ZECHARIA SITCHIN , NIBIRU Y EL LUGAR DE CRUCE

zecharia sitchin
Zecharia Sitchin mostrando una famosa reproducción de las tablillas y sellos sumerios en los que basa sus teorías

 

Cada vez que se habla de Nibiru, parece obligatorio referirnos cuando no tener en mente la figura de Zecharia Sitchin. Sin embargo, como la vida o el mundo, todo sigue evolucionando y se adapta a los nuevos tiempos y conceptos más modernos e, inevitablemente, también llegó el momento de actualizar varios pareceres establecidos por este investigador. Sitchin fue un hombre de su tiempo, quizá incluso adelantado en algunos aspectos, pues nadie aparte de el se percató de que la herencia –sobre todo cultural– de nuestros antiguos conduce de forma irremediable a un astro muy especial que gozaba de un vasto e inusitado protagonismo, al cual a día de hoy y por mucho que se hayan estudiado las primeras civilizaciones todavía no se le ha devuelto su auténtico y legítimo brillo.

Aquí no se pretende poner en tela de juicio la valía de ese pionero audaz que resultó ser Sitchin, qué duda cabe que sin su trabajo nadie hoy podría hablar de Nibiru y servidor nunca hubiese escrito el libro “Nibiru, si no existe habrá que inventarlo”. Por lo tanto, solamente estoy en disposición de agradecer, pero no sólo a Sitchin, también a los valientes y modernos ejércitos de sumerólogos, orientalistas, egiptólogos, arqueólogos, historiadores y otros hombres de ciencia, que con su minucioso y muchas veces desagradecido trabajo han posibilitado que “resucitemos” gran parte de la cultura, gloria, pensamiento y obras de nuestros antepasados. No obstante, al buen buscador le gusta llegar al fondo de cada cuestión y, como uno de estos que intento ser, no me queda otra que dejar a un lado varias ideas ya inservibles, con el único fin de seguir acercándonos a Nibiru, ese gran desconocido, un escurridizo astro de donde se aseguraba en un mundo pretérito que venían algunos de sus “dioses” a bordo de arcas resplandecientes. Presumiblemente un planeta que, dicho sea de paso, me encantaría que se localizase pronto y… estoy seguro que lo mismo deseaba Sitchin antes de marcharse al otro lado.

representación tabla mul apin
tablas mul apin

Abordemos pues la cuestión que nos atañe, un siempre polémico “lugar de cruce” necesitado de una pequeña revisión. Sea quien sea el que hable de Nibiru de forma coherente, no le queda otra aparte de empezar por los documentos sumerios en donde se refleja su presencia; no se puede pasar por alto este contexto, su hábitat natural en definitiva. El rastro del astro resulta fácilmente reconocible, sus huellas permanecen bien marcadas y a la vista de todos en compendios o textos astronómicos como el Mul Apin y el Astrolabio B, además de la epopeya de la creación, el Enuma Elish, la más grande y fastuosa composición jamás creada dentro del entorno mesopotámico, una pieza literaria excepcional elaborada para comunicar convicciones, erudita, didáctica, apologética y teológica, que cuenta con varios elementos astronómicos entre sus ingredientes más selectos. Dentro de los textos citados encontraremos también varias referencias al lugar de cruce, referencias claras y significativas.

Sitchin nos contaba a través de sus célebres y archiconocidas Crónicas de la Tierra, que el lugar de cruce se correspondía con el enorme cinturón de asteroides situado entre los planetas Marte y Júpiter, cuyo seno atravesaría Nibiru de sur a norte cada vez que se acercaba al Sol en su punto más cercano a este de su largo recorrido dentro del propio Sistema solar. Un punto en el que Nibiru traspasaba de un lado a otro el plano imaginario horizontal donde se encuentran el resto de planetas bailando incansablemente alrededor del Sol.

Y bien, llegado aquí, devienen obligatorios algunos retoques y puntualizaciones. Aunque podría, no voy a cargar contra Sitchin ni contra nadie que se incline por sus ideas o las encuentre más acertadas que a las que voy a exponer en un instante, todos somos libres de elegir pese a que nos equivoquemos, yo el primero. Mas si voy a remarcar, negándome a la vez rotundamente a que se ignore, lo que los sumerios o sus descendientes culturales tenían en mente cuando acuñaron los documentos anteriormente señalados, allá por el año 1000 a.C., cuando esta gente de ciencia y experimentada llevaba como mínimo 2 milenios escrutando el cielo y anotando todo tipo de observaciones. Con lo cual diría, que justo lo que estos tenían en mente cuando escribieron esta serie de tratados astronómicos y otras composiciones, debiera ser el punto de partida y no se puede desechar su enfoque si se quiere tener la certeza de intentar ejecutar óptimas interpretaciones.

Por un lado, cuando examinamos con detenimiento las menciones del lugar de cruce, resulta evidente que este se encuentra situado sobre la eclíptica (la línea curva por donde “transcurre” el Sol alrededor de la Tierra, en su “movimiento aparente” visto desde la Tierra), tal cual, y nada más. Se trata del punto más alto alcanzado por la eclíptica, es decir, el punto de solsticio de verano, y su constelación asociada; incluso lo recoge la wikipedia – http://en.wikipedia.org/wiki/Nibiru_(Babylonian_astronomy) – , un detalle bastante sorprendente ya que no es muy conocida esta cuestión.

lugar de cruce, definido por delta cancri
lugar de cruce en delta cancri

Entonces si nos trasladásemos a la fecha en la que se usaban esta clase de compendios astronómicos, descubriríamos que dicho punto de la eclíptica se encontraría en los dominios o cercanías de la constelación de Cáncer de modo irremediable. Además, si examinamos una lista estelar del 1200 a.C. conocida como “Astrolabio B”, nos encontraremos con que la última estrella del “camino de An” (un grupo de estrellas y constelaciones) también recibe el nombre de nibiru, que significa lugar de cruce o astro del lugar de cruce. Esta estrella no es el propio Nibiru del que hablábamos antes, es un nibiru “con minúsculas”, una estrella “fija” como todas las demás que se desplazan en el cielo nocturno al unísono, y no como el Sol, la Luna y el resto de planetas visibles que se mueven por la eclíptica a distintos ritmos. Para no liarnos, este nibiru con minúsculas es una estrella de las que forman constelaciones.

Entonces… digo yo: si tenemos en cuenta que el lugar de cruce se halla en el punto más alto alcanzado por la eclíptica, que a la vez sabemos convergía en la constelación del cangrejo, y además tenemos una estrella con el mismo nombre de lugar de cruce, es obvio que puede determinarlo, ser su propia marca. Y la candidata mejor situada para llevarse el gato al agua en el certamen 2013 de Miss Lugar de Cruce no es otra que la señorita δ Cancri, por no decir que sería la única que encajaría perfectamente con el contexto, pues se aloja prácticamente pegada a la eclíptica justo en el centro de la constelación de Cáncer.

Respecto a lo que nos revelan otros textos como el Enuma Elish, Nibiru, en mayúsculas, es el único astro capaz, o que tiene potestad, de cruzar este lugar de cruce definido por δ Cancri. Porque se deduce a partir de esta epopeya y también del Mul Apin, que Nibiru es un astro rojizo que apareció en el hemisferio sur celeste y cruzo los cielos en dirección norte, atravesando el lugar de cruce, o sea, atravesando la eclíptica por δ Cancri.

La figura de Nibiru además siempre ha estado ligada al simbolismo o concepto del renacimiento, de este modo Nibiru en dicha posición, es decir, justo cuando atraviesa el lugar de cruce, cobra su máxima expresión en este sentido, muy bien reflejado en el Enuma Elish. Una epopeya que deja a Nibiru en muy buen lugar, en el óptimo, pues se le considera la clave de la creación, la obra cumbre del creador, la cosa más perfecta, el hijo de Dios. Así pues resulta evidente, dado el peso adquirido dentro de la ciencia, cultura y religión de la época, que no se puede ignorar a este astro bajo ningún pretexto, ni estimarlo como algo insignificante o incluso inventado. NIBIRU EXISTE.

Y por otra parte, aun existiendo diversos relatos “made in Mesopotamia” que aluden al contacto directo con un grupo concreto de “dioses” en la más remota antigüedad –que sería el motivo perfecto de otro artículo– que venían del cielo y les pudieron contar mucho a los sumerios sobre la configuración del Sistema Solar, que el “lugar de cruce” se corresponda con el cinturón de asteroides tal y como dice Sitchin, resulta cuanto menos una afirmación discutible. En cierto modo porque por mucho que a uno le cuenten las maravillas que hay ahí afuera en el espacio (planetas, estrellas, asteroides, etc), es muy difícil tomar plenamente consciencia de ello a pesar de que lo explicaran una y otra vez, al menos hasta que eres capaz de contrastarlo –que no era el caso de los sumerios–.

Me explico: tomando un ejemplo similar, aunque hacía mucho tiempo que se sabía que la Tierra era una esfera, nadie se podía imaginar con certeza su auténtica forma, eso es, con todos sus matices, hasta que fue fotografiada desde el espacio y la pudimos contemplar con todo su esplendor. Es por ello que aun considerando la posibilidad de que aquellos dioses les hablaran a los sumerios de un cinturón de asteroides, dudo mucho que intentaran asimilar este conocimiento, pues no tenía relevancia para ellos.

punto de cruce del plano orbital, atravesado por Nibiru, un poco diferente a la teoría de Sitchin
orbita de nibiru atravesando el lugar de cruce

Entonces y para finalizar, mi conclusión es la siguiente: de acuerdo con los textos y contextos mesopotámicos el lugar de cruce es el punto por donde Nibiru atravesó-cortó la eclíptica para pasar de un hemisferio celeste a otro a ojos de los sumerios, siendo esta ubicación su posición más importante bajo la perspectiva de aquellos sabios, de la considerada primera civilización, que presenciaron el evento. Pues esta misma posición es la que da el nombre al astro; Nibiru es el que cruza u ocupa el lugar de cruce, una hazaña que sólo él puede realizar, ya que el resto de miembros del Sistema Solar (el Sol, la Luna y los planetas visibles desde la Tierra) más bien recorren la eclíptica sin poderla atravesar.

Y volviendo otra vez a la hipótesis de Sitchin… ¿podría corresponder este lugar de cruce con el cinturón de asteroides? Realmente aventurarse a determinar el punto exacto por donde Nibiru atraviesa el plano horizontal orbital por el que se mueven los otros planetas, es como dar palos de ciego por ahora, aunque tengo indicios para pensar que no siempre Nibiru atraviesa este punto a la misma distancia del Sol, o sea ,que sería variable. Pero eso quizá lo veamos en otra ocasión…

Espero que hayan disfrutado del post y me encantaría que dejaran sus comentarios.

Autor: S8Garcia

Samuel garcia barrajon Escritor, articulista y conferenciante. Desde 2005 investigo acerca de Nibiru y otros misterios. Publico artículos en las revistas “Año/Cero”, “UFO” y “Phenomena Magazine”. He sido entrevistado en más de 50 medios de comunicación entre prensa, radio y televisión. Escribir es una constante en mi carrera. Dirijo y edito la revista digital Investigación y Misterio.

5 opiniones en “ZECHARIA SITCHIN , NIBIRU Y EL LUGAR DE CRUCE”

  1. BIEEENNN
    AL MENOS UNA ALTERNATIVA.. DENTRO DE LOS CONCEPTOS .. QUE PUDIERA AYUDAR A SACAR EN ESPIRAL AL VISITANTE DEL SISTEMA SOLAR NIBIRU..PERO ESTO SERIA SOLO UNO CONTRA 999 POR CIENTO DE PROBABILIDADES. HAY QUE MEDITAR CON LA CONSTELACIONDE CANGREJO JAJAJAJA.IXMANHA.

  2. Hola hay un profeta argentino llamado benjamin solari parravicini el profetizo en sus psicografias la llegada de un cuerpo celeste y su choque con la tierra, tambien le dijo a sus amigos que ese es el cometa elenin que en realidad es un planeta 6 veces mas grande que la tierra pero que la nasa no quiere darlo a luz el dijo que este cometa se puede ver es una estrella azul a 45º de donde sale el sol

    1. Hola Gustavo. Muchísimas gracias por participar y dejarnos tus ideas. Sinceramente creemos que no hablamos del mismo astro al que se refiere Parravicini, y sea lo que sea Nibiru (pues hasta que no lo descubramos no lo sabremos con certeza) no pensamos que vaya a chocar contra la Tierra. Pero hacerse preguntas e investigar siempre es un ejercicio saludable, así que agradecemos tu aporte de información e invitamos a que se contraste. Saludos

      1. excelente respuesta y excelente todo lo que hay en el post ademas es verdad, yo en apenas soy bachiller pero encontré este enigma y me intereso así que decidí investigar a fondo todo esto, llevo 1 año mas o menos y he visto cientos de vídeos y muchismas cosas (aunque ya sabes no todo en la Internet es verdad) y con ello he encontrado bastantes cosas pero otras que un tanto (bizarras).Pero el punto es que en todo lo que he encontrado indican dicen y profetizan que NIBIRU cambiara su órbita y tendrá un encuentro muy cercano con la tierra(alcanzara a rayarla un poco) lo que dejara algo así mas o menos como un cataclismo que acabara con cierto porcentaje de la humanidad …….
        entonces esa es mi medio duda por que al ver esta información nada encaja y me confunde aun mas, un tema que me gustaría que vieras es sobre los Anunnaki.
        gracias

        1. Hola Samir! Que tal? Te agradezco mucho tu comentario. En mi opinión Nibiru no va achocar contra la Tierra, eso se ha viralizado por internet, sí, pero si los planetas tienen millones de años y nunca antes ha chocado Nibiru contra la Tierra no veo por qué tiene que hacerlo ahora, sobre todo porque esos argumentos en los que se basan los que lo defienden, pues, si te pones a investigar, comprobarás que no llegas a ningún lado, o al menos eso me ha pasado a mi 🙂
          Siempre es difícil resumir todo en un par de lineas pero tengo un par de posts que hablan sobre antiguos dioses como los anunnakis apkallus en http://wp.me/p5eImj-Ap o este otro sobre los nommos http://wp.me/p5eImj-AN Para mi, ambos se tratan de un claro ejemplo de encuentros del tercer tipo en la antigüedad. Espero haber cumplido con tus expextativas, gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.