50 pruebas de visitas extraterrestres en la Antigüedad – La Biblia de los antiguos astronautas

Comprar en https://goo.gl/1ANh7u

Título del libro: 50 pruebas de visitas extraterrestres en la antigüedad.

En los libros sagrados de las grandes religiones y en textos de civilizaciones como la sumeria, la egipcia o la china encontramos pruebas que aluden al contacto con “dioses” que llegaron de los cielos a bordo de naves voladoras, transmitiendo a los seres humanos toda una serie de conocimientos y revelaciones.

A lo largo y ancho del planeta también existen evidencias de estos visitantes de otros mundos en pinturas rupestres y milenarias tradiciones.

Este libro es un apasionante recorrido por la historia, la religión, las leyendas, la arqueología y la antropología, en busca de esas evidencias de paleocontactos extraterrestres. Samuel García Barrajón comienza su investigación en Sumer y Egipto, para luego dirigirse hacia los cinco continentes y a distintas épocas con el fin de presentar de forma clara esas 50 mejores evidencias de contactos alienígenas en la Antigüedad.

50 pruebas de visitas extraterrestres en la antigüedad. Comprar en https://goo.gl/1ANh7u

Índice

Capítulo 1. Dioses extraterrestres ancestrales

  • Los anunnakis y el mito de los siete sabios
  • Beroso, la historia de Babilonia y los dioses sumerios extraterrestres
  • Ahura Mazda y su máquina voladora
  • Shemsu Hor: la estirpe olvidada de los “resplandecientes”
  • Los nommos del país dogón
  • ¿Arca luminosa o nave extraterrestre?
  • Kachinas y el pueblo hopi
  • Buscando a Kukulkán en las alturas
  • Quetzalcóatl, el dios que se convirtió en estrella
  • Bep-Kororoti: el viajero del universo
  • Wiracocha, el dios de las varas que bajó del cielo
  • Batallas celestes en el Mahabhárata

Capítulo 2. Ovnis en la Antigüedad

  • El carro resplandeciente del Ramayana
  • Una “estrella asesina” en el Antiguo Egipto
  • El ovni de Akhenatón
  • Los escudos voladores de Alejandro Magno
  • Naves en el cielo en tiempos romanos
  • Los objetos llameantes de los Annales Laurissenses
  • Una flotilla de ovnis y otros insólitos sucesos entre samurais
  • Llamas flotantes y estrellas voladoras en la Antigua China
  • Una batalla en los cielos de Núremberg
  • El espectáculo celeste de Basilea
  • Nubes de fuego en Tubinga
  • Ruedas llameantes sobre Hamburgo
  • La gran oleada ovni de 1897

Capítulo 3. Ovnis en la Biblia

  • El avistamiento de Ezequiel
  • La abducción de Elías
  • Moisés, el contactado
  • La teleportación de Enoc
  • En busca de los Nefilim
  • ¿Ángeles… o extraterrestres?
  • Apocalipsis ovni en Sodoma y Gomorra
  • Secuestrados por extraterrestres y juzgados por la Iglesia

Capítulo 4. Evidencias ovni en pinturas antiguas

  • Las pinturas ‘wondjina’ de Australia
  • Ovnis y abducciones en el Tassili
  • Los humanoides de Sego Canyon
  • Antiguos astronautas en Val Camonica

Capítulo 5. Artefactos antiguos y contacto extraterrestre

  • La nave de Toprakkale, el primer ovni en piedra
  • El Arca de la Alianza, línea directa con “los de arriba”
  • Los misteriosos objetos de La Maná
  • Las estatuillas dogu de la cultura Jomon

Capítulo 6. El origen de las civilizaciones extraterrestres

  • El enigma de la estrella de los dioses
  • Las “serpientes celestes” que surcaban los cielos
  • Los Textos de las Pirámides: una guía para cruzar el firmamento
  • El mapa estelar de las pirámides de Guiza
  • La auténtica cara alienígena de la esfinge

Capítulo 7. Revelaciones y secretos extraterrestres

  • El sistema quíntuple estelar de los dogones
  • La gran confidencia cósmica: somos de Sirio y la vida viene de Orión
  • Sirio A y Sirio B brillarán por separado
  • El zodíaco de Dendera y el regreso de los
    dioses extraterrestres

[highlight]50 pruebas de visitas extraterrestres en la antigüedad. Comprar en https://goo.gl/1ANh7u[/highlight]

Búsquedas relacionadas:

extraterrestres en la antiguedad, extraterrestres en la antiguedad en español, extraterrestres en la antiguedad history channel español latino, documental extraterrestres en la antiguedad, extraterrestres en la historia antigua, evidencias extraterrestres en la antiguedad, pruebas de extraterrestres en la antiguedad, extraterrestres en pinturas antiguas, extraterrestres en egipto antiguo, extraterrestres de la antiguedad history channel

Especial: Nibiru y el apocalipsis

investigacion y misterio

Buenos días!

Dicen que las cosas importantes hay que compartirlas con los amigos, y por eso escribo.

A todos los lectores de este blog quería daros una buena sorpresa.

Como sabéis, he publicado varios libros sobre Nibiru y los extraterrestres del pasado.

Hoy quiero compartirlos todos de forma gratuita con vosotros.

Se podrán descargar gratis en amazon, desde hoy y hasta el 24 de abril.

DESCÁRGALOS AQUÍ https://goo.gl/7nKjUm

https://goo.gl/7nKjUm

A continuación os incluyo los enlaces para descargarlos.

-El planeta Nibiru existe https://goo.gl/Fp6zhp

-Nibiru y la Nasa sin Apocalipsis Final https://goo.gl/Awq8UP

-Códice Ovni: Paleocontacto https://goo.gl/WA3xqS

-El planeta de los Humanoides https://goo.gl/6eTRKH

Y sí, me encantaría que si estáis interesados en el tema los leáis y, luego dejéis vuestras impresiones en la misma página de los libros en amazon. Estos comentarios y reseñas nos son de gran ayuda a los escritores, así que muchas gracias de antemano…

De verdad, me encantaría que los pudieseis leer todos y brindarme vuestras opiniones.

Así que no os quedéis sin vuestros libros, hay para todos 🙂

Espero que podáis disfrutar de esta ocasión tan especial.

Os mando un fuerte abrazo a todos.

Samuel

El gigante rojo descubierto en vivo desde la ISS es Nibiru, afirman los teóricos de la conspiración

El objeto gigante rojo que ha sido avistado en vivo desde la ISS es Nibiru, están afirmando los teóricos de la conspiración.

(Publicado originalmente en IBT http://www.ibtimes.sg/red-giant-spotted-iss-live-feed-nibiru-claim-conspiracy-theorists-25602) Como los expertos en la NASA habían insinuado que un noveno planeta acechaba en el borde de nuestro sistema solar , y revelaron que está tirando de los hilos desde detrás del escenario, las teorías de la conspiración que defienden la existencia de Nibiru o el Planeta X pronto han ganado la atención, y ahora, un vídeo de La transmisión en vivo de la ISS que muestra un objeto gigante rojo se ha vuelto viral en Internet.

Nibiru ¿apocalipsis real?

Según los teóricos de la conspiración, el objeto rojo parecido a un globo que se ve en la transmisión en vivo de la ISS no es más que el planeta Nibiru, que puede golpear la tierra y provocar un apocalipsis. El video de este extraño avistamiento es subido a YouTube por el canal de teorías conspirativas UFOmania, y ha atraído más de 25,000 visitas.

Curiosamente, el nuevo video fue lanzado solo dos días después de que un clip con otro objeto rojo gigante capturado por encima de las nubes se viralizara. Los teóricos de la conspiración creen firmemente que Nibiru ahora está en camino a la tierra, y colisionará según las profecías cristianas que causarán la destrucción masiva en todas partes.

¿Podría tratarse de un reflejo de la lente?

A medida que el video del globo rojo se volvió viral, los escépticos que siguen desacreditando la autenticidad de estos avistamientos afirmaron que el globo rojo es básicamente el destello de lente producido por las cámaras a bordo de la ISS. Sin embargo, los teóricos de la conspiración no están preparados para creer esto, ya que argumentan firmemente que este tipo de efectos ópticos no ocurrirían en el espacio exterior ya que está simplemente vacío.

 

Desacreditando las afirmaciones de los teóricos de la conspiración, los escépticos aún aseguran que el destello de la lente ocurre en el espacio, y la mayoría de las imágenes tomadas por la ISS tuvieron reflejos de la lente en el pasado.

«No, los reflejos de las lentes se deben a la luz reflejada y refractada dentro del cuerpo de la cámara, o sus cubiertas de lentes, no en la atmósfera. Puede confundirlos con halos y otros fenómenos atmosféricos como el arco iris. Las imágenes ISS a menudo sufren de reflejos de las lentes «, comentó Robert Inventor, un usuario de YouTube.


En Investigación y Misterio siempre hemos defendido que el planeta Nibiru es una realidad, no obstante las noticias como esta que ha sido publicada recientemente en IBT nos parecen que están sacadas de contexto y no tienen ninguna validez. Únicamente la hemos publicado por hacerse eco de Nibiru y para que nuestros lectores y suscriptores sepan y estén informados acerca de que es lo que se «cuece» sobre Nibiru en internet.

Aprovechamos para recomendar la lectura de nuestra serie de libros, la colección Expediente Nibiru, a todos aquellos que quieran saber la verdad de Nibiru https://www.amazon.es/planeta-Nibiru-existe-descubrimiento-constelaci%C3%B3n-ebook/dp/B00S33XKLM

CONFIRMADA la ORBITA del planeta X NIBIRU 2018

Nuevo descubrimiento en la Constelación del Cisne CONFIRMA la órbita de el noveno planeta NIBIRU 2018

Uno de los últimos exoplanetas descubiertos, bautizado con el nombre de Kepler 63b, confirma la existencia de cuerpos planetarios cuya órbita traza un recorrido perpendicular al ecuador de su estrella. Hasta el momento este tipo de trayectorias como la de el noveno planeta Nibiru 2018 se tenía por algo imposible pero… una vez más, los hallazgos obligan a cambiar el establishment científico actual.

nibiru 2018
Recreación de la nasa del planeta Kepler 63b, cuya órbita describe un recorrido totalmente perpendicular. (Relacionado: imagenes del planeta Nibiru)

Continuar leyendo «CONFIRMADA la ORBITA del planeta X NIBIRU 2018»

Saltos de resonancia en objetos distantes avalan el Planeta Nueve

Nuevas pruebas obtenidas por un investigador de la Universidad de Michigan, apoyan la existencia
de un planeta que podría ser parte de nuestro sistema solar, más allá de Neptuno. Fuente: Europapress

Algunos astrónomos piensan que este presunto planeta, llamado Planeta Nueve, existe debido a la
forma en que algunos objetos en el espacio, llamados «Objetos Trans-Neptunianos» o TNO, se
comportan. Estos TNO son objetos rocosos más pequeños que Plutón que orbitan alrededor
del Sol a una mayor distancia promedio que Neptuno.

Pero las órbitas de los más distantes de estos TNO, aquellos cuya distancia media desde el Sol es
más de 250 veces más lejos que la distancia de la Tierra, parecen apuntar en la misma dirección.
Esta observación llevó primero a los astrónomos a predecir la existencia del Planeta Nueve.

Para que estos TNO estén alineados en las órbitas que actualmente ocupan debido a la influencia
de Planet Nueve, dicen los astrónomos, habrían estado en el sistema solar durante más de mil
millones de años. Sin embargo, algunos astrónomos piensan que en ese tiempo, algunos de estos
objetos deberían haberse estrellado en otro planeta, arrojados al Sol o rebotados en el espacio por
la fuerza gravitacional de otros planetas.

La nueva investigación, dirigida por Juliette Becker, una estudiante graduada en el Departamento
de Astronomía, consistió en un gran conjunto de simulaciones por computadora, que descubrió dos
hallazgos acerca de estos TNO. Primero, los investigadores establecieron una versión de Planeta
Nueve que probablemente causaría que nuestro sistema solar se vea como actualmente, al evitar
que los TNO sean destruidos o expulsados del sistema solar. Segundo, las simulaciones predicen
que hay un proceso que ellos llaman «salto de resonancia» por el cual un TNO salta entre
órbitas estables. Este proceso puede evitar que los TNO sean expulsados del sistema
solar.

En cada simulación individual, los investigadores probaron diferentes versiones de Planeta Nueve
para ver si esa versión del planeta, con sus fuerzas gravitacionales, daba como resultado la misma
versión del sistema solar que vemos hoy.

«A partir de ese conjunto de simulaciones, descubrimos que existen versiones preferidas de Planet
Nueve que hacen que el TNO permanezca estable por más tiempo, por lo que básicamente aumenta
la probabilidad de que nuestro sistema solar exista como es», dijo Becker en un comunicado. «A
través de estas simulaciones por computadora, pudimos determinar qué realización del
Planeta Nueve crea nuestro sistema solar, y toda la advertencia aquí es si el Planeta Nueve es
real».

El grupo también examinó la resonancia de estos TNO con el Planeta Nueve. Una resonancia
orbital ocurre cuando los objetos en un sistema ejercen periódicamente fuerzas gravitacionales entre
sí que hacen que los objetos se alineen en un patrón.

En este caso, los investigadores descubrieron que, ocasionalmente, Neptuno sacará un TNO de su
resonancia orbital, pero en vez de enviar ese TNO al sol, enviarlo fuera del sistema solar o hacia otro
planeta, algo atrapa ese TNO y lo confina en una resonancia diferente.

«El objetivo final sería ver directamente al Planeta Nueve: tomar un telescopio, apuntarlo al cielo y
ver la luz reflejada del Sol que rebota en el Planeta Nueve», dijo Becker. «Dado que aún no hemos
podido encontrarlo, a pesar de que mucha gente busca, estamos atrapados con este tipo
de métodos indirectos«.

Los astrónomos también tienen otro TNO recién descubierto para incluir en sus métodos indirectos
de detección del Planeta Nueve. La colaboración de Dark Energy Survey, un gran grupo de
científicos que incluye a varios científicos de la UM, ha descubierto otro TNO que tiene una alta
inclinación orbital en comparación con el plano del sistema solar: está inclinado unos 54 grados
con respecto al plano del sistema solar.

En un análisis de este nuevo objeto, Becker y su equipo descubrieron que este objeto también
experimenta saltos de resonancia en presencia del Planeta Nueve, lo que demuestra que este
fenómeno se extiende a órbitas aún más inusuales.

La NASA dice que nuestro sistema solar tiene un noveno planeta

planeta nueve

Quizás algunos no lo recuerden, pero en la reunión anual de la Unión Astronómica Internacional (IAU) realizada en 2006, se dejó de considerar a Plutón como un planeta, y nuestro sistema solar pasó a estar conformado por sólo ocho planetas. Sin embargo, en una declaración realizada por la NASA, es probable que nuestro sistema solar tenga un noveno planeta, incluso si resulta difícil encontrarlo. Fuente: tekcrispy.com

El noveno planeta está allí, y los astrónomos están decididos a encontrarlo; de hecho, la creciente evidencia sugiere que es difícil imaginar nuestro sistema solar sin el hasta ahora oculto planeta.

Los expertos creen que el hipotético planeta es aproximadamente 10 veces más grande que la Tierra, y se encuentra en la oscuridad lejana del sistema solar, aproximadamente 20 veces más lejos del Sol que Neptuno.

Aunque el misterioso mundo aún no se ha encontrado, los astrónomos han descubierto una serie de extrañas características de nuestro sistema solar que pueden ser explicadas sólo por la presencia de un noveno planeta.

El astrofísico planetario del Instituto Tecnológico de California (Caltech) en Pasadena, Konstantin Batygin, señala: “Ahora hay cinco líneas de evidencia observacional que apuntan a la existencia del llamado Planeta Nueve. Si se omite la existencia de este planeta, se generarían más problemas de los que se resuelven, y repentinamente se tendría cinco rompecabezas diferentes, y se debe encontrar cinco teorías diferentes para explicarlos.”

En 2016, Batygin y su colega Mike Brown, publicaron un estudio que examinó las órbitas elípticas de seis objetos conocidos en el Cinturón de Kuiper, una región distante de cuerpos helados que se extienden desde Neptuno hacia el espacio interestelar.

Sus descubrimientos revelaron que todos esos objetos del Cinturón de Kuiper tienen órbitas elípticas que apuntan en la misma dirección y se inclinan unos 30 grados “hacia abajo” en comparación con el plano en el que los ocho planetas oficiales rodean al Sol.

Con el uso de simulaciones por ordenador del sistema solar considerando la existencia del llamado Planeta Nueve, los científicos demostraron que debería haber aún más objetos inclinados 90 grados, en relación con el plano solar. Investigaciones adicionales revelaron que ya se sabía que cinco de estos objetos correspondían a estos parámetros.

Desde entonces, los astrónomos han encontrado nuevas pruebas que apoyan aún más la existencia del Planeta Nueve. Con la ayuda de la científica planetaria, astrofísico Elizabeth Bailey, se demostró que la influencia de este oculto planeta, podría haber inclinado los planetas de nuestro sistema solar, lo que explicaría por qué la zona en la que los ocho planetas principales orbitan al sol, está inclinada alrededor de 6 grados en comparación con el ecuador del sol.

Por último, los investigadores demuestran cómo la presencia del Planeta Nueve, podría explicar, por qué los objetos de la correa de Kuiper, orbitan en la dirección opuesta a todo lo demás en el sistema solar.

Batygin y Brown están usando el telescopio Subaru en el Observatorio Mauna Kea de Hawái, para continuar su búsqueda del Planeta Nueve. Según los investigadores, este telescopio es la mejor herramienta disponible para cazar algo oscuro y distante en la vasta extensión del cielo.

‘Planeta nueve’: científicos hablan de un inmenso cuerpo celeste en el sistema solar

Varias pistas indican que en nuestro sistema hay un planeta gigante que inclina las órbitas de otros cuerpos celestes.

planeta nueve

El sistema solar podría contar con un planeta más: sería un inmenso cuerpo celeste con una masa 10 veces superior que la de la Tierra, según se desprende de un comunicado de prensa de la NASA. Publicado en RT

Varias pistas indican que este hipotético gigante —apodado el ‘Planeta nueve’— está tan lejos que hay poca luz solar en su superficie. Se encuentra, según creen los científicos, 20 veces más lejos que Neptuno del Sol.

Aunque los investigadores de la NASA no han logrado captar al planeta con sus potentes telescopios, su presencia se hace notar, ya quehace inclinar las órbitas de los cuerpos celestes en el sistema solar.

En concreto, los científicos han observado que las órbitas de seis objetos en el distante cinturón de Kuiper tienen la misma inclinación, de unos 30º, en comparación con la forma en que los planetas orbitan el Sol. Esta conducta apunta a que puede haber un cuerpo celeste de gran tamaño que ejerce una fuerza gravitacional sobre ellos.

Konstantín Batyguin, astrofísico planetario del Instituto Tecnológico de California en Pasadena (EE.UU.), ha afirmado que «ahora hay cinco líneas diferentes de evidencia observacional que apuntan a la existencia del ‘Planeta nueve'». «Si uno quita esta explicación e imagina que el ‘Planeta nueve’ no existe, entonces genera más problemas de los que soluciona», ha constatado.

Ya es más difícil imaginar un sistema solar sin el planeta Nueve

Fuente: Europapress.- Hasta cinco líneas diferentes de evidencia observacional que apuntan a la existencia del Planeta Nueve, hacen que nuestro sistema solar sea ya más difícil de imaginar sin este pasajero desconocido.

Es la opinión de Konstantin Batygin, un astrofísico planetario de Caltech en Pasadena, California, cuyo equipo podría estar acercándose a la constatación de que el Planeta Nueve existe en realidad.

«Si quitas esta explicación e imagínas que el Planeta Nueve no existe, entonces generas más problemas de los que resuelves. De repente, tienes cinco rompecabezas diferentes, y debes encontrar cinco teorías diferentes para explicarlas.

Batygin y su co-autor, el astrónomo de Caltech, Mike Brown, describieron los primeros indicios del Planeta Nueve en un artículo de enero de 2016, publicado en el Astronomical Journal. Seis objetos conocidos en el lejano Cinturón de Kuiper, una región de cuerpos helados que se extienden desde Neptuno hacia el espacio interestelar, tienen órbitas elípticas que apuntan en la misma dirección. Eso no sería suficiente. Pero estas órbitas también se inclinan de la misma manera, unos 30 grados «hacia abajo» en comparación con el plano en el que los planetas orbitan el sol.

planeta nueve

Además, las simulaciones por computadora del sistema solar con Planeta Nueve incluyeron que debería haber más objetos inclinados con respecto al plano solar. De hecho, la inclinación estaría en el orden de 90 grados, como si el plano del sistema solar y estos objetos formaran una «X» cuando se viera bordeado. Brown se dio cuenta de que cinco de esos objetos ya conocidos por los astrónomos cumplen el requisito.

Dos pistas más surgieron después del artículo original. Un segundo artículo del equipo, dirigido esta vez por la estudiante graduada de Batygin, Elizabeth Bailey, demostró que el Planeta Nueve podría haber inclinado los planetas de nuestro sistema solar durante los últimos 4.500 millones de años. Esto podría explicar un viejo misterio: ¿Por qué el plano en el que orbitan los planetas se inclina alrededor de 6 grados en comparación con el ecuador del sol?

El último signo revelador de la presencia del Planeta Nueve involucra a los ‘contrariantes’ del sistema solar: objetos del Cinturón de Kuiper que orbitan en la dirección opuesta a todo lo demás en el sistema solar. La influencia orbital de Planeta Nueve explicaría por qué estos cuerpos del lejano Cinturón de Kuiper terminan «contaminando» el Cinturón interior de Kuiper.

«Ningún otro modelo puede explicar la rareza de estas órbitas de alta inclinación», dijo Batygin en un comunicado. «Resultó que el Planeta Nueve provee una forma natural para su generación. Estas cosas han sido retorcidas fuera del plano del sistema solar con la ayuda del Planeta Nueve y luego esparcidas hacia dentro por Neptuno».

El paso restante es encontrar el Planeta Nueve en sí. Batygin y Brown están usando el Telescopio Subaru en el Observatorio Mauna Kea en Hawai para tratar de hacer precisamente eso. El instrumento es la «mejor herramienta» para escoger objetos oscuros y extremadamente distantes perdidos en grandes franjas de cielo, dijo Batygin.

¿Pero de dónde vino el Planeta Nueve? Batygin dice que pasa poco tiempo discurriendo sobre su origen: si es un fugitivo de nuestro propio sistema solar o, tal vez, un planeta vagabundo errante capturado por la gravedad del sol.

«Creo que la detección del Planeta Nueve nos dirá algo sobre su origen», dijo.


Te puede interesar:

El Planeta de los Humanoides: ¿de donde vienen los extraterrestres? (Expediente Nibiru nº 4)

 

PORTADA

 

El Sol no ha podido «robar» el supuesto planeta nueve

Nueve, el misterioso planeta gigante que los astrónomos piensan que puede orbitar nuestro sol más allá de Plutón, puede haber nacido en el sistema solar y no llegado del espacio exterior.

Esta es la conclusión de Richard Parker, de la Universidad de Sheffield en el Reino Unido, que lideró una simulación por ordenador de un grupo teórico de estrellas para indagar si un planeta como el hipotético Nueve fue capturado por la atracción de nuestro Sol a principios de su existencia, o si más bien nació con nuestro sistema y se ha visto expulsado después hacia el exterior.

En este momento, no hay muchas otras estrellas cerca de la nuestra, pero la mayoría de las estrellas – probablemente incluyendo el sol – nacen en aglomeradas regiones de formación de estrellas. Parker y su equipo simularon una región como esta, pero la ajustaron para que fuera lo más fácil posible para cualquier estrella adoptar un planeta.

Incluso en regiones que son perfectas para que las estrellas capturen gravitacionalmente planetas flotantes, donde hay un planeta para cada estrella y todo se mueve a velocidades similares, los investigadores descubrieron que menos del 6% de los planetas son capturados.

En simulaciones de grupos estelares ajustados un poco más para que se parezcan más al tipo de composición química de nuestro sol, sólo tres de 10.000 estrellas fueron capaces de capturar un planeta en una órbita similar a lo que parece la órbita del Planeta Nueve.

«Incluso si el Sol se formó en un ambiente muy hostil, muy dinámico, muy violento, en uno de estos grupos densamente poblados, todavía es poco probable que capturase al planeta Nueve», dice Parker, cuyo estudio ha sido publicado en arxiv.

En cambio, es posible que el Planeta Nueve fuera expulsado del sistema solar central cuando los gigantes gaseosos reorganizaron sus órbitas.

«Podría haberse formado más cerca, tal vez alrededor de Urano y Neptuno, y luego ser expulsado, pero no totalmente», dice a New Scientist Matthew Payne, de la Universidad de Harvard. «Pero en general, se espera que sean expulsados totalmente en lugar de simplemente apartados».

Científico que creció cerca de Toledo puede haber descubierto un planeta

Un científico que creció cerca de Toledo puede haber descubierto un planeta en el extremo más alejado de nuestro sistema solar.

Un científico de la Universidad de Arizona que creció cerca de Toledo tiene el mundo de la astronomía meditando sobre la posibilidad de que exista un planeta más grande que Marte cerca del borde exterior del sistema solar.

Kathyrn Volk en un observatorio en Arizona. Volk, que creció en Ottawa Hills, puede haber descubierto un planeta en el extremo más alejado de nuestro sistema solar.

Kathryn «Kat» Volk, de 32 años, que vivió en Ottawa Hills hasta los 12 años antes de mudarse con su familia a Blissfield, Michigan, está ganando atención en el mundo de la astronomía gracias a su investigación del Cinturón de Kuiper con su mentor Renu Malhotra , Un profesor de ciencias planetarias de la Universidad de Arizona (publicado en toledoblade.com).

¿Qué es el Cinturón de Kuiper? Es básicamente una vasta región más allá de Neptuno, en el extremo más alejado del sistema solar, con miles – posiblemente incluso millones – de rocas relativamente pequeñas y heladas y otros objetos que flotan a través de él. Se cree que casi todas son masas demasiado pequeñas y de forma extraña para ser consideradas planetas. Algunos son tan oblongos y divertidos como huesos de perro.

Plutón está en el Cinturón de Kuiper. A pesar de que perdió su estado como el noveno planeta del sistema solar en 2006, hay dos proyectos separados que podrían llevar al sistema solar hasta 10 planetas, incluso si el estado de Plutón es el de la Tierra. Si existe tal planeta, se cree que es tan grande y tan lejano que necesita de 10.000 a 20.000 años para hacer una órbita completa alrededor del sol.

Este año, la Sra. Volk y la Sra. Malhotra hicieron saltar los titulares cuando llegaron con la evidencia de un planeta más pequeño -aunque todavía increíblemente grande- basado en su teoría de que algo distinto de Planeta Nueve está deformando el plano orbital medio del sistema solar exterior.

Creen que el planeta, si existe, es al menos tan grande como Marte, pero más pequeño que la Tierra. Ellos han calculado sus probabilidades de equivocarse en sólo 1 por ciento a 2 por ciento. Sus hallazgos aparecieron en el último número del Astronomical Journal, una publicación de la American Astronomical Society.

Su hipótesis no descarta la posibilidad de que el Planeta Nueve pueda existir, también, dijo la Sra. Volk.

Las pruebas para ambos proceden de una combinación de datos que los científicos han reunido meticulosamente durante muchos años. Algunos de ellos se basan en fundiciones débiles de luz solar reflejada que han visto con algunos de los telescopios más potentes del mundo y el movimiento incremental que han documentado durante años. Se toman en consideración órbitas deformadas y relaciones gravitatorias con otros objetos, así como muchas otras observaciones físicas y cálculos matemáticos.

Un «objeto de masa planetaria» que aún no se ha descubierto, hace que su existencia sea conocida por el ruido del plano orbital de objetos lejanos del Cinturón de Kuiper, según una investigación de Kat Volk y Renu Malhotra del Laboratorio Lunar y Planetario de la UA.

«Creemos que vemos la influencia gravitacional de algunas cosas que no hemos visto», dijo Volk, explicando cómo se necesitaría una gran masa para explicar el tipo de deformación que han documentado en las órbitas de otros objetos.

¿Qué tan lejos estamos hablando? En términos de millas, los números son, bueno, astronómicos. Piense en ello de esta manera: La Tierra está a unos 93 millones de millas del Sol – lo que los científicos llaman una unidad astronómica. El objeto celestial que la Sra. Volk y la Sra. Malhotra piensan que está ahí fuera se cree que es por lo menos 50 UA. Eso es 4,65 billones de millas, mínimo. Podría ser hasta 100 AU, o 9.3 billones millas del sol.

El planeta nueve se cree que está a unos 56 millones de millas del sol, aproximadamente 20 veces más lejos que Neptuno, que orbita el sol a una distancia promedio de 2,8 millones de millas, de acuerdo con Caltech.

«Nuestro inventario del sistema solar distante no está completo», dijo Volk. «Creo que en los próximos 10 años encontraremos [esos dos planetas] o no».

La complicación de la investigación son unos 2.000 objetos no planetarios que se han visto en el Cinturón de Kuiper – una fracción de los 40.000 a 100.000 objetos que se cree que están por ahí. A medida que la tecnología mejora y se identifican más objetos, los astrónomos tendrán muchas más cosas que mantener en orden.

«Es como la arqueología», dijo. «Estamos tratando de averiguar qué pasó en el sistema solar».

La inmensidad de todo esto es difícil de comprender. El Cinturón de Kuiper comienza más allá de Neptuno aproximadamente a 35 UA, aproximadamente 3.300 millones de millas del sol. Nadie sabe exactamente hasta qué punto se extiende el Cinturón de Kuiper, el punto en el que nuestro sistema solar termina y otras partes de la Vía Láctea comienzan. Pero en algún momento, el sol comienza a perder su tirón gravitacional de la guerra con otras partes de la galaxia.

Representación de un artista de lo que la masa planetaria objeto del tamaño de Marte en el distante Kuiper Cinturón podría parecerse.

Entonces, ¿qué es exactamente un planeta? Eso sigue siendo una fuente de debate. Pero los científicos generalmente confieren el estatus de planeta a los objetos cuando son tan grandes que han sido formados en una esfera por su propia gravedad y han despejado sus trayectorias orbitales de objetos helados y otras formas de escombros. (Esto es lo que consiguió degradar a Plutón, aunque ahora hay un movimiento a pie para restaurar el estatus de Plutón como un planeta.)

Al igual que otras personas, la Sra. Volk fue una observadora de estrellas durante su juventud y a menudo se imaginó lo que hay en otras partes de la galaxia. Le encantaba montar a caballo cuandoe era una niña y era buena en ello – ganó numerosos campeonatos por mostrar caballos y competiciones de salto de altura – pero ella fue más picada por el insecto de la ciencia y fascinada por la astrofísica a una edad temprana.

«Siempre me ha gustado la ciencia espacial que yo recuerde», dijo la Sra. Volk, quien agregó que asistió a campamentos de verano de astronomía en la Universidad Estatal de Michigan y la Universidad de Wittenberg y que una vez hizo el Space Campamento en Huntsville, con su hermana mayor, Amy Hall, que ahora vive en Indianápolis.

«La mayor parte de mi infancia estaba enfocada en los caballos, pero siempre amé la ciencia», dijo Volk. «Siempre pensé que la escuela era divertida, lo cual no es cierto para todos los estudiantes».

Su apetito por la astronomía también fue agudizado por un tío que es astrónomo aficionado.

«Otros campos de la astronomía no me interesaron tanto como el sistema solar y la ciencia planetaria», dijo. «Mi investigación es sobre todo la física. Yo estudio cómo las cosas orbitan el sol. »

En 2006, la Sra. Volk obtuvo una licenciatura en Física y Estudios del Área de Rusia de Wittenberg, una pequeña escuela privada en Springfield, Ohio, que su hermana y su padre, Tom Volk, asistieron antes que ella. Ella obtuvo su doctorado en ciencias planetarias de la Universidad de Arizona en 2013.
Su padre compitió con coches durante muchos años. Es propietario-presidente de Ohio Belting & Transmission Co. en Toledo y posee Racer Parts Wholesale en Indianapolis. Su hermano, David Volk, es director asistente de Toledo Technology Academy, donde su padre también ha sido director del consejo durante muchos años. Las posibilidades de nuevos descubrimientos inspiran a Kat Volk.

«Es realmente emocionante pensar que podría haber otros objetos de la vida planetaria por ahí», dijo Volk. «También hay una pequeña posibilidad de que los datos podrían ser una casualidad. Pero creemos que es más probable que esté ahí fuera que no. »


 

Te puede interesar:

Nuevo descubrimiento en la constelación del cisne confirma la órbita del planeta X

La existencia del Planeta Nueve sentenciaría el destino del sistema solar

Un nuevo estudio pone sobre la mesa el efecto del Planeta Nueve sobre los planetas de nuestro sistema solar.

Este lejano planeta, cuyas pruebas sobre su existencia fueron presentadas a principios de este año, podría provocar la eliminación de al menos uno de los planetas gigantes de nuestro sistema solar y la expulsión hacia el espacio interestelar de otros planetas,después de la muerte de nuestra estrella principal, el Sol, a través de una especie de “efecto Pinball”.

Y es que cuando el sol comience su trayecto final, dentro de alrededor de 7.000 millones de años, expulsará la mitad de su propia masa y se hinchará, engulliendo a la Tierra -por su cercanía- antes de convertirse en una masa ardiente. La Tierra será devorada, pero el resto de planetas como Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno serán lanzados a una distancia segura.

Sin embargo, la existencia del Planeta Nueve reescribiría esta historia. Los investigadores determinaron que este misterioso planeta podría no ser empujado de la misma forma, sino comenzar una danza mortal con los demás planetas gigantes como Urano y Neptuno, provocando su expulsión para siempre del sistema solar.

Según las simulaciones informáticas, cuanto más masivo sea el planeta y más lejos esté mayor es la probabilidad de que el sistema solar experimente un futuro violento y un desenlace fatal.

La existencia de un planeta masivo distante podría cambiar radicalmente el destino del sistema solar y de Urano y Neptuno, en particular, que ya no podrían estar a salvo de los estertores del Sol El destino del sistema solar dependerá de las propiedades de la masa y de la órbita del Planeta Nueve, si es que existe”, explica Dimitri Veras, líder del estudio.

Publicado en muyinteresante

Te puede interesar:

A la caza del planeta nueve: Los estudiantes de posgrado usan una novedosa técnica de búsqueda

En 2016, los investigadores de Caltech Michael Brown y Konstantin Batygin propusieron la evidencia de la existencia de un nuevo planeta, y una búsqueda delPlaneta Nueve siguió. En febrero, los estudiantes de postgrado del campus Michael Medford y Danny Goldstein introdujeron una nueva técnica de búsqueda. (Publicado endailycal.org)

El Planeta Nueve tiene poco en común con Plutón, el planeta al que Brown es a menudo acusado de “matar”, porque su investigación llevó a su desclasificación.

Según Batygin, el planeta nueve es 10 veces más “masivo” que la Tierra, tarda de 10.000 a 20.000 años en orbitar el sol y – a diferencia de otros planetas en el sistema solar – tiene una órbita elíptica más que circular.

“No hemos visto el Planeta Nueve directamente. … Sin embargo, sabemos que está allí basado en la influencia gravitacional que ejerce sobre el campo de escombros más allá de Neptuno, llamado el cinturón de Kuiper “, dijo Batygin.

Los objetos en nuestro sistema solar con órbitas distantes -más de 400 años- aparecen agrupados en el espacio, dijo Batygin. La única “explicación viable” para esta agrupación física “anómala” es la existencia de un planeta distante, según Batygin.

El problema para los investigadores ahora radica en localizar el Planeta Nueve.

“Es mucho, mucho más difícil que encontrar una aguja en un pajar, es como encontrar una aguja en mil millones de pajares, pero con la ventaja de que se te permite usar ordenadores para ayudarte a buscar”, dijo Greg Laughlin, profesor de astronomía de Yale. Con la estudiante de posgrado Sarah Millholland usó simulaciones para definir aún más los parámetros orbitales del noveno planeta.

Brown, Batygin y la búsqueda de otros astrónomos para el Planeta Nueve a menudo implica escanear meticulosamente el cielo nocturno con un telescopio, el método directo utilizado para localizar a Urano y Neptuno.

En lugar de capturar nuevas imágenes, Medford y Goldstein están reutilizando los datos pasados ​​a través de un nuevo software desarrollado con su consejero de facultad, el profesor adjunto de astronomía Peter Nugent.

Mirando alrededor de un millón de imágenes previamente recolectadas de un telescopio basado en San Diego, el software se superpone a las imágenes y resta objetos conocidos como estrellas: localizar objetos que cambian de noche a noche en una sección específica del cielo.

Su sistema entonces adivina la dirección de la órbita del planeta, cambia los millones de imágenes a lo largo de las elipses posibles y las agrega.

“Al hacerlo, esperas sacar de las señales de fondo o planetas que de otra manera serían invisibles en una sola imagen”, dijo Medford.

Según Medford, existen alrededor de 10 mil millones de formas de combinar las imágenes. Incluso si la metodología no localiza al nuevo planeta, podría reducir el área de búsqueda o ayudar a localizar nuevos objetos.

“Creo que sería la mejor manera de descubrirlo, porque están buscando datos existentes”, dijo Batygin.

Laughlin coloca las probabilidades de encontrar el Planeta Nueve alrededor de cincuenta y cincuenta. Él cree que es posible localizarlo, “un descubrimiento que sería casi lo más grande que podría suceder en la astronomía, y tal vez toda la ciencia en el corto plazo” – puede estar en la combinación de la teoría de los diferentes investigadores.

Según Medford, encontrar al planeta nueve podría indicar que el sistema solar es “mucho más grande de lo que pensamos”.

“Si algo tan grande se formó tan lejos, entonces en nuestra idea de las primeras condiciones del sistema solar temprano tal vez falten algunas piezas”, dijo Goldstein.

Te puede interesar: https://goo.gl/Vujz7M

el planeta nibiru hoy

Asesinatos en nombre de extraterrestres

Hace unos meses, una mujer baleó a su hija para evitar que estos seres se la llevaran

Yohanan Díaz Vargas
12/08/2017 – 11:42

En ocasiones la mezcla de drogas, deseos reprimidos e historias fantásticas de extraterrestres no llega a un buen desenlace, como ocurrió en Estados Unidos el 6 de febrero cuando Darla Hise, de 27 años, llamó en repetidas ocasiones al 911 para reportar que su hija Abigail, de 6 años, había recibido un disparo.

Según las autoridades, en ninguna de las llamadas proporcionó la dirección y su nombre, por lo que se dieron a la tarea de identificar su ubicación. La policía llegó a Hot Springs, en Virginia, donde encontraron sin vida a la menor.

Tras ser interrogada Hise confesó —según versiones periodísticas— que “su hija y su hijo corrían peligro por culpa de los alienígenas y que pensaba salvar a su hija enviándola al cielo”.

También mencionó que tenía extraterrestres en su estómago que deseaba quitarse.

Los cargos imputados son asesinato en primer grado, posesión y uso de arma de fuego, posesión de metanfetaminas y drogas.

Un caso que ha conmocionado a su comunidad.

También ha puesto en alerta a los grupos y asociaciones de Ovni, ya que este caso no es el primero que se registra en el mundo con tintes mesiánico-heroicos por tratar de salvar a la gente que se encuentra alrededor de ellos.

LOS REPTILIANOS

Actualmente, seguidores en redes sociales de las “conspiraciones” afirman que es culpa de los seres reptiloides (extraterrestres que estarían entre nosotros para quedarse con la Tierra), los terremotos, un huracán, los problemas sociales o económicos.

En ese contexto, en abril se registró en Tobyhanna, Pennsylvania, el asesinato de Steven Mineo por parte de su novia Barbara H. Rogers, quien le disparó en la frente.

¿El motivo? Consideraba que él era un reptil extraterrestre por comer carne cruda y hacerlo público en Facebook. Ambos pertenecían a un grupo de fanáticos seguidores de Sherry Shriner, autoproclamada nieta del Rey David.

Ella predica sobre el “nuevo orden mundial”, teniendo como idea que los extraterrestres y demonios quieren quedarse con el mundo y que los reptilianos se hacen pasar por humanos para robarse las almas de las personas. Barbara se entregó a las autoridades.

PARAÍSO EXTRATERRESTRE

El caso que marcó un antecedente muy importante en Estados Unidos es, sin lugar a dudas, el ocurrido en marzo de 1997 en California.

En esa ocasión, 39 miembros del grupo Puerta del Cielo (Heaven’s Gate) se suicidaron de manera escalonada a lo largo de tres días con una mezcla de jugos con fenobarbital y vodka y luego ajustarse bolsas de plástico a sus cabezas para provocarse asfixia.

En ese momento, en el cielo brillaba intensamente el cometa Hale Bopp que fue interpretado por los miembros del grupo como la oportunidad de dejar sus cuerpos en la Tierra, para irse en una gran nave extraterrestre que venía detrás del cometa.

El antecedente lo encontramos con el líder del grupo, Marshall Applewhite, quien a mediados de los setenta viajó por toda la Unión Americana para congregar a personas que deseaban conocer a los aliens y llegar al siguiente nivel evolutivo superior.

La filosofía de este grupo afirmaba que una persona dispone de varias vías para abandonar la Tierra y el cuerpo humano es tan sólo un vehículo pensado para ayudar a realizar la travesía.

Por ello, estas personas tomaron la decisión de ir tras la búsqueda de una mejor vida, pero en otro plano de existencia en una nave que los llevaría por fin a un paraíso lejos de tantos problemas terrenales.

NIBIRU Y EL FIN DEL MUNDO

El sábado 23 de septiembre es la nueva fecha para “fin del mundo”, la única diferencia que ahora hay dos versiones que se desprenden de mensajes en redes sociales sobre las Conspiraciones.

Una de ellos es sobre ese innato temor por las cuestiones astronómicas y, más aún, que a plena luz del día se oscurezca por dos minutos con 40 segundos el próximo lunes 21 de agosto en 14 estados de la Unión Americana, zona donde más durará la penumbra del eclipse de Sol.

Dicho eclipse es considerado el más importante del siglo y se prevé que sea visto por más de 20 millones de personas; además, se dice que es el inicio de lo que se finiquitará prácticamente un mes después.

El sábado 23 de septiembre será la fecha en que todos los temores de los conspiranoicos tendrán su verificativo, ya que según afirman, el planeta Nibiru —conocido como el mensajero de los Dioses, donde habita la raza Annunaki, que se afirma creo a los humanos hace 475 mil años para que hiciera labores de explotación de minerales en nuestro mundo— desea aniquilar a la especie humana, pues sus habitantes no quieren que estemos más aquí.

Son historias fantásticas que no tienen ningún sustento, pero que están preocupando a miles de personas en redes sociales.

Por su parte, los científicos afirman que no hay ningún sustento para ratificar la existencia de ese planeta.

En los últimos meses personas que canalizan mensajes de seres de luz y extraterrestres aseguran que de ocurrir ese supuesto acercamiento de Nibiru estarían al pendiente para ayudar a la humanidad. Además, dicen, se provocaría una gran guerra entre razas extraterrestres, algo que suena a ciencia ficción.

El fin del mundo desde hace varios siglos se viene anunciando y a la fecha simplemente no llega.

+ ENIGMAS

yohanandiaz.com

youtube.com/yohanandiaz

+ GLOSARIO

Cometa: Cuerpo celeste del sistema solar que cuando se acerca al Sol, deja tras de sí una cola luminosa.

Hale Bopp: Considerado uno de los cometas más ampliamente observados del siglo XX y de los más brillantes.

MAS INFORMACIÓN EN LA CONSPIRACIÓN REPTILIANA

 

Planeta Nueve: Un mundo ERRANTE Extraterrestre de OTRO Sistema Solar

Según los investigadores, el planeta Nueve podría ser un “MUNDO ERRANTE” capturado por nuestro sistema solar. Los científicos creen que el planeta enigmático está interrumpiendo substancialmente las órbitas de los objetos helados situados en los extremos más alejados de nuestro sistema solar. Por otra parte, el mundo extraterrestre puede ser tambien responsable por el titulo del planeta de nuestro sistema solar.

Resulta que el Planeta Nueve, conocido como el Planeta X, a veces llamado Nibiru (por aquellos que creen que el planeta mítico es real) es real. Este enigmático mundo alienígena ha capturado el interés y la imaginación de los astrónomos y los fans de ciencia ficción durante décadas.

El extraño mundo alienígena se cree que es responsable de las órbitas de formas extrañas de algunos cuerpos celestes ubicados en los extremos más alejados de nuestro sistema solar.

Curiosamente, mientras que los investigadores creen firmemente que el planeta está allí; Todavía no lo hemos visto en ninguna parte.

Los expertos han propuesto varias posibilidades, pero una nueva teoría, más bizarra que todas las demás, sugiere que el mundo evasivo puede de hecho ser un “planeta errante, y puede haber sido capturado por nuestro sistema solar.

“Es muy plausible” que Planeta Nueve sea un errante capturado, un mundo que cruza a través del espacio sin unirse a una estrella, James Vesper, estudiante de la Universidad del Estado de Nuevo México (NMSU), dijo durante una conferencia de prensa en la 229ª reunión de la Sociedad Astronómica Americana en Grapevine, Texas.

Según informó space.com, James Vesper matematico de NMSU, y el profesor de ciencias físicas Paul Mason, pasaron por simulaciones de 156 encuentros entre nuestro sistema solar y planetas errantes de varios tamaños y trayectorias.

“Errante, o flotantando libremente, los planetas pueden ser abundantes en la galaxia, varios se han observado en el vecindario solar. Se ha predicho que incluso superan en número a las estrellas por una gran fracción, y pueden explicar parcialmente la materia oscura en el disco de la galaxia, como resultado de la formación circumbinaria del planeta. Especulamos que si los planetas errantes son abundantes como se predijo, entonces, el Planeta 9 puede ser un errante capturado ‘, escribieron los científicos en un documento que acompaña a la charla.

Según los informes, las simulaciones mostraron que en el 60 por ciento de los encuentros, el mundo alienígena sería expulsado del sistema solar. Los expertos dicen que en el 10 por ciento de todos los casos, el mundo extraterrestre “robaría” al menos uno de nuestro planeta del sistema solar como si se hubiera ido.

Además, en el 40 por ciento de todos los casos, el mundo alien acabaría siendo capturado por el sistema solar.

Los expertos afirman que podemos encontrar pruebas concluyentes de la existencia del planeta nueve para 2019.

Sin embargo, Mike Brown, uno de los expertos que propuso la existencia de Planet Nine, cree que el planeta misterioso no permanecerá oculto por mucho tiempo y podríamos revelar su existencia en los próximos 16 meses.

Hablando en una reunión de la División de Ciencias Planetarias (DPS) de la Sociedad Astronómica Americana en Pasadena, el Profesor Brown dijo:

“Creo que estoy seguro de que para el próximo invierno -no este invierno, el próximo invierno-, creo que habrá suficiente gente que lo busque … alguien va a rastrear esto”.

Se cree que el enigmático mundo alienígena sería alrededor de cuatro veces el tamaño de la Tierra, diez veces la masa y tomar alrededor de 10.000 y 20.000 años para orbitar nuestro sol.

Te puede interesar: Nuevo descubrimiento en la constelación del cisne confirma la órbita del Planeta X

el planeta nibiru hoy