¿Acabará el mundo este mes? Una teoría de la conspiración afirma que el eclipse solar de finales de agosto terminará con La Tierra

Advierten de que el eclipse solar del próximo 21 de agosto será el motivo por el que el ‘Planeta X’ salga de su órbita y choque contra La Tierra.

Publicado enantena3.com: Una teoría de la conspiración afirma que el mundo terminará en cuestión de semanas según varios pasajes de la Biblia, que alertan de que una estrella está conduciendo al ‘Planeta X’, también conocido como Nibiru hacia La Tierra.

El numerólogo cristiano David Meade advierte de esta posibilidad y de que se produzca una colisión entre Nibiru y nuestro planeta. Según su teoría, el eclipse solar que se producirá el próximo 21 de agosto será el motivo por el que Nibiru avance y choque contra nuestro planeta, según recoge el diario Daily Star.

Meade explica que Nibiru es un planeta hipotético que no está alineado con la elíptica de nuestro Sistema Solar, sino que viene hacia nosotros desde un ángulo oblicuo y chocaría contra el polo sur.

Asimismo, el numerólogo cita varios versículos del Antiguo Testamento en los que, dice, advierten del fin del mundo. Sin embargo, la comunidad científica no cree en la existencia de Nibiru. En este vídeo, el miembro de la NASA David Morrison explica que no existe ninguna evidencia que haga pensar que Nibiru, o el Planeta X, exista:

 

Te puede interesar: https://goo.gl/gxTM4W

Ultima hora: El planeta nueve ¡encontrado!

El misterioso y escurridizo noveno planeta de nuestro sistema solar que se cree que existe desde 2014, ha sido localizado por C. Green, un señor de Hampshire, Reino Unido.

El Sr. Green, un astrónomo aficionado, hizo el descubrimiento que cambia los libros de la escuela usando un telescopio Reflector Meade LightBridge de 12 “/ 304.8mm desde su observatorio de casa hace un mes. Supuso originalmente que era un objeto cercano a la Tierra mucho más pequeño, y decidió rastrear su trayectoria, lo que le llevó a descubrir que este objeto de baja magnitud aparente está en realidad en una órbita altamente elíptica y además, según cálculos tempranos, parece estar viajando hacia el sistema solar interior. Mr. Green ha presentado sus hallazgos al Centro de Tecnología de Astronomía del Reino Unido y La Agencia Espacial del Reino Unido a la espera de la confirmación oficial ¡El esquivo planeta nueve puede haber sido finalmente descubierto!

El Planeta Nueve, hasta hace poco tiempo sólo era un “planeta hipotético”, se cree que existe mucho más allá del punto más lejano de la órbita de Plutón, justo el objeto celeste que llevó alguna vez el título de noveno planeta del sistema solar antes de ser degradado a un planeta enano en 2006.

A principios de 2016, científicos del Instituto de Tecnología de California anunciaron que un planeta diez veces la masa de la Tierra existe a unos 19.000 millones de millas de distancia. El sistema solar siempre ha sido conocido por estar inclinado, y los expertos están atribuyendo esto a la presencia de un enorme planeta en la parte exterior por la atracción gravitacional del Sol. Los planetas, como los conocemos desde hace cientos de años, orbitan al Sol en un plano plano valga la redundancia, pero esa rotación está en un ángulo de seis grados en comparación con el ecuador de nuestra estrella. Esto ha confundido a los astrónomos durante años. La posibilidad de que un planeta gigante situado en las afueras del sistema solar que efectivamente esté tirando del resto hacia abajo, ha sido la explicación más prominente para dicho ángulo.

Los astrónomos mas punteros han estado de acuerdo en que hay un planeta nueve, y se entró en la carrera para localizarlo a principios de 2016. Según los cálculos, el planeta escurridizo tarda entre 10.000 y 20.000 años para orbitar el sol, lo que pone de manifiesto lo lejos que está . Se podría enviar una sonda para una inspección más cercana, pero tardarían veinte años en llegar. En la búsqueda para localizarlo, los científicos tuvieron que recurrir a telescopios de alta potencia. Hay algunos telescopios de alta potencia especialmente equipados para realizar el trabajo, como el Observatorio Keck de Caltech y el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA, pero el descubrimiento del Sr. Green con el amateur Meade LightBridge es nada menos que impresionante.

En la lucha por localizar el planeta nueve, se han descubierto otros objetos espaciales interesantes. Scott Sheppard y Chadwick Trujillo de la Institución Carnegie para la Ciencia han observado varios objetos nunca antes vistos a distancias extremas del Sol y han presentado sus hallazgos al Centro Minor Planetario de la Unión Astronómica Internacional para designaciones oficiales. Detectar estos objetos lejanos es importante porque examinar su comportamiento ayudará a enfocar la búsqueda de Planet Nine. Esto se debe a que el planeta tiene su propia atracción gravitatoria y tendrá un número de cosas más pequeñas orbitándolo.

Sheppard y Trujillo han estado trabajando con David Tholen de la Universidad de Hawaii para llevar a cabo la más profunda encuesta en la historia de objetos más allá de Neptuno y el cinturón de Kuiper. Los tres científicos han utilizado algunos de los más increíbles telescopios y cámaras jamás hechas incluyendo la cámara de energía oscura en el telescopio NOAO de 4 metros Blanco en Chile y el japonés Hyper Suprime-Cam en el telescopio Subaru de 8 metros en Hawai. Logró cubrir aproximadamente el 10% del cielo en su búsqueda para encontrar el Planeta Nueve. Sheppard ha declarado que ahora estamos en una situación similar a cuando Neptuno fue descubierto por primera vez a mediados del siglo XIX. Esa revelación se produjo cuando Alexis Bouvard notó que el movimiento orbital de Urano era peculiar.

Los científicos han predicho que la aparición del Planeta Nueve ocurriría pronto. En octubre de 2016, el astrónomo Mike Brown estimó que sería descubierto a finales de 2017. Su razonamiento era que debido a que tantas personas estaban ahora en su búsqueda, el planeta -que es diez veces el tamaño de la Tierra- no podía seguir adelante escondiéndose por mucho más tiempo. Esto representaría un espacio de tiempo relativamente corto entre las primeras teorías sobre el planeta y el primer encuentro real.

Los principales astrónomos de las principales organizaciones espaciales, como la NASA, pueden sentirse ligeramente irritados, ya que el planeta ha sido encontrado por un simple aficionado. Pero tal y como está, el Sr. Green todavía está esperando la confirmación oficial de que su descubrimiento sea de hecho el planeta misterioso y no solamente un curioso objeto aleatorio más del espacio.

Si el descubrimiento del Planeta Nueve, que ha sido apodado como el descubrimiento astronómico más importante de una generación, es acreditado oficialmente al señor Green, ha prometido nombrar al planeta después como a su gato, “Emoji”. El nombre de nuestro planeta, Tierra, se deriva de ambas palabras en inglés y alemán que significan “tierra”.

Más información en: https://goo.gl/Vujz7M

Nuevo espaldarazo a la hipótesis del Planeta Nueve

El año pasado se anunció la existencia de un planeta desconocido en nuestro sistema solar, pero después esta hipótesis se ha puesto en entredicho al detectarse sesgos en los datos observacionales. Ahora astrónomos españoles han utilizado una novedosa técnica para analizar las órbitas de los llamados objetos transneptunianos extremos, y vuelven a insistir en que algo los perturba: un planeta situado a entre 300 y 400 veces nuestra distancia al Sol.

Publicado en agenciasinc.es: Los científicos siguen debatiendo sobre si hay un noveno planeta, e incluso más, dentro de nuestro sistema solar. A comienzos de 2016 investigadores del Instituto de Tecnología de California (Caltech, en EE UU) afirmaron tener pruebas sobre la existencia de este objeto, situado a una distancia media de 700 UA o unidades astronómicas (700 veces nuestra distancia al Sol) y con una masa 10 veces la de Tierra. Sus cálculos se basaban en la extraña distribución de las órbitas de los objetos transneptunianos (TNO, por sus siglas en inglés) del cinturón de Kuiper, que aparentemente delataban la presencia de un Planeta Nueve o X en los confines del sistema solar.

Sin embargo, los científicos del proyecto canadiense OSSOS han detectado sesgos en sus propias observaciones de las órbitas de los TNO, dirigidas de forma sistemática hacia las mismas regiones del cielo, y consideran que a otros grupos –incluido al de Caltech– les podría estar pasando lo mismo. Según estos investigadores, no es necesario plantear que existe un perturbador masivo (un Planeta Nueve) para explicar las observaciones, ya que son compatibles con una distribución aleatoria.

Un planeta situado a entre 300 y 400 UA está interactuando con los objetos transneptunianos extremos analizados, según el estudio

Pero ahora dos astrónomos de la Universidad Complutense de Madrid han aplicado una novedosa técnica, menos expuesta a sesgos observacionales, para estudiar un tipo especial de objetos transneptunianos: los extremos (ETNO, situados a más de 150 UA y que nunca cruzan la órbita de Neptuno). Por primera vez han analizado las distancias a las que se encuentran sus nodos, y los resultados, publicados en la revista MNRAS: Letters, vuelven a señalar que hay un planeta más allá de Plutón.

Los nodos son los dos puntos en los que la órbita de un ETNO u otro cuerpo cruza el plano del sistema solar. Justo aquí es donde es máxima la probabilidad de encontrar o verse afectado por otros objetos, y experimentar así un cambio drástico en su órbita o incluso una colisión.

Como los cometas que interactúan con Júpiter

“Si no hay nada que los perturbe, los nodos de estos objetos transneptunianos deberían estar uniformemente espaciados, ya que no hay nada de lo que huir, pero si hay uno o más perturbadores se pueden producir dos situaciones”, explica a Sinc Carlos de la Fuente Marcos, uno de los autores. “Una posibilidad es que los ETNO sean estables, y en este caso tenderán a tener sus nodos alejados de la presencia de posibles perturbadores –añade–, pero si son inestables se comportarán como lo hacen, por ejemplo, los cometas que interactúan con Júpiter: tienden a tener uno de los nodos próximo a la órbita del hipotético perturbador”.

Mediante cálculos y minería de datos, los astrónomos españoles han comprobado que los nodos de los 28 ETNO analizados (así como los de 24 planetoides centauros con distancias medias al Sol superiores a 150 UA) se concentran en determinados rangos de distancias al Sol; y además han encontrado una correlación –cuando no debería existir ninguna– entre las posiciones de los nodos y la inclinación, uno de los parámetros que define la orientación de las órbitas de estos gélidos objetos en el espacio.

“Suponiendo que los ETNO son dinámicamente análogos a los cometas que interactúan con Júpiter, nosotros interpretamos estos resultados como indicativos de la presencia de un planeta que está interactuando activamente con ellos en un rango de distancias de entre 300 y 400 UA”, destaca De la Fuente Marcos, quien subraya: “Creemos que lo que detectamos aquí no puede atribuirse a la presencia de sesgos observacionales”.

Hasta ahora los estudios que ponían en duda la existencia del Planeta Nueve a partir de los datos de estos objetos transneptunianos argumentaban que había errores sistemáticos en las orientaciones de las órbitas (definidas por tres ángulos), debido a la forma en la que se han llevado a cabo las observaciones. Sin embargo, las distancias nodales dependen principalmente del tamaño y la forma de la órbita, unos parámetros que están relativamente libres de sesgos observacionales.

“Es la primera vez que se usan los nodos para intentar entender la dinámica de los ETNO”, apunta el coautor, quien reconoce que descubrir más ETNO (de momento solo se conocen 28) permitirá confirmar el escenario que plantean y acotar la órbita del desconocido planeta dentro de nuestro sistema solar mediante el análisis de la distribución de los nodos.

“Creemos que lo que detectamos aquí no puede atribuirse a la presencia de sesgos observacionales”, dice De la Fuente Marcos

Los autores señalan que su estudio apoya la existencia de un objeto planetario dentro del rango de parámetros considerados tanto en la hipótesis del Planeta Nueve de Mike Brown y Konstantin Batygin de Caltech, como de la original propuesta en 2014 por Scott Sheppard de la Institución Carnegie y Chadwick Trujillo de la Universidad del Norte de Arizona; además de seguir la línea de sus propios trabajos  anteriores (el último liderado desde el Instituto de Astrofísica de Canarias), donde plantean que hay planetas desconocidos en nuestro sistema solar.

¿También un Planeta Diez?

De la Fuente Marcos aclara que el hipotético Planeta Nueve que sugiere este estudio no tiene nada que ver con otro posible planeta o planetoide situado mucho más cerca de nosotros al que apuntan otras investigaciones recientes. Aplicando también minería de datos a las órbitas de los TNO del cinturón de Kuiper, las astrónomas Kathryn Volk y Renu Malhotra de la Universidad de Arizona (EE UU) han comprobado que el plano en el que giran estos objetos está ligeramente combado, una situación que se podría explicar si hay un perturbador del tamaño de Marte a unas 60 unidades astronómicas del Sol.

“Dada la definición actual de planeta, ese otro objeto misterioso podría no ser un auténtico planeta, incluso aunque tuviera un tamaño parecido al de la Tierra, ya que podría estar rodeado de  asteroides de gran tamaño o planetas enanos”, explica el astrónomo español, que adelanta: “En cualquier caso, estamos convencidos de que el trabajo de Volk y Malhotra ha encontrado evidencias sólidas de la presencia de un cuerpo masivo más allá del llamado acantilado de Kuiper –la zona más alejada del cinturón, a unas 50 unidades astronómicas–, y confiamos en poder presentar pronto un nuevo trabajo que también apoya su existencia”.

Referencia bibliográfica:

C. de la Fuente Marcos, R. de la Fuente Marcos. “Evidence for a possible bimodal distribution of the nodal distances of the extreme trans-Neptunian objects: avoiding a trans-Plutonian planet or just plain bias?”. Monthly Notices of the Royal Astronomical Society: Letters, julio de 2017. DOI: 10.1093/mnrasl/slx106. (Preprintdisponible en http://adsabs.harvard.edu/abs/2017arXiv170606981D).

Y por si éramos pocos… llega el «Planeta 10»

Tendría el tamaño de Marte y estaría mucho más cerca de nosotros que el «Planeta 9»

El plano orbital del «Planeta 10» estaría ligeramente inclinado respecto al de los demás mundos del Sistema Solar – Heather Roper/LPL

Por: JOSÉ MANUEL NIEVES

Fuente: http://www.abc.es/ciencia/abci-y-si-eramos-pocos-llega-planeta-10-201706222102_noticia.html

Un desconocido objeto (otro) de «masa planetaria» podría estar ocultándoseen los bordes exteriores de nuestro Sistema Solar, según afirma un grupo de investigadores de la Universidad de Arizona tras analizar las órbitas de varios planetas menores. El nuevo objeto, a no confundir con el famoso «Planeta 9», anunciado en 2016 pero aún no descubierto, estaría mucho más cerca de nosotros que ese otro hipotético mundo aún sin confirmar. El trabajo acaba de publicarse en la revista Astronomical Journal.

En el estudio, Kat Volk y Renu Malhotra, ambos del Laboratorio Planetario y Lunar de la Universidad de Arizona, presentan evidencias muy convincentes de la existencia, más allá de Neptuno, de un cuerpo planetario (que tampoco ha sido observado todavía), con una masa que estaría comprendida entre la de la Tierra y la de Marte.

El misterioso objeto, según los autores de la investigación, ha revelado por ahora su presencia solo a través del control que ejerce sobre los planos orbitales de una población de rocas espaciales conocida como KBOs, u objetos del Cinturón de Kuiper, en las gélidas regiones externas de nuestro Sistema Solar.

Mientras que la mayor parte de los KBOs (que son los escombros sobrantes de la formación del Sistema Solar) orbitan alrededor del Sol con unasinclinaciones orbitales que no se salen del promedio de lo que los astrónomos llaman «el plano invariable» de nuestro sistema planetario, los objetos más distantes del cinturón de Kuiper se comportan de un modo muy diferente.

De hecho, Volk y Malhotra descubrieron que sus órbitas se inclinan, como media, hasta unos 8 grados con respecto del plano invariable. En otras palabras, algo de origen desconocido está alterando el plano orbital promedio en el sistema solar exterior.

«La explicación más probable para nuestros resultados -explica Volk, autor principal de la investigación- es que ahí se oculte una masa nunca vista hasta ahora. Según nuestros cálculos, se necesita algo que sea por lo menos tan masivo como Marte para causar las desviaciones que hemos observado».

El cinturón de Kuiper se encuentra más allá de la órbita de Neptuno y se extiende a lo largo de algunos cientos de Unidades Astronómicas (UA). Una UA equivale a la distancia media entre la Tierra y el Sol, cerca de 150 millones de km. Y, lo mismo que sucede con su «primo» del Sistema Solar interior, el cinturón de asteroides que hay entre las órbitas de Marte y Júpiter, también el cinturón de Kuiper alberga un gran número de planetas menores, la mayoría de ellos pequeños cuerpos helados (precursores de cometas), y una pequeña población de planetas enanos.

Para llevar a cabo su estudio, los científicos analizaron los ángulos de inclinación de los planos orbitales de más de 600 objetos en el Cinturón Kuiper con el fin de determinar la dirección común de todos ellos. Los KBOs se comportan, según Malhotra, de forma similar a una peonza: «imagine que tiene usted un enorme número de peonzas girando, y que le da a cada una de ellas un pequeño empujón. Si después toma una foto de las peonzas, verá que sus ejes de rotación siguen diferentes orientaciones, pero como media, apuntarán al campo gravitatorio local de la Tierra». La investigadora asegura que en el caso de los KBOs sucede lo mismo: «Sabemos que los ángulos de inclinación orbital de los KBOs pueden tener orientaciones diferentes, pero su valor promedio estará apuntando perpendicularmente al plano determinado por el Sol y los planetas más grandes».

De esta forma, los científicos se dieron cuenta de que el valor medio de los planos orbitales de los objetos del cinturón de Kuiper se desviaba de forma significativa del plano invariable. Para Malhotra, «no hay más de un 1 o 2 por ciento de probabilidades de que lo que hemos medido sea fruto de una casualidad estadística».

O, en otras palabras, lo más probable es que el efecto observado se deba a la presencia real de un objeto con una masa similar a la de Marte orbitando al Sol a una distancia de unas 60 Unidades Astronómicas y con una órbita que estará inclinada unos 8 grados con respecto al plano de rotación de los demás planetas del Sistema Solar. Un cuerpo así tendría la suficiente influencia gravitacional como para deformar el plano orbital de los KBOs hasta una distancia de aproximadamente 10 AU a cada lado.

«Los KBOs observados -afirma Volk- se concentran en un anillo de unas 30 UA de ancho y por lo tanto sentirían la gravedad de un planeta así todo el tiempo. Por lo que la hipótesis de una masa planetaria como causa de la desviación observada resulta muy razonable en esas distancias».

No es el Planeta 9

Los datos de los investigadores descartan por completo la posibilidad de que el objeto que se postula en este caso sea en realidad el hipotético «planeta 9», cuya existencia fue sugerida en base a otras observaciones por completo diferentes. El planeta 9, además, sería mucho más grande(alrededor de 10 masas terrestres) y estaría mucho más lejos, a entre 500 y 700 Unidades Astronómicas de distancia.

«Por lo cual -asegura Volk- está demasiado lejos como para ejercer influencia en estos KBOs. Para afectarlos de este modo, el planeta que nosotros sugerimos no debe llegar a las 100 UA de distancia».

Sin embargo, y dado que, por definición, un planeta sólo puede llamarse así si ha conseguido «limpiar» su órbita de planetas menores, como son los KBOs, los autores se refieren, cautelosamente, a un objeto de «masa planetaria». Y los datos no excluyen incluso la posibilidad de que la desviación detectada en los KBOs sea el resultado de la acción de más de un solo objeto.

¿Por qué no se ha encontrado aún ese nuevo mundo? La razón más probable, según Volk y Malhotra, es que aún no hemos explorado todo el cielo en busca de objetos lejanos en el Sistema Solar. Por ejemplo, la zona mas prometedora para encontrar un planeta oculto estaría en el plano galáctico, pero esa región está tan densamente poblada de estrellas que los investigadores tienden a evitarla cuando programan sus búsquedas.

Para Volk, la posibilidad de que no hayamos encontrado aún el objeto que describe en su estudio por culpa de estas limitaciones de los programas de búsqueda se cifra en alrededor del 30%.

La posible alternativa a un objeto invisible que podría haber alterado el plano de los objetos exteriores del cinturón de Kuiper sería la de una estrella que pasó zumbando por el Sistema Solar en algún momento de su historia reciente (en términos astronómicos). «Una estrella de paso -afirma Malhotra- podría arrastrar a todas las peonzas en la misma dirección. Sin embargo, para causar el efecto observado, la estrella en cuestión debería haber pasado extraordinariamente cerca, a no más de 100 Unidades Astronómicas, y aún así su huella en la inclinación de los planos orbitales de los KBOs se habría borrado en los 10 millones de años siguientes, por lo que no consideramos este escenario lo suficientemente realista».

Sea como fuere, parece que nuestro Sistema Solar podría estar mucho más poblado de mundos de lo que creíamos. Planeta 9, planeta 10… ¿Quién da mas? Los número podrían, en solo unos años, crecer hasta cifras que hoy nos resulta difícil imaginar…

 

 

Libro El planeta Nibiru existe aquí: http://goo.gl/kOdw7W

 

nibiru 2015 el planeta nibiru existe

Cuatro posibles candidatos para ser el misterioso Planeta 9

Una búsqueda concentrada de tres días del supuesto planeta 9 en los confines de nuestro propio sistema solar ha dado como resultado, no uno, sino cuatro posibles candidatos.

Fuente: http://www.europapress.es/ciencia/astronomia/noticia-cuatro-posibles-candidatos-ser-misterioso-planeta-20170403102506.html

Esta investigación del llamado Planeta 9 fue parte de una búsqueda en tiempo real con un proyecto de ciencia ciudadana de Zooniverse, en coordinación con la emisión de Stargazing Live de la BBC desde el Observatorio de Siding Spring, de la Australian National University (ANU).

El investigador Brad Tucker de la ANU, quien dirigió el esfuerzo, dijo que unas 60.000 personas de todo el mundo clasificaron más de cuatro millones de objetos durante los tres días, usando datos del telescopio SkyMapper en Siding Spring. Él y su equipo dijeron que incluso si ninguno de los cuatro candidatos resultan ser el hipotético planeta 9, el esfuerzo fue científicamente valioso, ayudando a verificar sus métodos de búsqueda como excepcionalmente viables.

“Hemos detectado los planetas menores Chiron y Comacina, lo que demuestra que el enfoque que estamos tomando podría encontrar el Planeta 9 si está ahí”, dijo Tucker. “Hemos logrado descartar que un planeta del tamaño de Neptuno pueda existir en aproximadamente el 90 por ciento del cielo del sur a una profundidad de aproximadamente 350 veces la distancia entre la Tierra y el Sol”, dijo.

El año pasado, los astrónomos de Caltech Mike Brown y Konstantin Batygin, encontraron evidencia indirecta de la existencia de un gran planeta cuando encontraron que las órbitas de varios objetos del Cinturón de Kuiper estaban probablemente influenciadas por un cuerpo masivo localizado más allá de la órbita de Plutón, 200 veces más allá de la distancia del Sol a la Tierra. Este planeta sería del tamaño de Neptuno, aproximadamente 10 veces más masivo que la Tierra. Pero la búsqueda es difícil porque el objeto es probablemente 1.000 veces más débil que Plutón.

La búsqueda se ha llevado a cabo con muchos investigadores trabajando en nuevas observaciones y tamizando a través de datos antiguos. Este proyecto reciente utilizó datos de archivo del telescopio Skymapper.

“Con la ayuda de decenas de miles de voluntarios dedicados a cribar cientos de miles de imágenes tomadas por SkyMapper”, dijo Tucker, “hemos logrado cuatro años de análisis científico en menos de tres días. Uno de esos voluntarios, Toby Roberts, ha hecho 12.000 clasificaciones”.

Tucker dijo que él y su equipo de la ANU trabajarán para confirmar si los objetos espaciales desconocidos son el Planeta 9 usando telescopios en Siding Spring y alrededor del mundo, informa Universe Today.

 

Un astrónomo predice que un fragmento del noveno planeta Nibiru alcanzará la Tierra en Febrero

 

 

nibiru es real

Los astrónomos de la NASA informaron a principios de este año que un misterioso objeto de gran tamaño, al que han llamado 2016 WF9, que posee características tanto de asteroide como cometa, se dirige hacia la Tierra. Alcanzará nuestro planeta en algún momento a finales de febrero.

La NASA está mintiendo a través de sus miembros. No se puede concebir que no conozcan la verdad. Hemos visto los datos! El objeto que llaman WF9 abandonó el sistema de Nibiru en octubre, cuando Nibiru comenzó a girar en sentido antihorario alrededor del sol. Desde entonces, la NASA sabe que llegará a la Tierra.

Esta revelación extrema proviene de un astrónomo nacido en Rusia, el Dr. Dyomin Damir Zakharovich. Según sus mediciones señala que WF9 2016 fue una vez parte del Planeta X, planeta nueve o Nibiru (como él lo llama), que se convirtió en un asteroide que orbita dicho planeta. Aunque Zakharovich cree que en realidad no orbitan nuestro Sol, pero sí su gemela binaria: una enana marrón, desde la que rápidamente se abalanza el Planeta X hacia nuestro sistema solar, y la Tierra en particular. La colisión se producirá ineludiblemente en octubre de 2017.

mas alla del enuma elish

 

Zakharovich piensa que 2016 WF9 ya chocó con uno o más asteroides que orbitan el Planeta X, y que fue despedido en el espacio tras el choque, primero hacia la enana marrón, y después relanzado por la misma y a mayor velocidad hacia el Sol… el cual a su vez, dándole aún más velocidad, arrojará hacia la Tierra. Sin embargo, a diferencia de la NASA, Zakharovich predice que este pedazo del Planeta X colisionará con la Tierra el 16 de febrero de 2017.

El objeto es mayor de lo que la NASA reconoce. Nuestros datos preliminares sugieren un asteroide de 2,2 kilometros que no tendrá ningún problema en atravesar la atmósfera sin desintegrarse.

¿Y después…? Zakharovich predice que 2016 WF9 destruiría una ciudad si la golpea directamente, o bien puede causar tsunamis mortales si cae en el océano.

Y esto es sólo un precursor de los daños que Nibiru hará cuando llegue aquí .La NASA probablemente ya conoce la zona de impacto. Yo no. Todos estamos en peligro.

El Dr. Zhakarovich teme por su vida el 16 de febrero, pero eso no es nada nuevo. Ha estado temiendo por su vida desde que comenzó a revelar secretos sobre la investigación del Planeta X de Rusia, incluyendo cuando los astrónomos en la antigua Unión Soviética afirmaron que descubrieron el Planeta X en 1983 usando un telescopio de infrarrojos en el espacio profundo. Dice que todos los líderes rusos reciben información sobre el Planeta X y su fecha prevista de llegada y potencial de destrucción masiva, incluyendo Vladimir Putin.

Sin embargo, no es Putin a quien hay que temer si no a otros líderes… Pues, Zhakarovich, afirma que cuando se le informó a Reagan, entonces presidente de los Estados Unidos, que el también entonces presidente ruso Mikhail Gorbachov iba a revelar todo lo que los rusos sabían acerca del Planeta X, amenazó con un ataque nuclear. Zhakarovich cree que todos los líderes actuales de los Estados Unidos, desde entonces hasta Trump, se unen bajo una orden ejecutiva secreta emitida por Reagan para mantener todo acerca de una posible colisión Planeta X en secreto, para evitar el pánico colectivo. En respuesta a sus conferencias sobre el tema, afirma que ha recibido correos electrónicos amenazantes y una llamada de advertencia el año pasado desde el mismo Putin.

Dijo que mi trabajo sigue siendo necesario y que Rusia no puede permitirse el lujo de perderme. Dijo que no podía garantizar mi seguridad si viajo más allá de Rusia en este momento.

¿Está Zhakarovich diciendo la verdad sobre WF9 2016? Lo sabremos este mismo mes. ¿Está diciendo la verdad sobre lo que Rusia sabe acerca del Planeta X? Una vez más, el impacto (o la ausencia de este) de 2016 WF9 nos dará la indicación. ¿Está diciendo la verdad acerca de ser amenazado por el gobierno de Estados Unidos? En estos tiempos extraños, es difícil determinar cuál es la fuente de una paranoia de lo que no lo es.

¿La NASA está “mintiendo a través de sus portavoces”? Mantenga un ojo enfocado en el Dr. Zhakarovich por si acaso, el 16 de febrero de 2017.

 


 

En Investigación y Misterio pensamos que no merece ninguna credibilidad a esta teoría.

Fuente: http://mysteriousuniverse.org/2017/01/astronomer-predicts-piece-of-planet-x-to-hit-earth-in-february/

NIBIRU Y LA NASA: APOCALIPSIS FINAL

NIBIRU Y LA NASA: APOCALIPSIS FINAL (Expediente Nibiru nº 2) Versión Kindle

¿Un nuevo fin del mundo? Vaticinan que un planeta oculto podría causar un apocalipsis (Video)

[highlight]

Samuel Garcia:

Tras más de 10 años de investigación detrás de Nibiru y por que no tienen nada que ver con este, los apocalipsis y cataclismos que aparecen en este tipo de noticias, me siento afectado profundamente. Jamás Nibiru provocará el fin del mundo, o almenos no hay ninguna evidencia de ello. Es más, no volverá a ser visible hasta el 3855 d.c según los antiguos.

Nibiru es uno de los grandes olvidados de la historia y este tipo de noticias y creencias no le hacen ningún bien. Aun así comparto la noticia porque está de actualidad y siempre es interesante ver que opina la gente al respecto.

Espero que se localice pronto con los grandes telescopios y nuevos programas de investigación, a ver si así, definitivamente, Nibiru ocupa su lugar correspondiente y de paso terminan estas corrientes apocalípticas que lo han elegido erróneamente como avatar.

[/highlight]

A continuación la noticia publicada en RT:


 

¿Un nuevo fin del mundo? Vaticinan que un planeta oculto podría causar un apocalipsis (Video)

Teóricos del apocalipsis afirman haber captado la presencia del misterioso planeta Nibiru, cuyo acercamiento a la Tierra provocaría enormes cataclismos, sostienen.

Captura de pantalla
Ya hemos sobrevivido al fin del mundo predicho para el pasado 29 de julio. Sin embargo, los teóricos del apocalipsis no descansan y esta vez auguran un fin del mundo inminente que, según sus anuncios, sería causado por el hipotético planeta X, conocido también como Nibiru, informa ‘The Daily Mail‘.

Un video recientemente publicado en YouTube por el canal Nibiru Planet X 2016, afirma haber captado por primera vez en los cielos de Pensilvania al misterioso planeta junto al fenómeno conocido como ‘luna de sangre’. Pero eso no es todo, la nueva teoría sostiene que la luna se vuelve roja precisamente a causa de Nibiru (si bien este fenómeno es causado en realidad por la posición del sol y de la luna cuando los rayos solares arrojan un reflejo rojo sobre la superficie lunar). En resumidas cuentas, los autores del video vaticinan un inminente fin del mundo, ya que Nibiru está de camino a colisionar con nuestro planeta.

El medio británico señala que, aunque durante años los teóricos del apocalipsis han creído que el planeta X podría provocar cataclismos en la Tierra, se trata de la primera teoría que relaciona a Nibiru con la ‘luna de sangre’. “[El video] le mostrará la verdadera razón de por qué la luna se ha vuelto de un color rojo sangriento… Es porque el planeta Nibiru estaba a su lado y cubría a la luna con su sombra roja”, se afirma en el clip.

Pese a que en el video la luna aparece junto a otro objeto, lo más probable es que se trate de un destello del lente. Sin embargo, los autores de la grabación lo refutan rotundamente argumentando que “no hay absolutamente ninguna duda” sobre que “es un objeto inmóvil junto a la luna”. En el video también se asegura que los gobiernos del mundo están al tanto del inminente apocalipsis, pero lo mantienen en secreto.

Cabe destacar que la llegada de Nibiru ya se predijo en varias ocasiones, si bien la existencia del mismo todavía no ha sido comprobada. En 2014 la NASA anunció que tras una búsqueda exhaustiva no encontró ninguna evidencia del hipotético planeta X.

Fuente: https://actualidad.rt.com/actualidad/216898-vaticinar-fin-mundo-planeta-nibiru

2015 RR245, nuevo planeta enano en el sistema solar

2015 RR245, nuevo planeta enano en el sistema solar
Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto un nuevo planeta enano en el disco de los pequeños mundos helados que se mueven más allá de Neptuno. El nuevo objeto tiene aproximadamente 700 kilómetros de tamaño y tarda alrededor de 700 años en dar una vuelta alrededor del Sol, una de las órbitas más grandes conocidas para un planeta enano.

Denominado 2015 RR245 por el Centro de Planetas Menores de la Unión Astronómica Internacional, este diminuto planeta se encontró gracias al telescopio que operan en Maunakea (Hawái) instituciones de Francia, Canadá y EE UU, en el marco del proyecto OSSOS (Outer Solar System Origins Survey).

Nibiru será el primer planeta del sistema solar descubierto gracias a los ordenadores

Los objetos transneptunianos guían hacia el Planeta Nueve Nibiru

En la carrera hacia el descubrimiento de un noveno planeta en nuestro sistema solar, científicos de todo el mundo se afanan en calcular su órbita con las pistas que ofrecen los pequeños cuerpos que se mueven más allá de Neptuno. Ahora astrónomos españoles y de la Universidad de Cambridge han comprobado, con nuevos cálculos, que las órbitas de los seis objetos transneptunianos que han servido de referencia para anunciar la existencia de un Planeta Nueve no son tan estables como se pensaba.

Los movimientos de los objetos transneptunianos (como el ilustrado a la derecha) sugieren que en los confines del sistema solar existe un planeta desconocido (izquierda). / José Antonio Peñas (Sinc)

A principios de este año los astrónomos K. Batygin y M. Brown del Instituto de Tecnología de California (Caltech, EE UU) anunciaron que habían encontrado evidencias de la existencia de un planeta gigante –con una masa diez veces la de la Tierra– en los confines del sistema solar. Su extraña y alargada órbita se tardaría en completar entre 10.000 y 20.000 años.

Para llegar a esta conclusión se basaron en simulaciones computacionales efectuadas con los datos orbitales de seis objetos transneptunianos (ETNO, por sus siglas en inglés), cuerpos situados más allá de Neptuno. En concreto: Sedna, 2012 VP113, 2004 VN112, 2007 TG422, 2013 RF98 y 2010 GB174.

“Creemos que además de un Planeta Nueve, también puede existir un Planeta Diez e incluso alguno más”, subraya un astrónomo español

Pero ahora los hermanos Carlos y Raúl de la Fuente Marcos, dos astrónomos españoles freelance, junto al científico Sverre J. Aarseth de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), se han planteado la pregunta al revés: ¿cómo evolucionaría la órbita de estos seis objetos si realmente existe un Planeta Nueve como el propuesto? La respuesta la publican en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society (MNRAS).

“Con la órbita que señalan los astrónomos de Caltech para el Planeta Nueve, nuestros cálculos muestran que los seis objetos que ellos consideran como la piedra de Roseta para resolver este misterio se moverían en órbitas inestables a largo plazo”, advierte Carlos de la Fuente Marcos.

“Estos objetos escaparían del sistema solar en menos de 1.500 millones de años –añade–, y en el caso de 2004 VN112, 2007 TG422 y 2013 RF98 podrían abandonarlo en menos de 300 millones de años; es más, sus órbitas se vuelven realmente inestables en tan solo una decena de millones de años, un tiempo realmente corto en astronomía”.

Las órbitas de los seis objetos transneptunianos (magenta) se alinean misteriosamente hacia una dirección, una configuración que se puede explicar por la presencia de un Planeta Nueve (naranja) en nuestro sistema solar, según los astrónomos de Caltech. / Caltech/R. Hurt (IPAC)

Según este nuevo estudio, también basado en experimentos computacionales, habría que modificar ligeramente la órbita del nuevo planeta propuesta por Batygin y Brown para que las de los seis objetos analizados fueran realmente estables durante mucho tiempo.

Podría ser el primer planeta del sistema solar descubierto gracias a los ordenadores

Estos resultados también conducen a una nueva pregunta: ¿Son los ETNO una población transitoria e inestable, o por el contrario, son permanentes y estables? El hecho de que estos objetos se comporten de una forma u otra afecta a la evolución de sus órbitas y a los modelos numéricos.

“Si los ETNO son transitorios, están siendo expulsados de forma continua y ha de haber una fuente estable localizada más allá de 1.000 unidades astronómicas (en la nube de Oort) de la que procedan”, apunta Carlos de la Fuente Marcos. “Pero si son estables a largo plazo, entonces podría haber muchos en órbitas similares, aunque todavía no los hayamos observado”.

En cualquier caso, las evidencias estadísticas obtenidas por estos autores, tanto en este trabajo como en otros anteriores, les llevan a plantear que el escenario más estable es aquel en el que no hay solo un planeta, sino varios más allá de Plutón, en una resonancia mutua que explica mejor los resultados. “Es decir, creemos que además de un Planeta Nueve, también puede existir un Planeta Diez e incluso alguno más”, subraya el astrónomo español.

Carrera internacional para descubrir al Planeta Nueve

Estos estudios son solo algunos de los numerosos artículos internacionales publicados o en preparación que abordan la búsqueda del planeta nueve con la ayuda de las simulaciones. Los propios Batygin y Brown van a presentar nuevos modelos de la órbita con datos actualizados. Por su parte, al otro lado del Atlántico, en Francia, el equipo del profesor Jacques Laskar del Observatorio de París también trata de ser el primero en calcular la posición del hipotético Planeta Nueve para después observarlo.

Esta técnica recuerda al descubrimiento de Neptuno, en el que el matemático francés Urbain Le Verrier ‘descubrió’ primero con cálculos numéricos un nuevo planeta basándose en las posiciones de Urano, y después el astrónomo alemán J. G. Galle lo observó directamente.

El Planeta Nueve también podría ser un exoplaneta, según algunos investigadores

“Si Neptuno fue el primer planeta descubierto con papel y lápiz,  el Planeta Nueve podría ser el primero en ser descubierto haciendo uso exclusivo de cálculos numéricos con ordenadores”, apunta De la Fuente Marcos, aunque recuerda que en el caso del equipo francés incluyen datos de posibles desviaciones de la nave Cassini por la presencia del hipotético planeta, pero la NASA lo ha desmentido al sugerir que puede ser solo ruido estadístico en sus señales.

También con participación de instituciones francesas, uno de los estudios con simulaciones computacionales más revolucionarios de los últimos meses es el que ha liderado desde la Universidad de Lund (Suecia) el investigador Alexander Mustill, quien plantea que el Planeta Nueve puede haber venido de fuera del sistema solar, es decir, que puede ser un exoplaneta.

Su hipótesis es que hace unos 4.500 millones de años, nuestro por entonces joven Sol ‘robó’ este planeta a una estrella vecina por una serie de condiciones favorables (proximidad de estrellas dentro de un cúmulo estelar, órbita distante o elongada del planeta…), pero otros científicos lo consideran muy poco probable.

El debate está servido. En lo que todos los astrónomos están de acuerdo es en la importancia de seguir de cerca los movimientos de los objetos transneptunianos para poder ajustar los cálculos que lleven a la localización del hipotético Planeta Nueve, sin olvidar que la prueba definitiva será su observación directa, una carrera que se disputan diversos equipos de investigación.


Referencias bibliográficas:

Carlos de la Fuente Marcos, Raúl de la Fuente Marcos, Sverre J. Aarseth. “Dynamical impact of the Planet Nine scenario: N-body experiments”. Monthly Notices of the Royal Astronomical Society  460 (1): L123-L127, 2016.

C. de la Fuente Marcos and R. de la Fuente Marcos. “Commensurabilities between ETNOs: a Monte Carlo survey”.  MNRAS Letters  460 (1): L64-L68, 2016.

Fuente: SINC

Más información sobre el planeta Nibiru en https://www.amazon.es/planeta-Nibiru-existe-descubrimiento-constelaci%C3%B3n-ebook/dp/B00S33XKLM

El noveno planeta Nibiru

El noveno planeta Nibiru estaría más allá de la órbita de Plutón

Dos astrónomos del Instituto de Tecnología de California (Caltech) afirman haber encontrado pruebas de la existencia de un planeta gigante con una órbita extraña y alargada en los confines del sistema solar. El objeto tiene una masa de hasta 10 veces la de la Tierra y sería comparable en tamaño a Neptuno.

[highlight]Si aún no has leído este ebook http://goo.gl/kOdw7W no conoces la verdad sobre el noveno planeta Nibiru[/highlight]

el noveno planeta nibiru
Representación artística del noveno planeta nibiru

Los astrónomos llevan más de un siglo dándole vueltas a la idea de un nuevo planeta en el sistema solar, conocido como Planeta X. Ahora, el astrónomo Michael Brown, famoso por haberle quitado el estatus de planeta a Plutón (su usuario en twitter es @plutokiller), junto a su colega Konstantin Batygin, del Caltech, asegura que han descubierto un planeta gigante helado que estaría más allá de la órbita de Plutón.

Según el estudio, publicado esta semana en la revista The Astronomical Journal, este planeta tendría un tamaño cinco o diez veces superior a la Tierra. Si se confirmara su existencia, no estaríamos hablando de pequeños mundos helados más allá de la órbita de Plutón, sino de un gigante del tamaño de Neptuno en los confines del sistema solar, que tardaría entre 10.000 y 20.000 años en dar la vuelta al Sol con una órbita muy alargada.

Por primera vez en más de 150 años, tenemos una evidencia sólida de que el censo planetario del sistema solar está incompleto: dice Batygin

[highlight]Si aún no has leído este ebook http://goo.gl/kOdw7W no conoces la verdad sobre el noveno planeta Nibiru[/highlight]

El descubrimiento no se ha realizado mediante observación directa, sino a través de modelos matemáticos y simulación computacional. Los investigadores han deducido la existencia de este planeta masivo a partir de las órbitas de toda una serie de planetas enanos y otros objetos extremos de nuestro sistema solar, descubiertos en fechas recientes.

Maniobras orbitales

Otros estudios previos ya habían argumentado que las extrañas maniobras orbitales de estos pequeños objetos podrían explicarse por la perturbación gravitatoria de un hipotético planeta gigante.

“Podría ser el verdadero noveno planeta. Hay todavía una parte muy importante de nuestro sistema solar sin descubrir y esto es muy emocionante”, ha señalado Brown.

[highlight]Si aún no has leído este ebook http://goo.gl/kOdw7W no conoces la verdad sobre el noveno planeta Nibiru[/highlight]

Según el astrónomo, el nuevo objeto tiene cerca de 5.000 veces la masa de Plutón, por lo que no debería haber ningún debate para que se le considere como un verdadero planeta. A diferencia de objetos más pequeños, conocidos como como planetas enanos, el nuevo domina gravitacionalmente a sus vecinos. De hecho, domina una región más grande que cualquiera de los otros planetas conocidos.

el noveno planeta nibiru
Michael Brown (a la izquierda), famoso por haberle quitado el estatus de planeta a Plutón, junto a su colega Konstantin Batygin. / Lance Hayashida/Caltech

La existencia del Planeta Nueve ayuda a explicar las características misteriosas de los objetos helados transneptunianos y del Cinturón de Kuiper.

“Aunque al principio fuimos bastante escépticos con la existencia de este planeta, continuamos investigando su órbita y lo que significaría para el sistema solar exterior, y nos convencimos de que íbamos en la buena dirección”, dice Batygin. “Por primera vez en más de 150 años, tenemos una evidencia sólida de que el censo planetario del sistema solar está incompleto”, afirma.

[highlight]Si aún no has leído este ebook http://goo.gl/kOdw7W no conoces la verdad sobre el noveno planeta Nibiru[/highlight]

El camino hacia el descubrimiento teórico no ha sido sencillo, según informa Caltech en un comunicado. En 2014, un antiguo posdoctorado de Brown, Chad Trujillo, y su colega Scott Sheppard publicaron un artículo que señalaba que 13 de los objetos más distantes en el Cinturón de Kuiper tenían características similares y, para explicar esta similitud, sugirieron la presencia de un pequeño planeta. Brown pensó que la solución era poco probable, pero el tema despertó su interés.

Investigación de los objetos distantes

Brown mostró el  problema a Batygin y ambos colaboraron durante un año y medio para estudiar los objetos distantes. Al ser uno observador y el otro teórico, respectivamente, ambos enfocaron la investigación desde perspectivas muy diferentes: Brown como alguien que mira al cielo y trata de anclar todo en el contexto de lo que ve, y Batygin, desde el contexto de la dinámica y  la física.

En relativamente poco tiempo los dos científicos se dieron cuenta de que los seis objetos más distantes de la colección original de Trujillo y Sheppard siguen órbitas elípticas que apuntan en la misma dirección en el espacio. Esto es sorprendente porque los puntos extremos de sus órbitas se mueven a diferentes velocidades.

[highlight]Si aún no has leído este ebook http://goo.gl/kOdw7W no conoces la verdad sobre el noveno planeta Nibiru[/highlight]

“Es como tener seis manecillas de un reloj moviéndose cada una a un ritmo diferente, y cuando miras hacia arriba, todas están en el mismo lugar. Las probabilidades que eso suceda son algo así como una entre 100”, dice Brown.

El planeta podría haber sido expulsado durante la formación temprana del sistema solar

Pero además de eso –agrega–, las órbitas de los seis objetos están también todas inclinadas de la misma manera, apuntando hacia abajo aproximadamente 30 grados en la misma dirección con respecto al plano de los ocho planetas conocidos. La probabilidad de que eso ocurra es de aproximadamente 0,007%. “Básicamente, no debería ocurrir al azar. Así que pensamos que algo más debe dar forma a estas órbitas”, destaca.

Como un padre que balancea el columpio de su hijo, el Planeta Nueve empuja las órbitas de los objetos del Cinturón de Kuiper, de forma que su configuración respecto al planeta se preserva, dice el comunicado de CalTech

[highlight]Si aún no has leído este ebook http://goo.gl/kOdw7W no conoces la verdad sobre el noveno planeta Nibiru[/highlight]

Telescopios a la caza del noveno planeta Nibiru

El planeta podría haber sido expulsado durante la formación temprana del sistema solar, cuando cuatro grandes núcleos concentraron gas y formaron Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Tal vez represente un quinto núcleo que llegó demasiado cerca de Júpiter o Saturno y fue expulsado a su actual y distante órbita, explica Brown.

En la actualidad, varios poderosos telescopios están intentando ‘cazar’ al Planeta Nueve o Planeta X.

Fuente: SINC

Libro: El planeta Nibiru existe
 http://www.amazon.es/planeta-Nibiru-existe-descubrimiento-constelaci%C3%B3n-ebook/dp/B00S33XKLM

[highlight]Si aún no has leído este ebook http://goo.gl/kOdw7W no conoces la verdad sobre el noveno planeta Nibiru[/highlight]

 

el noveno planeta nibiru

Nibiru hoy

nibiru hoy

Sobre el planeta Nibiru hoy siguen latentes muchas incógnitas que los interesados en el tema queremos resolver; casi tantas, como teorías e hipótesis sobre su existencia y que circulan por la red de redes sin ningún tipo de filtro. Nibiru, planeta x, Hercólubus… son distintas denominaciones que recibe en internet.

El planeta Nibiru hoy

Si realizamos en Google la búsqueda del término Nibiru obtenemos más de 6 millones de resultados en el mismo momento en el que escribo estas líneas. Con lo cual, a primera vista se podría pensar que hay demasiada información al respecto pero no es el caso en absoluto. Sí lo podemos considerar como un exceso de información, o más bien desinformación para ser exactos.

mas alla del enuma elishCon Nibiru ha ocurrido lo mismo que con la bola de nieve que aumenta su tamaño a medida que se va deslizando por una ladera nevada… Puesto que a partir de unas pocas líneas de texto cuneiforme de 3000 años de antigüedad, en las que se le nombra, se han tejido mil y una historias sobre Nibiru, cada cual más llamativa que su predecesora. De este modo, lo que en principio era un astro sumerio por identificar, ha terminado convirtiéndose en la actualidad en una rara suerte de avatar de cataclismos y extrañas conspiraciones.

Sin embargo el misterio continua en secreto hasta ahora, a pesar de los copiosos y acalorados debates que se vienen produciendo entre decenas de defensores y detractores. Quizás por el curioso hecho, a la vez que significativo, de que pocas veces se recurra a las fuentes exactas sumerias o al apoyo científico cuando se intenta encontrar una explicación. Sin embargo esas menciones son una realidad, con suficiente base para sustentar teorías que avalan la presencia de Nibiru en las profundidades del Sistema Solar.

Nibiru es real

¿Te has preguntado alguna vez si existe Nibiru?¿Quieres saber cuáles son las piezas arqueológicas que lo citan?¿Te gustaría conocer los últimos descubrimientos astronómicos sobre su paradero?

Si tu respuesta es “sí”, te invito a seguir leyendo. Porque si algo puedo decir tras años de pesquisas es, que Nibiru existe, Nibiru es real.

Al igual que gran parte de las personas seducidas por este tema, llegué a Nibiru a través de los primeros libros publicados de Zecharia Sitchin sobre dicho planeta y los anunnakis. No contento con las explicaciones que ofrecía el autor, y con muchas preguntas en mente, me decidí a resolver el misterio por mi propia cuenta.

Desde aquel entonces, allá por el 2005, no he parado de investigar. He examinado de forma minuciosa el legado astronómico de importantes civilizaciones y culturas del pasado. Por mis manos pasan cantidad de trabajos de distintas especialidades y eruditos como egiptólogos, orientalistas, arqueólogos, historiadores, antropólogos, viajeros, astrónomos, etc. De este modo me he podido adentrar en textos antiguos y piezas arqueológicas desde perspectivas muy dispares, así como también conocer maravillas recónditas del Sistema Solar a través de las ciencias celestes.

En el presente tengo localizadas más de 50 alusiones directas a Nibiru en tiempos antiguos, esparcidas por varios continentes. Todas ellas publicadas en mis libros y artículos. De igual forma estoy al corriente de diversos estudios de vanguardia, elaborados por prestigiosos astrófísicos, que denotan la presencia obligatoria de este planeta X más allá de Plutón.

Según varios documentos de carácter astronómico rescatados de la antigüedad, mucho antes de que se levantaran las pirámides, allá por el año 3000ª.C. tuvo lugar un extraño fenómeno en el cielo. Sucedió que, apareció una nueva estrella, en concreto una nueva luz en el firmamento que antes no estaba. Ciertamente algunos pueblos como el sumerio o egipcio tomaron buena nota de ello, por citar los más conocidos. Ambos ya se manejaban muy bien en aquellos tiempos con la astronomía. Con lo cual, para etiquetar este evento como algo muy relevante como lo hicieron, y absorberlo como pieza clave de su cultura, tuvo que ser algo excepcional.

Aquella nueva estrella no era corriente, se movía de sur a norte, como lo hacen algunos cometas. Sin embargo este hecho no es motivo suficiente para que les llamara tanto la atención, pues ambas culturas citadas se debieron hartar de ver cometas durante los más de 3 milenios que se prolongaron sus respectivos imperios. Así pues, aquello tenía que ser algo más que un simple cometa.

Es aquí donde entran otros detalles que dan a entender que aquello era un planeta. Porque después de estudiar a fondo el zodíaco de Dendera y publicar mis conclusiones en mi primer libro “Nibiru. Si no existe habrá que inventarlo”, se puede vislumbrar que aquel avistamiento resultó ser un poco largo. Nibiru fue visible durante 5 años ¡un lustro! Ni más ni menos. Y esto resultaría una hazaña un tanto complicada de realizar si fuese un cometa, porque ese tipo de cuerpo celeste apenas se muestra visible durante unos días. Con lo cual debemos pensar en otra cosa. La opción de planeta es más acertada y encaja mejor desde el punto de vista astronómico y, que no lo hayamos divisado con nuestros telescopios todavía, no es nada extraño a pesar de que pueda parecer lo contrario. Sin ir más lejos, hace tan sólo unos meses (como se referencia en este artículo periodístico http://goo.gl/T1CvEH), se descubrió un nuevo planeta en el Sistema Solar, de los muchos que hay aún por descubrir. Así que no es raro que nos queden planetas por conocer de la gran familia del Sol sino un encuentro futuro inevitable.

Más allá del Enuma Elish

Merece especial atención que buceemos un poco más entre los orígenes sumerios de Nibiru, donde encontraremos cosas interesantes…

nibiru es real¿Qué es Nibiru para los sumerios? Pues… la “estrella de Marduk”, la insignia de lo más sagrado, el elemento más importante de la creación, ahí es nada. Todo eso y más, aparece reflejado en el Enuma Elish, la gran epopeya sumeria de la creación.

A pesar del carácter religioso, el texto citado presenta algunas nociones astronómicas, tan escasas como fundamentales, y que implican la realidad de Nibiru, poniéndolo a la altura de otros astros sagrados como Sirio y Orión. Y es que nadie en su sano juicio se atrevería a decir que Sirio es un cuerpo celeste que no existe o que se lo inventaron los antiguos, en consecuencia deberíamos entender lo mismo sobre Nibiru.

Nibiru es un astro bien real que, por alguna razón, ha pasado sin pena ni gloria entre historiadores y otros especialistas. Es cierto que lo mencionan y aparece referenciado en los textos y sus modernas traducciones pero, resulta difícil oír a un experto que hable de este y mucho más con el énfasis merecido dada la consideración que le tenían los que compusieron este pieza.

Y es que ni en los institutos ni en las escuelas, ni mucho menos en ambientes científicos se habla sobre Nibiru. Y en cambio de Sirio sí. ¿Por qué? ¿Ironía? ¿Ignorancia? ¿Hipocresía? Pues no lo sé. Pero que el mundo entienda, que para los sumerios era incluso más importante Nibiru que Sirio, la inconfundible estrella más brillante del firmamento.

De los Enuma Elish, Mul Apin y Astrolabio B, se deduce que Nibiru es un cuerpo celeste, astro al fin y al cabo, que cruzó los cielos de sur a norte atravesando la eclíptica. ¿Por qué no un planeta, digo yo? Éste es el verdadero Nibiru hoy.


 el planeta nibiru hoyAhora justo hace un año que puse en marcha este blog de Investigación y Misterio. En señal de agradecimiento a todos los que me leéis, me gustaría tener un detalle. Así que [highlight]entre todos los que comenten este post[/highlight] durante los próximos siete días, [highlight]sortearé un ebook de “El planeta Nibiru existe[/highlight] publicado este mismo año.

Así que déjame tu comentario a continuación y… ¡¡suerte!!

El planeta X Nibiru en la Rueda del Misterio

El planeta X Nibiru en la Rueda del Misterio

Sí, esta es la “penúltima” tertúlia en mi querida Rueda del Misterio, donde el planeta x nibiru volvió a hacer acto de presencia, y ya he perdido la cuenta… Y digo penúltima porque, siempre es y será un gusto regresar al programa que me entrevistó por primera vez acerca del planeta Nibiru. Siempre espero volver de nuevo.

Continuar leyendo “El planeta X Nibiru en la Rueda del Misterio”

Nibiru, planeta x y Hercolubus en el rincón de Dorado

Nibiru, planeta x y Hercolubus en el rincón de Dorado

Hercolubus, planeta x y Nibiru se parecen pero no son lo mismo. Seguro que te has encontrado estos nombres en más de una ocasión mientras buscabas información sobre el planeta Nibiru,pues nada extraño es que se usen como sinónimos dichos términos. Precisamente por eso y otras cuestiones relacionadas me preguntaba mi buen amigo David W Dorado en la última entrevista que me ha brindado para su podcast del misterio “El rincón de Dorado“. Al final de esta entrada podrás escucharla. Continuar leyendo “Nibiru, planeta x y Hercolubus en el rincón de Dorado”