planeta nibiru : Prefacio de “NIBIRU, si no existe habrá que inventarlo”

nibiru 2015

planeta nibiru : Prefacio de “NIBIRU, si no existe habrá que inventarlo”

Dicen que en el prefacio se puede encontrar el alma del libro. Pues bien, aquí presento el alma del libro NIBIRU que publiqué a finales de 2012. Una investigación tras las huellas del planeta nibiru a lo largo y ancho tanto del mundo como de la historia.

PREFACIO DE “NIBIRU, SI NO EXISTE HABRÁ QUE INVENTARLO”

Aunque el título ponga el grito en el cielo acerca de dónde se dirige la narración, por encima de todo estamos delante de una aventura literaria; un viaje atemporal en el que cada detalle cuenta e, igual se mueve hacia el pasado que hacia el futuro, o simplemente deambula por el presente desplazándose en el espacio. También resulta una experiencia mental, nunca mejor dicho, porque nos retrotrae al pensamiento simbólico más arcaico, y no precisamente en el tiempo si no en las formas. A decir verdad este último debe ser tan viejo como el hombre, mas si bien parece olvidado, todavía sobrevive en un mundo tan racional como el actual, especialmente en tribus y formas culturales que se siguen manteniendo al margen de la civilización moderna en mayor o menor grado.

Por otra parte, siempre he pensado que los mejores frutos o avances se obtienen cuando interactúan varias disciplinas. Por ejemplo, una casa bonita, bien hecha y funcional, florece cuando se suman los esfuerzos de los arquitecto, albañil, fontanero, electricista, decorador, carpintero y demás. Así que para que brotara esta peculiar peregrinación me he cuidado de abonarla con multitud de elementos extraídos de distintos campos, de todos aquellos por los que tengo afición. No son pocos, pero mayormente, mi curiosidad me inclina a frecuentar cuantos de enigmático y misterioso rodeen al hombre y el Universo, tanto en la historia del primero como en las maravillas que nos esperan ahí fuera en el espacio y, de las que hace muy poco –o no– hemos empezado a tomar consciencia. Quizá este libro sea el fruto de la interacción de ambos intereses sobre mi persona, pero no los únicos que poseo.

El itinerario discurre por varios lugares y momentos, “redescubriendoclaves que han estado ahí durante mucho tiempo, y dado que me resultan apasionantes he decidido compartirlas con el mundo. Cada persona tiene un talento especial para alguna cosa, lo cual se debe aprovechar y compartir para crecer como individuo y aportar cosas a nuestra especie. El mío, hace poco, todavía lo estaba buscando, hoy sé que es la investigación y la comunicación, debido a la satisfacción que me producen. Así que una exótica mezcla entre las dos conforma mi diminuto granito de arena en beneficio de la comunidad humana, de la que todos, queramos o no, formamos parte y por ello además estamos condenados a entendernos. Que decir que sin mis gustos por la antropología, el totemismo, la etnografía, el simbolismo, los megalitos, las antiguas civilizaciones, leyendas, cosmogonías, astronomía, filosofía, numerología… y todo tipo de enigmas, jamás hubiese podido llegar a buen puerto en este embarque transoceánico que, apoyándose sobre la más pura ortodoxia en cuanto a recopilación de datos, pretende dar un paso más aun a riesgo de que sea en falso. ¿Qué sería de este mundo sin valientes y temerarios?

Puesto que el contenido está directamente relacionado con el pasado, lo primero será entrar en la mente de aquellos que lo vivieron en primera persona; sólo a través del simbolismo uno logra ponerse en situación. Después, nos sumergiremos en medio de relatos increíbles que han sobrevivido hasta nuestros días, en forma de mitos y leyendas, que se hacen eco de la llegada a la Tierra de seres extraterrestres. Aquí entrará en escena Nibiru, el verdadero protagonista, un planeta desconocido y a la vez miembro de nuestro Sistema Solar que se presume como el lugar de origen de los citados visitantes interplanetarios. Pero lo tendréis que descubrir poco a poco, pues hasta aquí puedo contar. Todo se resume a una interesante búsqueda a la caza de este astro “made in Babilonia” y cuanto tenga relación con él. Historias, mitos, leyendas, cosmogonías, símbolos, lugares, hallazgos, piezas arqueológicas, estrellas, arte y un largo etc., serán las paradas en el camino. La clave está, queridos lectores, en abandonarse al ritmo de la narración, sin prisas, disfrutando de todos los detalles del paisaje y deteniéndose a tomar aire cuando la situación lo requiera, pues lo que importa es llegar al final habiendo gozado de la experiencia.

Soy plenamente consciente de que las historias y relatos abordados pueden irritar a más de uno, no fue nunca mi intención; como dije, el libro ha sido concebido para el disfrute. En cada esquina se redescubrirá algo nuevo que en su día provocó en mí una amplia gama de sensaciones, las mismas con las que espero que el lector se impregne, nada más. Si alguien llega a ver críticas en este volumen será el primero en equivocarse, al tratar de juzgar, pues se trata solamente de una compilación de aportes destinados a quienes les sirvan. En este momento yo me siento un hombre libre a sabiendas de que no se puede burlar al destino, aunque creo que éste resulta bastante maleable. Realmente sé que no obedezco ninguna ley sólo porque esté escrita, antes de realizar alguna acción determinante suelo preguntarle a mi corazón y mi conciencia, pues ambos tienen siempre la última palabra sobre mis actos. Pero creo que hay algo que toda persona debiera cumplir para ser completamente feliz, y eso es dar lo mejor de uno mismo, sea lo que sea. Lo mejor de mí aquí está, impreso sobre las páginas; simples palabras, palabras que no tienen otra batalla que ganar que la de ser abiertamente expresadas. A unos les serán útiles, a otros no; si las puedo compartir con mucha gente, saltaré de alegría; si se las lleva el viento, me conformaré; pero la etiqueta que yo les cuelgo es la de mi aporte, sin segundas intenciones ni ganas de meterme con nadie.

Al final esto es una cruzada a la que todo el mundo se puede unir o realizar sus aportaciones, o por el contrario iniciar la suya propia. Sin lugar a dudas contendrá equivocaciones, todavía no ha nacido nadie que se libre de ellas. Pero esto no ha hecho más que empezar, mi meta es llegar al fondo de la cuestión. Nibiru se ha manifestado y, como el mismo subtítulo dice, si no existe habrá que inventarlo, debido a todos los elementos que encontraremos a lo largo del recorrido. Así pues sirva el libro de preludio con mis mejores deseos, de lo que algún día, tal vez antes de lo esperado, se corroborará: la existencia del planeta Nibiru y sus “habitantes” que sin embargo, no dejan de ser parte de nuestra gran familia.

planeta nibiruY me atrevo a hacer tal afirmación por una sencilla razón, una vez llegado al final del trayecto comprobaréis que para que dicho astro no existiese, se tendrían que cumplir dos requisitos. Por una parte, y esta carece completamente de voz y de voto, yo tendría que estar poco más que chiflado y haberme flipado esta singular historia. En fin, es posible, de hecho paso de ir al psiquiatra para comprobarlo; por si las moscas. Pero por otro lado, tendríamos que considerar que nuestros ancestros, y no pocos ni iletrados, estaban locos de remate, cosa que no sigue ninguna lógica y, dicho sea de paso, me niego a aceptar. Vamos, es rotundamente improbable que los cerebros más brillantes de los inicios de la civilización se inventaran a Nibiru. Y son los mismos sabios que diseñaron el calendario, la escritura –eso se dice–, la astronomía, y las grandes pirámides entre otras muchas cosas, o sea que de ignorantes nada, con lo cual se destierra la opción de un hipotético lapsus generalizado. Así que no encuentro ningún motivo para que se sacaran de la manga a Nibiru y sus andanzas situadas en el mismo inicio de la civilización. El perfil suyo es inconfundible y se puede entrever su realidad a través del lenguaje simbólico, los símbolos y gran cantidad de huellas abandonadas en sitios diferentes y distantes tanto en el espacio como en el tiempo. Por lo tanto no me queda otra que creer que Nibiru existe hasta que se demuestre lo contrario, pues confío sobradamente en las capacidades mentales de nuestros antepasados. A fin de cuentas no somos distintos a ellos, todos nos desenvolvemos como hombres de nuestro tiempo.

De modo que sin más dilación ni vacilar un solo instante, sin credenciales, desnudo, pero con toda la ilusión del mundo de compartir un viaje inolvidable, me tiro de cabeza donde haga falta. Lo que sea por acompañarles en esta aventura que es una verdadera odisea… como la vida misma.

Y ahora a disfrutar…

Puedes adquirir el libro en el siguiente enlace:

http://www.casadellibro.com/libro-nibiru-si-no-existe-habra-que-inventarlo/9781463324957/2261769

logo casadellibro

Autor: S8Garcia

Samuel garcia barrajon Escritor, articulista y conferenciante. Desde 2005 investigo acerca de Nibiru y otros misterios. Publico artículos en las revistas “Año/Cero”, “UFO” y “Phenomena Magazine”. He sido entrevistado en más de 50 medios de comunicación entre prensa, radio y televisión. Escribir es una constante en mi carrera. Dirijo y edito la revista digital Investigación y Misterio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *