo largo de la década de los 90, las Fuerzas Aéreas elaboraron dos extensos informes tratando de dar explicación al incidente Roswell. El primero de ellos sostenía que el globo recuperado pertenecía a un proyecto secreto llamado MOGUL y el segundo que los cuerpos que algunos testigos afirmaron ver eran muñecos de pruebas aeronáuticas.

 

10Ambas conclusiones han sido rebatidas, en el primer caso explicando que lo que era secreto en el proyecto MOGUL era el propósito de los globos y no los materiales con que estaban hechos; y en el segundo caso, demostrando que los muñecos de pruebas fueron usados a partir de 1953.

 

Éste es un fragmento de un artículo publicado en la Revista Enigmas de julio de 2017 (Nº 260).

El Necronomicón: ¿El Libro más peligroso de la humanidad?

El Necronomicón es considerado uno de los libros más peligrosos del mundo. Una creación literaria que viaja entre los límites de la ficción y la realidad brutal; se cuenta que las personas que han osado leerlo y estudiar las profecías, hechizos, encantamientos y juicios contenidos en él, a menudo han caído en la locura o la muerte. (Publicado en Código Oculto)

El gran escritor Howard Phillips Lovecraft, a través de diferentes novelas descubrió un libro que contenía un relato de fórmulas mágicas para invocar lo sobrenatural, además de insinuar un conocimiento particular de la relación espacio-tiempo.

Muchos lectores de todo el mundo han tratado de localizar una copia impresa de este libro misterioso, pero los resultados no tuvieron éxito, este libro es considerado por los expertos como uno de los libros más peligrosos de la humanidad. Las ideas horribles y oscuras verdades que narra este libro, puede llevar a sus lectores a la locura y la muerte.

El escritor estadounidense H.P. Lovecraft supuestamente creó el libro conocido como «El Necronomicón». En el mundo gótico de horror de Lovecraft «El Necronomicón» es un libro que según afirman algunos contiene la realidad terrorífica de la historia oculta del mundo además de oscuros rituales con el poder de destruir toda vida en la tierra. Lovecraft a través de sus novelas despertó el interés sobre el Necronomicón tanto en sus seguidores más acérrimos, lectores curiosos y estudiosos del ocultismo. Con el paso del tiempo se ha discutido sobre la veracidad del Necronomicón y su existencia. ¿Cuál es la oscura verdad oculta detrás de grimorio de ficción de H.P. Lovecraft?

A través de los años los expertos en ocultismo han teorizado sobre este macabro libro y con el paso del tiempo también han aparecido muchas copias falsas del Necronomicón. Pero las mejores pistas sobre la verdadera historia detrás del mítico Necronomicón las podemos encontrar en los propios trabajos de Lovecraft. Es cierto que Lovecraft admitió que su Necronomicón era una obra de ficción, pero en su propia biografía sobre el Necronomicón en 1927, hace muchos errores deliberados que dan pistas sobre la verdad detrás de la ficción de Lovecraft.

Según afirman muchos expertos, Lovecraft probablemente era consciente de que no era oportuno revelar la verdad a través de sus cuentos y novelas. Lovecraft dijo que su Necronomicón fue escrito en el 700 d.C. por un árabe loco llamado Abdul Al-Hazred en Damasco. Pero, ¿quién fue el verdadero autor de este notable libro? El astrólogo y escritor Abu «Ali al-Hasan fue señalado por muchos como el verdadero autor aunque el místico judío Alhazen ben Joseph también fue propuesto. La mayoría, sin embargo, sugiere que el verdadero nombre del loco árabe Abdul Al-Hazred era Abu «Ali al-Husayn, conocido como Ibn al-Rawandi o Rhazes.

La historia del Necronomicón

Rhazes nació en el año 827 d.C. en Marwarrudh actual norte de Afganistán. Al principio de su vida se unió al Islam ganando el reconocimiento entre ellos. También estudió la Cábala, el Sufismo, el árabe y el gnosticismo cristiano. Él escribo varios libros, tanto en la teología y la filosofía de los cuales sólo quedan algunos fragmentos. Después de algunos años estudiando el ocultismo Rhazes comenzó a realizar peregrinaciones y expediciones a lugares remotos y salvajes. Pasó varios meses con un desconocido maestro en el desierto de ad-Dahna antes de desaparecer por más de 10 años sin dejar ni rastro en el desierto rojo de Rub’ al Khali. Según su propia escritura, vivió durante este tiempo en la mítica ciudad perdida de Iram donde estudió enseñanzas antiguas y secretas. Cuando se fue de Iram viajó a Alejandría, El Cairo, y luego a la necrópolis de Saqqara, en Menfis. Rhazes dedicó el resto de su vida al estudio de las ciencias ocultas y la escritura de su libro, «Al Azif».

El Al Azif fue editado a unos pocos ejemplares entre los místicos árabes y teólogos. El libro se prohibió por su contenido y todas las copias conocidas fueron destruidas. A principios del año 1100 d.C., Al Azif fue traducido al griego probablemente en el monasterio de San Pablo, el anacoreta en Egipto, y al parecer le dio el título de «Νεκρονομικòν (Necronomicón)». En 1211 d.C. la traducción griega estaba prohibida y todas las copias conocidas fueron quemadas por orden del Patriarca de Constantinopla Miguel IV.

A principios del siglo XIV el Al Azif se tradujo por primera vez al latín por Arnaldus de Villa Nova (1235-1311), probablemente basado en el libro original perdido del Al Azif. En 1389, el Papa Bonifacio IX prohibió todos los libros relacionados con el Al Azif, tanto la traducción de Arnaldus como la versión griega. Las órdenes de Bonifacio IX era quemar todas las copias que se pudieran encontrar. Algunas fuentes afirmaron que una de las traducciones griegas del Necronomicón llegó a Rusia en la caída de Constantinopla en 1453.

El libro se mantuvo al parecer en la en la biblioteca privada del zar hasta la caída del imperio zarista. Hay rumores sobre copias que se imprimieron durante el año 1500. Rasputín decía poseer uno de estos libros, que supuestamente era un regalo de la tercera esposa de Tsar Nicholas. No se conoce ninguna de estas copias hoy en día. La única copia conocida del texto árabe original «Al Azif» y la traducción prohibida griega fue destruida o robada cuando los beduinos saquearon el monasterio de San Pablo y quemaron su biblioteca en el año 1448 d.C.

En 1541, el alquimista y místico alemán Theophrastus Paracelsus imprimó su propia traducción alemana de la versión al latín de Arnaldus. Una copia del libro de Paracelsus se dice que fue tomado como botín por los suecos en Praga en 1648, pero fue probablemente destruido en el gran incendio en el Palacio Real de Estocolmo en 1697. Durante el año 1600, el inglés místico John Dee terminó su propia traducción al inglés del Necronomicón. El texto no se publicó hasta después de la muerte de Dee. Meric Casaubon imprimó la traducción al Inglés de Dee en una edición muy limitada en 1651. En 1652 el médico danés Olaus Wormius realizó una nueva impresión de Arnaldus en Alemania.

El Necronomicón de Simon

Otra de las versiones más conocidas es el llamado Necronomicón de Simon. Avon Books fue fundada en 1941 por la Corporación de Noticias de América (ANC) para crear un rival para la edición de libros de bolsillo. Avon publicaba novelas baratas, así como colecciones de cuentos dirigidas al público más joven. Entre los escritores que fueron publicados se encontraba H.P. Lovecraft. Tras cambiar de propiedad un gran número de veces en los años 40, 50 y 60 Avon decidió dar un giro en sus publicaciones a mediados de la década de 1970. Se desconocen los motivos por el cual decidieron crear una versión propia del Necronomicón, pero lo que muchos afirmaron es que se trataba de algo más que del simple objetivo de hacer dinero.

De este modo, en 1977 Avon Books publicó el «Necronomicón de Simón». Se tituló así debido que fue escrito por un hombre identificado sólo como «Simon». El libro pretendía derivar su contenido desde la mitología Sumeria, sin embargo lo que realmente se trataba era más de la mitología Babilónica y su introducción trató de identificar los Grandes Antiguos y otras criaturas introducidas en Mythos de Lovecraft con dioses y demonios Sumerios y Babilónicos. Los cuentos presentados en el libro eran una mezcla de mitos mesopotámicos y una historia desconocida sobre un hombre llamado el «árabe loco». Lo extraño de la publicación era que el Necronomicón de Simon no tenía vinculación directa con los escritos de Lovecraft. De hecho, Lovecraft escribió muy poco acerca del Necronomicón, habiendo sólo unos pocos pasajes de sus historias en las cuales cita al libro. Tal vez el más conocido es:

«Que no está muerto lo que puede yacer eternamente, y con los evos extraños aun la muerte puede morir.»

Este clásico pasaje no está incluido en el Necronomicón de Simon, lo que para algunos es una prueba de que el «Necronomicón» realmente existió.

Más allá de la leyenda

El Necronomicón, en todas sus versiones es considerado por los expertos como uno de los libros más peligrosos de la humanidad. Las ideas horribles y las verdades oscuras que este libro, de una manera terriblemente convincente, da a sus lectores a menudo han llevado a la locura y la muerte. Además de las antiguas verdades y profecías premonitorias, el libro también contiene hechizos y encantamientos que en manos equivocadas puede crear un daño impensable. Todas las copias originales conocidas del Necronomicón se mantienen bajo llave y no están disponibles al público. Varias organizaciones y sociedad por diferentes razones buscan todas las copias del libro que se encuentra aún en manos privadas. Cualquier intento de difundir el contenido del Necronomicón ha acabado en tragedias debido a accidentes que son atribuidos a la maldición que parece acompañar al libro, siendo un gran misterio todo lo que rodea el mundo del Necronomicón.

El insólito caso del extraterrestre que visitó una escuela en Zimbawe

Hace veintitrés años, 62 alumnos de la Escuela Ariel en Zimbawe, dijeron haber visto una nave espacial extraterrestre. Todavía está considerado como uno de los eventos más atractivos de la historia OVNI.

El hecho ocurrió el 16 de septiembre de 1994 en la escuela Ariel de la localidad de Ruwa en Zimbabwe, aproximadamente a las 10 de la mañana. En ese momento, sesenta y dos niños (de entre 6 y 12 años) se encontraban en el patio de su escuela debido a que era la hora del recreo. Fue entonces cuando divisaron tres esferas plateadas que estaban sobrevolando la escuela. Las esferas desaparecieron de un momento a otro para aparecer luego en otro lugar del cielo. Sin embargo, uno de esos objetos, comenzó a descender detrás de un grupo de árboles ubicados a cien metros del lugar donde se encontraban los niños.

Algunos escolares decidieron acercarse más para ver mejor a aquel extraño objeto llegando a estar a solo 50 metros de aquella supuesta nave. Entonces, los testigos vieron además de la nave, un hombre pequeño, de aproximadamente un metro de estatura. Según las descripciones de los niños, aquellos hombres tenían el físico clásico de los hombrecillos grises (cuerpos delgados, ojos enormes y negros, y piel gris) aunque con la diferencia que este ser tenía un cabello largo que le llegaba a los hombros.

Cuentan los niños que al ver al ser decidieron acercarse más y fue allí cuando algunos se percataron de la presencia de otro ser.

Al ver esto, muchos de ellos regresaron asustados a la escuela para llamar a sus profesores porque pensaron, evidentemente, que se trataba de una especie de monstruo o demonio que querían hacerles daño. Otros sin embargo, se quedaron allí, según indicaron porque ellos les dijeron (de forma telepática aparentemente) que se quedaran. Es más, una de las niñas, llamada Elsa, señaló que recibió un mensaje por uno de los seres, que le advertía que el mundo estaría próximo a acabarse por la manera cómo los seres humanos maltrataban a la naturaleza. Todo el episodio no duró más de quince minutos.

El problema de este caso es que pese al griterío de los niños, e incluso a que algunos fueron corriendo a donde se encontraban los adultos para que vieran lo que estaba ocurriendo, estos no les hicieron caso, y no pudieron presenciar el hecho. Por un lado, los maestros consideraron que se trataba de algún tipo de juego que los niños estaban haciendo en el recreo, y por otro lado, por ejemplo, en el caso de una vendedora que se encontraba en su puesto de golosinas, no hizo caso a los niños porque simplemente, no les creyó.

Sea como fuere, los niños regresaron a la escuela y comentaron lo sucedido a sus profesores. El director de la escuela, Colin Mackie, al oír esto, se puso de inmediato en contacto con Cynthia Hind, una investigadora sudafricana en temas ovnis. Ella inmediatamente le sugirió al director, que le entregara a los niños papeles para que pudieran dibujar qué fue exactamente lo que vieron. Y así se hizo, el director y los profesores entregaron papeles a los niños y estos dibujaron lo que habían visto minutos antes. Curiosamente, los testigos dibujaron los mismos elementos: la nave aterrizada y al mismo tipo de humanoide.

Luego de esto, cuatro días después, el 20 de septiembre, llegó a la escuela la investigadora Cynthia Hind, acompañada por el respetado psiquiatra y ex profesor de la Universidad de Harvard, John Mack, quienes entrevistaron a los niños y a los maestros. John Mack determinó luego de sus entrevistas que los niños no estaban mintiendo, sin embargo, no pudo determinar con precisión qué fue lo que vieron y vivieron esa mañana de septiembre.

No obstante, en el 2008, un equipo de documentalistas con el apoyo de la Fundación John Mack, volvió a Zimbabwe y pudo encontrar a algunos de los niños (ahora adultos) que vivieron esa experiencia, y estos confirmaron, pese al tiempo transcurrido, que lo que vieron y el testimonio que contaron, fue absolutamente real.

El caso de la escuela Ariel de Zimbabwe es sin lugar a dudas uno de los casos más increíbles y extraños relacionados con el fenómeno ovni. Algunos dirán por supuesto que el hecho de que los testigos sean niños le quita fuerza a los testimonios, debido a que simplemente, pueden haber “imaginado” ese tipo de cosas o fácilmente confundir algún otro tipo de artefacto o nave, con algo sobrenatural.

Sin embargo el hecho de que los niños hayan sido decenas, y que todos ellos hayan dibujado y testimoniado lo mismo resulta inquietante. Además hay elementos en tomar en cuenta como es el caso de Elsa y el mensaje que recibió. Cierto es que quizá haya recibido aquel mensaje en su propia escuela por parte de algún profesor, sin embargo, ella sostiene que esa idea del “fin del mundo” por el maltrato que el hombre le da a la naturaleza, le surgió momentos después de su experiencia y que se le fue entregado por aquel “hombre” a través de la mirada.

Por otro lado, como hemos dicho, los niños de aquella experiencia, hoy en edad adulta, siguen sosteniendo su versión y señalan que lo que vivieron fue absolutamente real. Quizá, como bien dice el doctor John Mack, se puede decir que es poco probable que estos niños estén mintiendo, sin embargo, falta responder la pregunta de qué es entonces lo que vieron.

 

Científicos descubren que los restos de un faraón egipcio pertenecen a un gigante

faraon-gigante

Un equipo de médicos suizos han identificado en el faraón del Egipto antiguo Sa-Nakht como el primer caso de gigantismo conocido de la historia.

Sa-Nakht, un faraón de la tercera dinastía del antiguo Egipto, puede ser el gigante humano más antiguo conocido, según un nuevo estudio de egiptólogos del Instituto de Medicina Evolutiva de Zúrich, informa el portal revista Live Science. (publicado en RT)

Los mitos antiguos y modernos abundan en historias de gigantes, desde las leyendas nórdicas sobre gigantes de fuego (o muspeli), que residían en un mundo de calor y fuego, hasta los Titanes que lucharon con los dioses en la mitología griega antigua.

Sin embargo, en realidad, los gigantes son más que mitos: el crecimiento acelerado y excesivo puede darse en humanos cuando el cuerpo genera demasiadas hormonas del crecimiento. Cuando esto se da, hablamos de la enfermedad conocida como gigantismo.

Precisamente esta enfermedad, que desembocó en un crecimiento excesivo de sus huesos, era lo que padecía el antiguo faraón egipcio Sa-Nakht, que vivió alrededor del siglo XXVII a.C.

Después de estudiar el esqueleto del monarca, descubierto en 1901 en una tumba cercana a Beit Khallaf, los científicos descubrieron que este alcanzó una altura de 1,98 metros, mientras que aquella época un egipcio promedio medía unos 1,70 metros de altura, según el coautor del estudio, Michael Habicht, de la Universidad de Instituto de Medicina Evolutiva de Zúrich.

Como suele ocurrir con los miembros de la realeza, los faraones del antiguo Egipto estaban mejor alimentados y solían gozar de mejor salud que los plebeyos, por lo que se podía esperar que alcanzaran una mayor altura. Sin embargo, hasta hace poco el faraón más alto conocido era Ramsés II, que vivió más de 1.000 años después de Sa-Nakht, y este medía solo unos 1,75 metros de alto, explicó Habicht.

El estudio concluye que Sa-Nakht probablemente tenía gigantismo, lo que le convierte en el caso más antiguo conocido de esta enfermedad en el mundo, según los investigadores.

HABLA EL ÚLTIMO ABDUCIDO

Publicado enrevistaañocero.comUn equipo del programa Cuarto milenio investigó el caso de un joven que protagonizó una experiencia de abducción junto a uno de sus familiares. En el presente reportaje, Pablo Villarrubia, periodista que dirigió el estudio del caso, muestra todos los detalles del sorprendente incidente y da a conocer la desconcertante información que recordó el protagonista durante el proceso de regresión hipnótica.
Texto y Fotos Pablo Villarrubia Mauso

En el verano de 1989, un joven de once años, Juan Ramón Guede, regresaba en compañía de su tío a la localidad gallega de Tuy después de disfrutar de un día en el campo. Eran las seis de la tarde y se encontraban a escasos kilómetros de la ciudad, cuando el conductor detuvo el Seat 127en el que circulaban para contemplar mejor una inquietante visión: una bola de luz de varios metros de diámetro que había surgido del fondo de un valle.

Atraído por la curiosidad, Juan Ramón abrió la puerta del vehículo para descender del mismo, mientras su tío, con la expresión cambiada, intentaba detenerlo sin éxito. El chaval, que estaba encandilado por aquél objeto volador, experimentó una sensación difícil de describir con palabras. «En ese momento, noté como si ‘alguien’ diera al stop de una película y me encontré subiendo por una especie de haz de luz –me decía Juan Ramón, que cuenta con 36 años en la actualidad–. Sólo podía mover un poco la cabeza y los ojos».

Todo se había detenido a su alrededor y, en completo silencio, ascendía por aquel tubo lumínico que se había proyectado sobre él en cuanto salió del vehículo.

«Miré hacia abajo y vi el coche –continuó con su explicación–. Sin embargo, para mi sorpresa, yo estaba parado de pie al lado del Seat 127 rojo y mirando para arriba, ¡hacía mí mismo! Al otro lado del automóvil se encontraba mi tío, que también me estaba observando. Yo ascendía lentamente y, como te digo, tenía la sensación de que la realidad se había detenido y no escuchaba ningún ruido. Era impresionante».

Todavía impactado por contemplarse a sí mismo fuera del vehículo, de súbito apareció dentro de un ambiente luminoso, pero no cegador. Se encontraba tumbado en una especie de camilla metálica, en el interior de una sala circular. La luz emanaba directamente de las paredes. A su alrededor distinguió una serie de arcos y círculos. Dentro de cada uno había una puerta, pero ninguna estaba abierta. «A mi izquierda, vi a tres seres pequeños –rememora ante mi grabadora–. Debían medir 1,30 metros o incluso menos y, a mi derecha, otros tres iguales de color gris. Estaban cubiertos por una especie de malla pegada al cuerpo, también gris. La cabeza era un poco más grande que la nuestra, abombada y completamente pelada».

«¡TRANQUILO! NO PASA NADA»
Otro detalle que sorprendió al niño eran los ojos de las criaturas: estaban dispuestos en forma de «V», es decir, en un ángulo muy abierto. Eran oscuros y aparentemente carecían de iris. Poco después, nuestro protagonista se percató de que delante de él, a los pies de la superficie sobre la que se encontraba tumbado, había otro individuo muy distinto a los demás. Así lo describía: «Semejaba un hombre alto, quizá de dos metros, fuerte y musculoso. Parecía humano y tenía una media melena rubia y rizada. Vestía un traje ajustado con dos bandas. Una le cruzaba todo el pecho y otra la cintura. Además, tenía una especie de logotipo sobre el pecho, un triángulo invertido. Pero lo que más me llamó la atención fue su mirada: me transmitía una enorme sensación de paz interior.

También oía una voz dentro de mi cabeza que me decía: ‘¡Tranquilo! No pasa nada’».

Pasado algún tiempo, no demasiado, observó un instrumento que salió de la camilla. Parecía una especie de «metal líquido» que iba tomando forma a medida que se desplegaba, convirtiéndose en un instrumento con varios brazos o tentáculos que giraban alrededor de un eje principal. De sus extremos se extendieron varias agujas que se acercaron al rostro del chico. En ese momento, nuestro protagonista perdió el conocimiento. Lo siguiente que recuerda es aparecer nuevamente junto a la puerta del coche. Estaba viviendo la misma escena que al principio del incidente OVNI: la esfera luminosa flotaba en el aire casi sobre la vertical del Seat. Juan Ramón y su tío se miraron entre sí, y el primero soltó: «¿Qué pasó?», a lo que su familiar respondió con un rotundo «no vamos a hablar de esto porque no nos van a creer».

Inmediatamente, ambos entraron en el vehículo y reanudaron la marcha. Fue entonces cuando se percataron de que habían perdido unas cuantas horas de su tiempo.

Salieron de regreso a Tuy a las seis y pico de la tarde y en ese momento eran más de las diez de la noche. ¿Cómo es posible que tardaran casi cuatro horas en realizar un trayecto tan corto? ¿Qué había pasado durante ese lapso? Juan Ramón sólo se acordaba de haber permanecido unos minutos en el interior de una sala iluminada, acompañado por siete seres y tumbado en una especie de camilla. Su tío jamás quiso volver a referirse a tan peliagudo asunto, pero a Juan Ramón constantemente le asaltaban las imágenes del incidente. No paraba de preguntarse si esos seres los habían secuestrado y, en ese caso, qué había ocurrido en el interior del OVNI.

INEXPLICABLE PÁNICO
En el transcurso de un reportaje para el programa Cuarto Milenio (Cuatro TV), dirigido y presentado por Iker Jiménez, localizamos a Juan Ramón Guede gracias a un buen amigo y pionero de la investigación ufológica y paranormal en Galicia: Fernando Magdalena, quien tenía contacto Juan Ramón y aseguraba que «el chico no mentía». Experimentado estudioso del fenómeno OVNI, Magdalena estaba convencido de que sería interesante practicar una regresión hipnótica o una relajación profunda al protagonista del caso, para que algunos contenidos reprimidos pudieran asomar a su conciencia.

Con esa intención acudimos al doctor Miguel Ángel Pertierra, autor de La última puerta: experiencias cercanas a la muerte (Oberón, 2014), sobresaliente obra en la que el prestigioso médico cirujano da a conocer un buen puñado de experiencias cercanas a la muerte protagonizadas por pacientes a los que trató a lo largo de su dilatada carrera.

Pertierra, colaborador habitual de AÑO/CERO y Cuarto Milenio y experto en hipnosis, conversó en un primer momento con Juan Ramón por teléfono. Éste se mostraba reticente a someterse a la regresión, pero tras la charla con el médico cambió de opinión y se puso en sus manos, confiando en su larga experiencia como hipnoterapeuta. La regresión no tenía como único objetivo «recuperar» de la mente de Juan Ramón esos recuerdos ocultos de su experiencia OVNI, sino también encontrar el origen de una dolencia que venía sufriendo desde el año 2000 ó 2001: agorafobia, es decir, miedo a los espacios abiertos. Con el tiempo, esta enfermedad supuso un serio revés a su vida: tuvo que abandonar su empleo como técnico de sonido en una radio local de Tuy y, por supuesto, dejó de realizar toda clase de actividades cotidianas.

Sólo podía moverse en un radio de pocos kilómetros alrededor de su domicilio, la «zona de confort» en la que se sentía seguro. Si iba más allá de ese entorno, comenzaba a manifestar síntomas de pánico. ¿Acaso la agorafobia se había desarrollado a causa de la experiencia de abducción que viivó junto a su tío en 1989?

PREPARANDO LA REGRESIÓN
El Dr. Miguel Ángel Pertierra tenía dos objetivos: desbloquear esos «recuerdos perdidos» en la mente de Juan Ramón y devolverle la confianza en sí mismo para que pudiera liberarse de los grilletes de la agorafobia. Casualmente, al llegar a Tuy, nos encontramos a Juan Ramón en la calle, en una de las rápidas «fugas» de su hogar para hacer pequeñas compras. Para llevar a cabo la regresión, concertamos una cita con él en un hostal muy cercano a su casa. Juan Ramón no podía alejarse demasiado de su «zona de confort» sin sufrir los síntomas de la agorafobia.

Antes de someterse a la hipnosis, el joven mantuvo una reunión a puerta cerrada con el Dr. Pertierra y Fernando Magdalena. Cuando este encuentro llegó a su fin, Juan  Ramón se mostró muy relajado, puesto que se había creado una corriente de empatía entre él y los dos investigadores. Se trata de un paso muy importante para proceder a la regresión o relajación hipnótica. El escenario estaba preparado: escasa luz, una música especialmente seleccionada por el Dr. Pertierra para propiciar tranquilidad y una cama en la que se tumbó nuestro protagonista.

«¡ESTOY VOLANDO! ¡TIRAN DE MÍ!»
El médico conectó un contador de pulsaciones o tensiómetro en uno de los dedos del testigo para controlar su ritmo cardíaco durante la regresión. A un lado de la cama se sentaron el Dr. Pertierra y Fernado Magdalena, psicólogo de formación, quien se postuló como ayudante para tranquilizar a Juan Ramón en su recorrido por el inconsciente. Existía el riesgo de que los recuerdos más impactantes pudieran inquietar e incluso provocar pánico al joven, pero los dos especialistas ya estaban preparados para esta eventualidad, puesto que tenían en la «recámara» toda una batería de recursos psicológicos y métodos de relajación.

Lee el artículo completo en el número 299 de la revista AÑO CERO

Te puede interesar: https://goo.gl/z4FJKZ