La esfinge de gizeh no es un león, es un perro Anubis

La esfinge de gizeh no es un león, es un perro Anubis

Durante la mayor parte de su historia, 4500 años nada más, la esfinge de gizeh ha permanecido semioculta bajo las arenas de Egipto, asomando únicamente la cabeza y la parte superior del cuerpo. Sin embargo su mayor secreto sigue enterrado, y justo en la parte que desde el primer momento ha permanecido a la vista, el rostro. La esfinge no ha tenido siempre cara humana ni cuerpo de león, en sus inicios fue tallada como una escultura con forma de perro, dedicada al inconfundible dios Anubis, guardián del Más Allá. Robert Temple nos lo cuenta en el siguiente artículo.

la esfinge de gizeh

Continuar leyendo “La esfinge de gizeh no es un león, es un perro Anubis”